Sie sind auf Seite 1von 13
CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa la EUROPa MEDIEVal (s. VIII-XI)

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa

la EUROPa MEDIEVal (s. VIII-XI)

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa la EUROPa MEDIEVal (s. VIII-XI)

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa

lOs ORÍGENEs DEl IMPERIO CaROlINGIO

Hacia finales del siglo V, Clodoveo inició la dinastía merovingia, que unió los diversos te- rritorios francos de la Galia. Después de su muerte, el reino franco quedó dividido entre sus hijos y, poco a poco, fue perdiendo fuerza.

Al mismo tiempo fueron ganando importancia los mayordomos de palacio, que eran los funcionarios con más poder en la administración merovingia: se ocupaban de las tareas principales del gobierno y controlaban al ejército.

Aprovechando la debilidad de la dinastía merovingia, la aristocracia franca y la Iglesia dieron apoyo a un mayordomo de palacio llamado Carlos Martel (686-741) para que asumiera el control del reino.

Carlos Martel venció a los musulmanes en la batalla de Poitiers (732), hecho que supu- so el fin de la expansión musulmana por Europa.

Inicio de la dinastía carolingia

El hijo y sucesor de Carlos Martel, Pipino el Breve (741-768), pactó con la Iglesia, obtuvo el título de rey y se deshizo definitivamente de los merovingios. Es el inicio de la dinastía carolingia.

Pipino el Breve derrotó a los lombardos e invadió varios de sus territorios, que dio a la Iglesia. Así se formaron los Estados Pontificios, y el papa pasó a ser vasallo de la dinastía carolingia.

También venció a los musulmanes en la Septimania y luchó contra la resistencia de Aquitania.

El IMPERIO DE CaRlOMaGNO

Expansión

Pipino el Breve murió en el 768. Le sucedió su hijo Carlos I el Grande, más conocido por el nombre de Carlomagno.

El reinado de Carlomagno se caracterizó por una etapa de expansionismo territorial. Conquistó Sajonia, la Península de Armórica, el ducado de Benavente, Baviera, Panonia y la Cataluña Vieja.

Con todos estos éxitos, Carlomagno se convirtió en el ideal de guerrero cristiano, ya que reunía todas las características de un buen guerrero, y al mismo tiempo ejercía una función evangelizadora.

Cuando Carlomagno obtenía el poder de un territorio pedía la conversión inmediata de sus habitantes al cristianismo. Por ejemplo, durante la guerra contra los sajones hubo

habitantes al cristianismo. Por ejemplo, durante la guerra contra los sajones hubo LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI)

LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI) | 145

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa

muchas luchas porque los sajones no estaban dispuestos a aceptar el cristianismo. Final- mente los carolingios consiguieron la victoria, mataron y expulsaron a un gran número de sajones, y obligaron al resto a jurar fidelidad al rey y a aceptar la religión cristiana.

Carlomagno en la Península Ibérica

Carlomagno también intentó conquistar y evangelizar la Península Ibérica. El año 778 en- vió una expedición al norte de la Península, tomaron Pamplona, llegaron hasta Zaragoza, vieron que podían ser derrotados y decidieron retirarse. Sin embargo, cuando retornaban

al reino franco cayeron en una emboscada de los vascones en el paso de Roncesvalles.

Los francos sufrieron muchas bajas, entre ellas la de Roldán, el comandante que dirigía

la expedición. Su historia se explica en La canción de Roldán.

A pesar de esta derrota Carlomagno consiguió duplicar los territorios que había hereda-

do de su padre. Además dio apoyo al papa cuando las familias romanas se rebelaron en

contra de su autoridad.

Así, el año 800 el papa León III coronó emperador a Carlomagno.

El hecho de ser nombrado emperador fue muy importante, tanto para Carlomagno como para el Imperio carolingio, ya que los dotaba de prestigio; Carlomago se convertía así en el defensor del cristianismo. La proclamación del Imperio supuso el inicio del pe- riodo conocido como renacimiento carolingio.

Antes de la aparición de la dinastía carolingia, los reinos francos estaban totalmente divididos y enfrentados entre ellos. Pero la llegada de un nuevo monarca que unificó todos los territorios provocó grandes cambios en la administración y la cultura.

administración del Imperio

El Imperio carolingio estableció su capital en Aquisgrán.

