Sie sind auf Seite 1von 6

Al comenzar a estudir inglés o francés, me he felicitado muchas veces de que el idioma español posea una escritura donde las letras escritas representan más fielmente a los sonidos.

Son de locura (me decía) las faltas de correspondencia de esos idiomas.

En inglés la A es "ei", la E es "i", la I es "ai", la O es "ou" y la U es "iu"

Peor cuando están en una palabra. Su sonido depende de las letras que las anteceden o las siguen y

la misma letra escrita suena diferente en diferentes palabras. Así la A suena diferente en "class" que

en "clean", donde en realidad se puede decir que no suena. Pronuncie en buen inglés Dot Com; esto

suena casi como "dat com" ¡y es la misma letra escrita!

Podría seguir citando miles de ejemplos, pero eso ya lo hizo Mark Twain.

Otro tanto sucede en francés. El sonido "u" solo se logra combinando dos letras: OU, mientras que para pronuciar la U hay que poner la boca como para decir "i" pero emitir una "u". Además, la combinación de dos letras: OI, suena como otras dos que no se encuentran ni cerca: "ua" y el sonido "o" se hace con otras dos letras totalmente ajenas a ese sonido: AU. Todavía, para complicar más las cosas a veces tiene letras mudas antes o después de modo que para decir rondó o vitró se escribe RONDEAU o VITRAUX. ¡Es de locos!

En cambio en español, no. La A es "a" dondequiera que se encuentre y la E, la I, la O, la U, todas tienen un único sonido simple, y siempre representan el mismo sonido.

Hay aquí una cosa muy apreciable que es una correspondencia biunívoca entre la letra escrita y el sonido.

Entonces comencé a revisar si lo mismo ocurría con las consonantes. Encontré que adolecemos de las mismas incoherencias de los otros lenguajes.

Tenemos letras que no suenan, letras que suenan diferente según su posición o su compañía y también sonidos iguales que son representados por diferentes letras. Es muy citado el caso de la H muda pero también tenemos U muda y P muda, como veremos

¿No sería más sencillo enseñar la lectura y la escritura si existiera siempre una correspondencia biunívoca entre sonidos y letras escritas?

De ahí surgen estas propuestas de cambio del lenguaje escrito.

Para seguir un orden comencemos con la B.

Y ya de comienzo se hace necesario introducir el tema de las pronunciaciones regionales. Es muy

claro que el idioma español que hablan en España no es el mismo que el de los Latinoamericanos y a su vez estos tienen diferencias. El Venezolano no pronuncia las letras del mismo modo que el habitante del Río de la Plata. Atención que no estoy hablando de modismos, "cantos", giros idiomáticos sino exclusivamente de la pronunciación de las letras escritas.

Mientras en Madrid es común decir y escribir: "¡Enhorabuena! ¡Habéis ganado!", en Buenos Aires se dice lo mismo así: "¡Felicitaciones! ¡Ustedes ganaron!"

Pero aún suponiendo que ambos leyeran la misma frase, mientras en Madrid se haría muy clara la diferencia entre las Ces y la eSe de la palabra felicitaciones, que suena como Felizitazionesh en Buenos Aires y Montevideo se pronunciaría algo así como ¡Felisitasiones!

Lo mismo ocurre con la B y la V, aunque en una forma no tan notoria.

Suenan casi igual VASTO que BASTO. Lo que es peor eso trae una serie enorme de dificultades a los niños que se pasan toda su infancia preguntando si tal o cual palabra va "con B de burro o con V de vaca". Y como en el Río de la Plata no las llamamos "be y uve" sino que se conocen más como "be larga y ve corta" esto agrega más confusión, al punto que es común oir la pregunta formulada de este modo: "¿Se escribe con be de baca larga o con be de burro corto?"

Ahí está la primera sugerencia: unifiquemos el sonido B y V en uno solo. Eliminemos la V que ya casi nadie pronuncia en forma bien diferenciada y casi nadie notará su ausencia. En cambio facilitaremos enormemente la enseñanza, la lectura, la escritura y eliminaremos una gran cantidad de errores

quizá la gente de los departamentos de Artigas y

Ribera pueda sufrir un poco. Seguramente no bamos a cambiarle la forma de pronunciar el nombre de su ciudad natal al gran Pablo Bengochea. Pero no es algo que pueda durar más de una generación, estimo.

ortográficos y falsas dislexias. Bueno, beamos

Para mantener el orden deberíamos seguir con la C, y esto nos ba a traer grandes líos.

