Sie sind auf Seite 1von 8
SIMBOLISMO LINGOISTICO* Lengua, discureo La distincién entre lengua y discurso, aparece ficilmen- te a Ia vista de cualquiera que reflexione sobre la natu. taleza del lenguaje. La lengua existe en abstraccién con tun Iéxico y unas reglas gramaticales como elementos de partida, y frases como producto final. El discurso es una ‘manifestacién conereta de la lengua, y se produce necesa- riamente en un contexto particular, en el eual intervienen no solamente los elementos lingiisticas, sino también las circunstancias de su produccién: interlocutores, tiempo ¥ Jogar,y las telaciones existentes entre estos eleinentos ex tralingifsticos. Ya no se trata de frasos, sino de frases enunciadas o, por decitlo mas brevemente, de enunciados. Otro (pequeiio) paso consiste en suponer que la signifi- cacién entendida en su acepeién més amplia-~ no surge de la misma maneta en Ia lengua y en el discurio, en las frases y en los enunciados, sino que toma en cada caso formas netamente distintas; y son hasta tal punto distin tas que merecerian recibit nombres diferentes, Beauzée ‘oponia asi significacién (para Ia lengua) y sentido (pars cf discurso). Benveniste, mds reclentemente, hablaba de significancia y sentido. La significacién de la frase sufte + un doble proceso de doterminacién al convertiree en el 1. Qubirs cecoceragul fo que les debo a dee anigor: Dan Spes- Bee cops obuervscloner me Hentson a iofice vary de a posidones snteriees; 7 Mase Claude Porcher, lea ite permis Romina, ast Gert ponte, « ln poelce shai ’ sentido del enuncindo: pierde respecto a su ambigtiedad Pins referencias, respetto. al contest, 50. paticuarizan Sin'duda. Ta frase "juan estar aqol dentro de dos horas Significacton en la Tengua que es comprenible pars cage, parable ea sigan fs Se Redir sogna informacion suplementatia, Pero desde fe esta frae'so consievte cm ym ennciado, ella pasa a felerirse a una persona, a un tiempo, a un lugar, que ple Gen no ser los mismos cuando sea otra Ta enunciacién Tn misma frase De igual manera, las palabras y las proposiciones ad: aoc es a et re oe ee Buls iment agin frosts pte es Fen ae ne alae ove tii is ae ce narsrnclgeie de i gar gar, Mace inl, onde, hc, Sas sul aand'er'dnc Ete chon mi wi 4 cao airs fcmicy sade PE oe Fc, neo diac Po gue Spore ae to ch cu inden fa 9 le ee er da aha cress damn in Fe ea 10 Aliccionario es, tal como lo afrma, enteramenteindvideat ¥ deslgado de aquel que emplean fos domis usuarios de a lengua, acomo pede entonces ‘comunfcatnes esta : fomacién? Pero es evident que solo ln expre- Sion del pensamiento resulta paraddjicn, por la falta do dos términos que indiquen la Sgnifieaciin’ono'on la Ten. ua, el otro onl discuso, Sin embargo, mas ali de estas futile, diferencias entre nseston tes autores también st tnidad ‘puede verse con claridad, pues se adverte fll: monte que Ie distineién gue silos buscan se emparenta con Ta que existe entre lengun y_discuso, sin recabriria totalmente, y"esta noveoineldencia. earacteiza con exae- ttudeierta“eoncepetén clisen del engusje. Pata todos Jos autores Ia frontera importante estd entre palabras frases, y no entre lengua y discurs; o, si se prefer, la lengua ‘se reduce. a tas palabras (de fa’ misma, manera, Sastre "neg sitet‘, ates oles) ruestta opinin, Iss palabras y las frases se oponet glo: Dilmeate a fee enunciation. pone Sentidto directo e indirecto Todo lo anterior quizés result evidente; pero me pare- cia necesario recordarlo antes de abordar el abjeto mistyo 4e mnt estudio, es decir, el hecho de que cada enunelad peters interpetae de pirates i tint, in lugar de quetee expresar: “Juan estard aq den- ito de dos horas (cfesqutora que’ sean Juan, of aqut labora), puedo formar et mismo enuneinda para tans: Initiruna informacién completamente diferente por tjem- plo: “Para ese momento debemes haber absndonado este gas”, ‘Semefante.interpretaclon es posible slo ene cxso de una enunciacton particular y ‘dentro de un con- texto comerete; permanecemos, pues, en el campo del die curso y de Tos enunciados. Pero mientras quel "sentido" Bropie del discuro que estamos anterionmente- Aria Tlamarse directo, ste, en cambio, es un sentido die u ‘ect ee oe cen Seer Sake aime kal 2 6. Diferencia de nombre: lo expresado es univoco: lo sugerido puede ser plurivoto, * 7.__Dilerencia en la persona ioterpelada: el sentido ex- presado muy bien puede dirgire aun personae, el sen tido sugerido a oto En nuestra opinién, estas diferencias no se sitian todas en el mismo plano. Una de ellas (diferencia 4) concierne fo a Ia oposieién ene evocaciém directa y evocaion Int directa, sino a aquélla entre lengua y discurso: todo: die. ure se ot sestiv lean veleencla al cantexto- de enunciacton, Otras son simples especitcacio- hes do la aliferenein orginal expresion sugeroncia el Iy- ferlooutor puede rio. ser idéntco', ast como tampoco la asercién*, Ota coneierne al efecto prodcido por él nun tind, nn at eectra Pm ts opens rs tantes_deseriben can exactitnd las propiedades del pro «50 simbélio: diferencia on las dimontioneslinghtlca; diferencia en el numero de sentides; por ultimo, diferes, cia en el orden de aparietint por definicion, lo indlrecto Se injerta a lo dieecto; presupone una arteriordad. y, Dor tanto, tna temporaidad, Reciprocamente, aft: thar la posteriardad de To simbélico equivate 2” definila Some nds, Dedicac Tne pias ae ena examen’ de estos diferentes aspectos'y fases del proceso simbélico. * ¥ . Dos rechazos a lo simbélico Pero antes de abordar detalladamente Ia dosripciin conereta'es preciso conslerar varias, cuestones generates ¥ preguntaze, ante todo, si ho conviene mds bien dares ia 'razén a aquélos que niegan Ta existencia misma de ualauiereposcén ete Sentido directo y sentido inde En efecta la opesicién ha sida impugnada, a veces im- iictamente, desde doe prntos de vista muy’ astntos El Primero es, a grandes rdagos, el de los Tngllstas (losda B