Carlomagno quiso unificar y mejorar las leyes francas para poder gobernar de manera eficaz todos los territorios. Además creó una administración central en el Palatium (Pa- lacio), donde estaban los hombres de confianza de Carlomagno, los grandes dignata- rios.

El resto del Imperio se dividió en condados, gobernados por condes que habían sido nombrados por el rey.

Los condes y los obispos de los diferentes condados eran controlados por los missi do- minici, emisarios del rey que supervisaban la administración de los condados.

En las zonas fronterizas se establecieron marcas para protegerse de los enemigos ex- ternos. En cada marca había un marqués que la controlaba. Las marcas dependían del Imperio, pero sin formar parte de él. Su función consistía en proteger militarmente al Imperio de los posibles enemigos que lo atacasen. Había la Marca Hispánica, la Marca Bretona, la Soraba, la Panonia, y la Danesa.

Reforma eclesiástica

Durante el Imperio carolingio se llevó a cabo una reforma eclesiástica con el fin de unifi-

Imperio carolingio se llevó a cabo una reforma eclesiástica con el fin de unifi- LA EUROPA

LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI) | 146

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa

car la Iglesia. Esta unificación servía también para tener bajo control todos los territorios del reino.

Finalmente entre los monjes se extendió la regla benedictina, de manera que todos los monasterios seguían la misma estructura y las mismas normas.

arte y cultura

El Imperio carolingio se caracterizó por un renacimiento cultural. El emperador estaba muy interesado en el mundo de las artes y la enseñanza. Uno de sus colaboradores más importantes en el aspecto cultural fue Alcuino de York.

Alcuino de York fue un monje inglés, pensador, teólogo y pedagogo. Ayudó al empe- rador a renovar y fomentar la cultura y formó a un grupo de hombres bien instruidos que pudieran trabajar en la administración. Tuvo un papel muy importante dentro de la educación y la cultura, fomentando la construcción de escuelas monásticas y scripto- riums, donde se copiaban muchas obras clásicas. Los monjes copiaban los libros para los monasterios y los adornaban con ilustraciones que reciben el nombre de miniaturas.

Palacio de Aquisgrán

Como los emperadores romanos, Carlomagno llevó a cabo grandes construcciones para de- mostrar su grandeza. Un buen ejemplo es el palacio que se hizo construir en Aquisgrán.

El palacio se empezó el año 794 y se convirtió en el lugar de residencia preferido del emperador.

En el estilo arquitectónico del palacio se pueden observar diversas influencias:

- La sala de recepción tiene forma de basílica romana y la decoración de la capilla pala- tina se inspira en la decoración de la Antigüedad romana, con capiteles corintios.

- La cúpula y los mosaicos de la capilla son de herencia bizantina. Por ejemplo, el trono de Carlomagno está situado en la tribuna de la capilla, donde también se situaban los de los emperadores bizantinos.

la caída del Imperio

División del Imperio

El hijo de Carlomagno, Luis el Piadoso, gobernaba en Aquitania hasta que el año 813 Carlomagno lo nombró heredero del Imperio.

Luis tuvo que centrar sus esfuerzos en organizar y defender el Imperio que, con la muer- te de Carlomagno, se encontraba en una situación caótica. Por eso no pudo conquistar nuevos territorio.

Luis tenía tres hijos y, cuando tuvo que decidir quién sería su sucesor, se encontró con otro problema. La Iglesia creía que tenía que seguir la tradición romana y dejar todo el Imperio a un solo heredero.

que seguir la tradición romana y dejar todo el Imperio a un solo heredero. LA EUROPA

LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI) | 147

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa

La aristocracia, en cambio, opinaba que debía seguir la tradición germánica y repartir los territorios del Imperio entre todos los hijos.

Ante esta situación, Luis buscó una solución que gustara a ambas partes: nombró em- perador a su hijo mayor, Lotario. A sus hijos pequeños, Luis el Germano y Carlos el Cal- vo, los nombró reyes con la condición que restaran bajo las órdenes de Lotario.