A primera bista la C tiene dos sonidos. El fuerte de su combinación con las bocales A, O y U: ca, co, cu y el suabe de su combinación con las bocales E, I, como en cielo celeste.

Sin embargo también participa en una combinación para representar otro sonido el de la CH. Aquí la pregunta es por qué usar dos letras para representar un único sonido como en las palabras cheque, chau, techo.

Ninguna de las dos situaciones tiene una resolución sencilla. En la primera porque el mismo sonido fuerte de la C se logra con otras letras QUE y QUI con Q, KA, KE, KI con K. En este caso soy partidario de eliminar esa fea combinación QU donde aparece una bocal que no suena, que según bimos en la introducción a este tema, es un gran contrasentido. Tambien eliminemos esa letra K importada del alfabeto griego. De modo que debería reserbar la C para representar SIEMPRE el sonido fuerte.

Así las palabras QUE y QUESO deberían escribirse CE y CESO (pronunciando la C con su sonido fuerte). KILOGRAMO se escribiría CILOGRAMO, y debería abrebiarse Cg. La pregunta es ¿ce pasa con el sentigramo? Y ací está la respuesta ya escrita. (ojo ese ací debe pronunciarse como AKI o AQUI)

Como ben es un poco difisil de explicar. Es nesesario acostumbrarse un poco, pero es mucho más lógico.

De paso estoy mostrando mi opsión para el sonido suabe de la letra C. Reconozco ce cizá en España prefieran usar la Z en lugar de la S para esta tarea, y es posible ce si en el Río de la Plata nos acostumbramos a ello podamos pronunZiar ese sonido en forma bien diferente, como lo haZen los españoles. En fin, esto cizá deba se objeto de algún conbenio o algo así.

Sin cerer nos hemos metido ya en el tema del sonido suabe de la letra C. En realidad se puede desir ce hay tres letras ce representan el mismo sonido (al menos en el Río de la Plata) S, C y Z. Desimos igual SAPATO, SIELO, SELESTE, SAPALLO, DESISIÓN. Y esta es mi opsión ce intentaré usar de ací en más.

Si se prefiere la pronunziazión española se debería escribir ZAPATO, ZIELO, ZELESTE, DEZISIÓN, y por supuesto pronuZiarlo bien diferenZiado (azentuando la suabidad de la Z y el silbido de la S).

La bentaja de la opsión rioplatense es ce permite citar otra letra del alfabeto, la Z (otra griega) cedaría sin empleo y la podemos eliminar. En cambio con la opsión española se corre el riesgo de mantener dos letras ce en gran parte del mundo de habla hispana se pronunsian indiferensiadamente. Bolberíamos a la pregunta ¿se escribe con ese o con seta?

Otro tema intrincado es el de la partisipasión de la letra C en la representasión del sonido CHe.

La H en nuestro idioma es muda. Entonses ¿por cé no usarla para representar el sonido CH? abría ce eliminarla de toda palabra donde no suene y donde se bea, pronusiarla como CH. Es berdad ce esto traería bastantes confusiones, cisá se debería reserbar para una etapa posterior. Por ejemplo el pretérito perfecto del berbo aser, sería "yo e eho - tu as eho - el a eho", la palabra ce antes escribíamos como HACHA se escribiría AHA (pronunsiandola igual, claro) y el propio nombre de la letra en lugar de escribirla como HACHE, debería ser he y pronunsiarse CHE

Es posible ce leer estas líneas resulte un tanto extraño, pero si se ase en bos alta y se respetan las conbenciones ce bamos estableciendo en esta propuesta, un oyente no distinguirá diferensia alguna,

y bamos logrando de a poco ce cada letra represente un único sonido y cada sonido sea representado por una única letra. ¡Ce es nuestro objetibo!

Un tema no menor es el cambio de pronunsiasión ce nesesariamente abría ce aser en la palabra ABECEDARIO (ce aora deberá pronunsiarse como si escribiéramos ABEQUEDARIO), pues si

respetáramos su pronunsiasión deberíamos escribir ABESEDARIO y se perdería su sentido de A - B -

C - D ario.