En el año 840 Luis el Piadoso murió y sus tres hijos se enfrentaron en una lucha que aca- bó el año 843 con el Tratado de Verdún. Con este tratado se hacía definitiva la división del Imperio: Lotario conservó el título imperial y obtuvo Frisia, las tierras de Austrasia, Aquisgrán, Provenza e Italia. Luis el Germano pasó a ser rey de Germania (Baviera, Sajo- nia y el resto de zonas de los alamanes). Carlos el Calvo se hizo cargo de la Francia occi- dental (Neustrasia, Aquitania, Septimania).

Invasiones

La muerte de Luis el Piadoso supuso el inicio de la decadencia del Imperio carolingio, ya que se produjeron revueltas de los nobles y condes que, poco a poco, fueron debilitan- do el Imperio.

La consecuencia fue que el Imperio se volvió más vulnerable a los ataques externos de vikingos, musulmanes y húngaros. A todos estos pueblos no les interesaban las con- quistas. Sólo querían saquear los territorios carolingios con la intención de conseguir botines y capturar esclavos

Los vikingos

Los vikingos venían del norte de Europa, concretamente de Escandinavia. Contaban con unas naves muy buenas y rápidas. También eran expertos marineros y guerreros. Como se movían en barco, atacaban las ciudades enemigas desde la costa o a través de los ríos (ciudades interiores), y siempre lo hacían por sorpresa.

Los musulmanes

Entre el siglo IX y el X un grupo de corsarios musulmanes, procedentes del norte de Áfri- ca, empezaron a atacar las zonas del Mediterráneo Occidental, incluido el sur de Francia. Los corsarios musulmanes, también conocidos como sarracenos, actuaban de manera independiente, y no tenían ningún vínculo con la dinastía que gobernaba.

Los húngaros

Este pueblo provenía del este de Europa y, a finales del siglo IX, llegaron a Panonia, des- de donde atacaron las tierran francas, itálicas y germanas. Las zonas más afectadas por sus ataques fueron Baviera y Lombardía.

Las invasiones extranjeras dejaron muchas poblaciones de Europa devastadas y, des- pués de ellas, la sociedad se encontraba en un estado de mucha inseguridad y angustia. Eso llevó a la gente a buscar protección en las personas más poderosas, hecho que ace- leró el desarrollo del feudalismo.

en las personas más poderosas, hecho que ace- leró el desarrollo del feudalismo. LA EUROPA MEDIEVAL

LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI) | 148

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa

El fEUDalIsMO

El señor y el vasallo

El feudo eran las tierras que los señores daban a sus vasallos para que las administraran

y defendieran. Por eso este sistema político, militar y económico recibe el nombre de feudalismo.

El vasallo, que era un noble de rango inferior, juraba fidelidad al señor. Como había dife- rentes rangos, un mismo noble podía ser vasallo y señor al mismo tiempo.

Tanto el señor como el vasallo obtenían algún beneficio:

El vasallo juraba fidelidad y sumisión al señor. A partir de este momento el vasallo es- taba obligado a cumplir dos deberes principales: ayuda y consejo. La ayuda consistía en dar apoyo militar en caso de guerra y, en algunos casos, incluso ayuda económica. El consejo implicaba que el vasallo tenía que ir a la corte señorial si se le necesitaba para asesorar o formar parte de los tribunales de justicia.

A cambio el señor le daba unas tierras (el feudo mencionado antes) con las rentas que el

terreno y su población le proporcionaban. Dependiendo del rango podían ser un conda- do, un ducado, una marca, un castillo o una parcela del suelo. Al mismo tiempo también tenía que asegurarle protección militar y judicial, en caso de que fuera necesario.

Ceremonia de vasallaje

Para confirmar este pacto se realizaba la ceremonia de vasallaje, que se dividía en dos partes:

Primero se hacía la ceremonia de homenaje, en la que el vasallo se arrodillaba, el señor cogía sus manos y sellaba el pacto con un beso.

Después se realizaba la investidura, donde el señor daba el feudo al vasallo a través de algún símbolo, como tierra, grano o hierba.

Si el vasallo no cumplía el pacto perdía el feudo.

Si el señor incumplía su parte el vasallo podía abandonarlo y buscarse a otro señor.

Organización social

Todo este entramado de señores y vasallos dio lugar a una sociedad estamental con una estructura piramidal muy clara.

En lo más alto de la pirámide había el rey, en cuyas manos se concentraba todo el poder del reino. Aunque algunos vasallos eran bastante independientes, el rey siempre se en- contraba por encima de ellos como señor.

Por debajo del rey había tres estamentos:

- Nobleza: Se encargaban de gobernar y defender los territorios. Estaba formada por condes, marqueses, barones, caballeros, etc.

- Clero: Eran los encargados de rezar y de velar por la religión cristiana. Estaba formado

Eran los encargados de rezar y de velar por la religión cristiana. Estaba formado LA EUROPA

LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI) | 149

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa

por obispos, abades, monjes, curas, etc.

- Pueblo llano: Estaba formado por campesinos y artesanos. La mayoría de la población formaba parte de este estamento y sin su trabajo no podían existir los estamentos su- periores.

Todos los estamentos estaban claramente divididos en dos partes: privilegiados y bajo pue- blo.

El grupo de los privilegiados estaba formado por el rey, la nobleza y el clericato. Los privilegiados no pagaban impuestos ni trabajaban, sino que vivían de las rentas que co- braban del trabajo del bajo pueblo. Además tenían armas, riquezas, poder y, en muchos casos, redactaban las leyes y administraban la justicia en beneficio propio.

El

pueblo llano no tenía ningún privilegio, debía trabajar, pagar impuestos, pagar rentas por

la

tierra y, además, no tenían ni voz ni voto a la hora de decidir leyes o impartir justicia.

En un inicio, cuando un vasallo moría, el feudo volvía a ser del señor. Más tarde los feu- dos se convirtieron en hereditarios, de manera que, cuando el vasallo moría, el hijo continuaba disfrutando del feudo y siendo vasallo del mismo señor que el padre.

Privilegiados

Los señores y los nobles

Castillos

Los castillos se construían como fortalezas militares para proteger al señor y a su familia, de manera que las murallas, los puentes y los fosos servían para dificultar la entrada de los asediantes. También se situaban en el lugar más alto y estratégico del territorio, des- de donde se podía ver si se acercaba algún enemigo.

Los banquetes eran un gran acontecimiento. Cuando se celebraba un banquete se de-

coraba toda la sala. Comer era un acto solemne y no estaba bien visto hacerlo rápido

o a escondidas. Por eso había banquetes que duraban dos o tres días, sobre todo si se celebraba alguna cosa importante.

Dentro del feudo había las tierras propias del señor y las que daba a los campesinos a cambio del pago de unas rentas. Estas rentas podían ser productos, dinero, tejidos, ani- males o trabajar de manera gratuita las tierras del señor.

En las tierras propias del señor también había molinos, prensas, puentes, etc. El señor solía pedir un impuesto a los campesinos para poder hacer uso de estas zonas.

Caballeros

Había un grupo de vasallos de elite que, cuando rendían homenaje al señor tenían que demostrar que dominaban las armas y podían ofrecerle apoyo militar. Así, poco a poco fue surgiendo una nueva institución: la caballería.

Los caballeros eran soldados de alta categoría que combatían a caballo y tenían un ar- mamento mejor y más caro que el resto, que combatían a pie. Aparte de ser vasallos, los caballeros también solían ser señores.

a pie. Aparte de ser vasallos, los caballeros también solían ser señores. LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI)

LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI) | 150

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa

En época de guerra el señor convocaba a los caballeros para que le dieran apoyo militar. Su obligación como vasallos era acudir a la guerra. Entonces convocaban a sus vasallos

y a sus tropas para ir en defensa de su señor.

Por otra parte, las damas de los grupos sociales privilegiados sólo tenían la función de casarse y tener hijos que aseguraran la continuación del linaje. Los padres concertaban el matrimonio con otra familia noble para intentar sacar algún provecho, ya fuera eco- nómico o político. En algunos casos, incluso se concertaba el matrimonio cuando el hijo

o la hija acababan de nacer.

Los clérigos

El clericato estaba formado por todas aquellas personas que habían decidido dedicar su vida a Dios. El clero se podía dividir en dos grupos:

- Clero secular: eran los clérigos que tenían relación con los fieles y vivían en los pue- blos o en las ciudades. Dentro de este grupo encontramos a los arzobispos, los obispos, los curas, etc.