De paso nos encontramos con otro caso incoerente. Cuando una única letra se usa para representar

dos sonidos diferentes. Esto normalmente ocurre con letras importadas del alfabeto griego u otros. Es

el caso de la X. Lea esto en bos alta y diga cuál es la diferensia entre existir y ecsistir, entre éxtasis y

écstasis. ¿Lo be? De este sensillo modo nos desasemos también de la letra X y similar destino tendrá

la W, como ya lo tubo la K.

En resumen. No emos pasado aun de estudiar la tersera letra de nuestro alfabeto latino y ya nos

desprendimos de la V, la Q la K, la X y la Z. Esto traerá grandes aorros a los fabricantes de teclados

¡Y

todabía faltan otros!

A

la C le emos dado un empleo permanente como sonido fuerte. (pronunsiemos su nombre como KE

o

QUE, por favor).

Nos desisimos de la incómoda ahe muda y le conseguimos un empleo como representante del sonido CHE.

Con la D no deberíamos tener problemas. Suena D donde ciera ce esté ¿Berdad? Si, es sierto Pero está esa incómoda D al final de las palabras como berdad, siudad, onestidad.

Es sierto ce algunos españoles la ecsageran al punto de ce casi se olle como la bieja Z. Disen BERDAZ, SIUDAZ, ets., y muhos latinoamericanos la pronunsian correctamente.

Pero ay otros tantos en España como en Latinoamérica ce directamente no la pronunsian y disen berdá, siudá, onestidá. Y todo el mundo les entiende perfectamente. Esta parese ser la tendensia colocial actual. La Real Academia ya a eliminado la T final de carné, bidé, ets. de modo ce esto parese ir en el mismo sentido.

Esto es opinable, claro, pero en aras de aser ce el lenguaje escrito represente biuníbocamente el ablado y siendo mayoría cienes no pronunsian las D al final de las palabras, deberíamos omitirlas ¿Berdá?

Tampoco tienen problemas otras tantas consonantes como la F, la L, la M, la N, la P y la T. A la S como se be ya la estamos empleando en su sonido normal y sustituyendo al sonido suabe de las biejas se y seta.

Corresponde entonses ce pasemos a ber la G

Bueno esta es sensilla. Si an seguido la lógica de mi argumentasión, la propuesta es obbia:

reserbemos la G para el sonido suabe como en gato, gorro y gusano y la J para el sonido fuerte de jinete o ajeno. Claro ce para ser coerentes la misma letra G debe sonar igual y sin nesesidá de una U muda (otra bes) cuando se encuentra con las bocales E I.

Así diremos "si an segido la lójica" ce también el nombre de la letra G es lo ce antes escribiríamos como "Gue" mientras ce el de la J cisá debería ser Je.

Esto, de paso, nos elimina también un componente bastante ecstraño de nuestro lenguaje como es el diérisis. Escribiríamos pinguino pronunsiando igual ce paraguas. ¡Bien! Esas letras ce se escriben y no se pronunsian o ce recieren de signos especiales para tener sonido nunca ecsistieron en el alfabeto latino.

En esta rebisión ordenada ya emos dejado atrás la mitad comensamos.

del alfabeto, y parese ce resién

Está el caso de la LL y la Y

es

pronunsiasiones rejionales.

Como se

be esto

no

una letra

-

son dos

-

y nos presentan el mismo problema de las

En España la sustituirían por el grupo Li. Beamos: ¿Cé diferensia ay, pronunsiando como los españoles, entre LLubia y Liubia, o entre LLanto y Lianto? Es demasiado sutil ¿Berdá?

El problema aora lo tenemos los rioplatenses ce diferimos en esto con muhos ermanos latinoamericanos. En nuestro caso deberíamos usar la Y (yamémosla Ye) porce así es como pronunsiamos la LL. Yubia, Yanto. Sin embargo estaríamos importando una letra griega para representar ese sonido.

En España - perdón, ya ce estamos borremos también la Ñ - en Espania i casi toda Latinoamérica (ecsepto Montebideo i Buenos Aires) usan la Y como i, en palabras como ya, yuyos, conyuje, dicen ia, iuios, coniuje. En este caso el gran perdedor sería el lunfardo ce se cedaría sin la yuta, la biyuya, el canyenge y La Yumba. Salbo ce mantubiéramos esa Y (griega) para representar ese particular sonido ce emitimos por estos lares. Pero creo ce tendríamos ce ponernos de acuerdo en NO usarla en lugar de la LL en palabras como CALIE, BELIA, ets.