- Clero regular: eran los clérigos que vivían apartados de la civilización. En este grupo se encuentran los monjes, que solían vivir de forma comunitaria en los monasterios.

Había muchos tipos de monjes, que seguían diferentes reglas monásticas, en general muy severas.

En el siglo VI Benito de Nursia, un monje italiano, creó una nueva regla monástica menos severa donde combinaba la oración con el trabajo: ora et labora. A esta regla se la llamó regla benedictina y fue la que se impuso en todos los monasterios durante los años del Imperio carolingio.

La regla de san Benito también los obligaba a cumplir tres promesas muy importantes: cas- tidad (no tener relaciones sexuales ni contraer matrimonio), pobreza (no tener ningún bien propio) y obediencia (obedecer a su superior, ya sea un abad, un prior o un obispo).

Más tarde, a partir del siglo X, se crearon otras órdenes monásticas inspiradas en la regla benedictina. La más extendida fue la de la abadía francesa de Cluny, en París.

En el siglo XII las costumbres de estas reglas monásticas se habían relajado mucho. Por eso se creó la orden cisterciense con la intención de imponer unas normas más severas

a los monjes.

Los monasterios

El máximo cargo solía ser el de abad (abadía), aunque en algunos monasterios el cargo más alto era el de prior (priorato). Normalmente este cargo se escogía a través de una votación entre los monjes.

Para asegurar el aislamiento el monasterio era totalmente independiente y autónomo.

El espacio principal era la iglesia, donde iban a rezar.

Otra zona primordial era el claustro: en el centro, había un jardín cuadrado con un pozo, donde se lavaban cuando acababan de hacer los trabajos del campo. En torno al patio había un pasillo con arcadas. En este pasillo había varias puertas que daban al resto de

un pasillo con arcadas. En este pasillo había varias puertas que daban al resto de LA

LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI) | 151

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa

habitaciones.

Más tarde los monasterios fueron creciendo y llegaron a incluir farmacias y hospitales, donde se cuidaba de los enfermos de los pueblos vecinos. Por otra parte cada vez se fueron haciendo más ricos y fueron teniendo más extensiones de tierra, fruto de las donaciones de los nobles y los fieles. Los grandes abades se convirtieron en señores feudales; tenían vasallos y un gran poder político.

El clericato formaba parte del grupo de los privilegiados. Había diferentes jerarquías:

El alto clericato estaba formado por los arzobispos y los obispos, que vivían como au- ténticos nobles: recibían rentas de los campesinos y tenían un gran poder político, he-

cho que los ayudó a reunir muchas riquezas y territorios. En los monasterios los abades

y priores también llegaron a reunir una gran riqueza y poder.

Los monjes formaban parte del bajo clericato y eran los que vivían de manera más aus- tera. De todas formas también formaban parte de los grupos privilegiados: tenían todo aquello que necesitaban sin tener que pagar rentas ni impuestos.

Pueblo llano

Campesinos

Siervos

Los siervos dependían de un noble o de un clérigo (monasterio) y tenían que trabajar de manera gratuita las tierras del señor o realizar tareas domésticas.

Los siervos se consideraban jurídicamente hombres libres y podían casarse legalmente

y formar una familia, aunque tenían que pedir permiso al señor.

De la misma manera que la condición de noble era hereditaria, la de siervo también se transmitía de padres a hijos.

Los siervos disponían de las tierras, pero siempre bajo el control y las imposiciones del señor. Además no podían irse de las tierras sin su permiso.

Los siervos vivían coaccionados y totalmente sometidos a las exigencias y las voluntades de los señores, que los veían como seres inferiores y despreciables, y los maltrataban.

Campesinos libres

Los campesinos libres disponían de tierras a cambio de pagar unas rentas al señor. En general estas rentas se pagaban con productos, pero también con dinero, tejido, anima- les o trabajando de manera gratuita otros suelos del señor.

El campesino libre «tenía» unas tierras, una casa, ganado y herramientas, por eso recibía el nombre de campesino de «tenencia».

Los campesinos podían administrar y organizar sus tierras como quisieran, pero siempre bajo el control y el beneplácito del señor.