En esto tendré el apoyo de Toyos, pero la oposición de la costumbre (i marca característica) de los portenios i montebideanos. Reconoscámoslo, esto ba a ser bastante peliagudo. Pero si Espania no tiene problemas en perder su enie tan cerida, Uruguai no debería cejarse de perder su i griega final. De eho en el Chui, i en toda la frontera, los uruguayos ya ase rato ce bemos el nombre de nuestro país escrito con i latina.

Otra doble, la RR

Nuebamente la correspondensia biuníboca entre sonidos i palabras se tropiesa con un escolio. La R suena fuerte, aunce se escriba sensilia si está al prinsipio de una palabra, i para ce suene fuerte en medio debe escribirse doble. Ací es mui fuerte la tentasión de dejar las cosas como están. En todo caso, para rrestableser la correspondensia podríamos conbenir ce siempre ce suene fuerte se escriba doble aunce sea al prinsipio de una palabra.

Así Rrosa i Rracel ganarían una letra. Por desgrasia no tenemos en nuestro idioma palabras ce empiesen con una R sonando suabe, para comparar.

La ce ceda es fásil.

W una letra ce no es griega ni latina i ce se usa para rrepresentar un sonido ce puede ser fásilmente identificado como GU o U. Tendríamos ce escribir las palabras castelianisadas ce tengan

W (si ai) con GU, como Gualter. Al programa de Maicrosoft o le desimos "Bentanas" o lo escribimos

Guindous.

Ai también otros sonidos ce no son orijinales de nuestro lenguaje i se importan con la escritura ce

tienen en inglés. Un caso típico es el SH, el chistido con el ce pedimos silensio i ce usamos en las

palabras importadas: show, short, crash. Este tiene sus dificultades para tantos latinos. Desde los caribenios ce la pronunsian como H (che) . "se acabó el hou hico" hasta los rioplatenses ce la asimilan a la ye i dicen: "sábado you", pocos la pronunsian como es en su idioma orijinal. Usando la nomenclatura anterior deberíamos desir ce es una fusión de la S y la CH. O sea, sin interrumpir el sonido, pronunsiar juntas una S y una H (che). ¡Caramba, cé coinsidensia! eso es ecsactamente como ceda en la nueba escritura propuesta: SH

¿Una P muda?

En estos días me entero de ce la Real Academia de nuestro idioma a restablesido una letra muda importada del griego. Ce yo sepa es el único caso de P muda i se aplica únicamente a la raís griega

PSIQUIS (perdón: sicis) y todos sus deribados y familiares. Bean ce incoerensia, nuestro idioma está yeno de palabras de raís griega, en muchos casos importadas asta con su grafía orijinal; ací en cambio nos negamos a importar la letra PSI i para pronunsiarla “a lo griego” le asignamos una P

muda

por fabor paremos con la pabada o terminamos en el siciatra.

Rresumen (no tan) final

Nuestro alfabeto cedaría compuesto de tan solo 19 o 20 letras en bes de las 27 ce tiene oi:

A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - L - M - N - O - P - R - S - T - U - Y (opsión rioplatense)

Reconosco ce esto me fué inspirado por un mui disfrutable artículo de Mark Twain (no Marc Tuein, en este caso). Solo ce él lo iso muho más corto i más cómico i terminó escribiendo algo totalmente ilejible. Yo intenté un ejersisio de lójica: estableser correspondensias biuníbocas entre letras i sonidos i comensar a rrespetarlas de aí en más. En algunos casos empesé a usar la rregla un poco antes de ecsplisitarla (no más de un par de rrenglones antes) i en otros continué usando la escritura anterior pero solo para ayudar al lector en la correcta interpretasión del sonido. Es posible ce aya incurrido en algunos errores, en cuyo caso ceda como ejersisio para el lector descubrirlos.

¡A! Es mui importante desabilitar el corrector ortográfico del prosesador de tecstos (al menos asta ce

se asepten esta reglas).

A cienes les suene mui loco todo esto les recomiendo leer cualcier tecsto espaniol del anio 1500 o anterior con su grafía orijinal.

Pero la cosa no termina aci, se nos biene el gran problema de los tildes, otro componente NO latino de nuestra escritura