Su economía era de subsistencia, es decir, cubrían todas sus necesidades con el trabajo propio, reduciendo los gastos externos al máximo. Si la cosecha era mala, a duras penas cubrían las necesidades básicas. Si la cosecha era buena, podía llegar a sobrar e iban a

las necesidades básicas. Si la cosecha era buena, podía llegar a sobrar e iban a LA

LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI) | 152

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa

vender los excedentes en el mercado.

Los campesinos, a pesar de ser libres, vivían igualmente bajo el régimen señorial. Este régimen se basaba en el derecho que tenía el señor a recibir las rentas y los servicios de los campesinos, y en la obligación que tenían éstos de cumplirlo. Aparte del pago de las rentas, los campesinos también tenían que pagar los diezmos a la Iglesia y los impues- tos. Además tenían que pagar para utilizar los molinos, puentes, herrerías y hornos de las tierras del señor.

Las casas eran muy sencillas y estaban hechas de madera, adobo y paja (para el techo).

La vida cotidiana estaba totalmente ligada a los ciclos naturales, ya fueran los de la luz solar

o los de las estaciones. Se levantaban cuando salía el Sol y se iban a dormir cuando se ponía. Las fiestas y el trabajo del campo también iban totalmente ligadas a las estaciones.

aRtE y CUltUR a

literatura

El juglar tocaba instrumentos, cantaba y explicaba cuentos o leyendas. Iban de pueblo

en pueblo narrando historias para entretener a sus habitantes.

Gracias a los juglares, los habitantes de las villas y pueblos podían conocer las obras literarias, ya que gran parte de la población no sabía leer y, además, el precio de los ma- nuscritos era muy elevado.

Había dos tipos de juglar:

El juglar de gestas narraba historias muy largas y a menudo improvisaba. Por eso mu- chas de las historias reales se acababan tergiversando, se añadían éxitos y podían con- vertirse en leyenda. Los juglares de gestas no tenían por qué ser unos grandes músicos, ya que la música que acompañaba a estas historias era bastante sencilla y monótona.

Por otra parte había el juglar de lírica, que recitaba piezas más breves y elaboradas que los trovadores y poetas. Éste sí que tenía que ser más fiel a la letra.

Muchas veces los señores, nobles y reyes solicitaban sus servicios para entretener a los invitados de un banquete o como pasatiempo.

Algunos juglares sí que escribían algunos versos, pero la gran mayoría adaptaba y hacía suyas las obras de los trovadores.

El trovador era el poeta culto, el autor que escribía las obras literarias y musicales; en cambio, el juglar era el que se encargaba de difundirlas. El juglar solía ser de clase social más baja que el trovador. En general los trovadores recibían una buena formación y te- nían un gran dominio de la composición musical y literaria. Aun así había trovadores de diferentes clases sociales, desde señores poderosos hasta personas de clase más baja.

arte románico

El arte románico se inició en el siglo X y recibió influencias romanas, germánicas, bizan-

se inició en el siglo X y recibió influencias romanas, germánicas, bizan- LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI)

LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI) | 153

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa

tinas e islámicas.

Arquitectura

Las principales construcciones románicas fueron los castillos, los monasterios y las iglesias.

En el interior de las iglesias románicas los elementos de apoyo más importantes eran las columnas y los pilares.

El arco más utilizado era el de medio punto, y para la cubierta se usaban las vueltas de cañón.

Para poder soportar toda la carga de las bóvedas tuvieron que construir contrafuertes y muros macizos muy gruesos, con aberturas muy pequeñas y estrechas.

Cuando los cristianos quisieron construir edificios para su culto, aprovecharon la estruc- tura de uno de los edificios más importantes de la cultura romana: la basílica.

Por eso muchas iglesias románicas estaban construidas sobre una planta basilical.

Poco a poco la planta fue adquiriendo forma de cruz. Es importante saber que había dos tipos de estructura en cruz: cruz griega y cruz latina.

Normalmente las iglesias románicas tenían una estructura de planta de cruz latina.

Las iglesias románicas solían dividirse en tres naves: la nave central que, como su nom- bre indica, está en el centro y es la mayor; y las laterales, bastante más pequeñas y situa- das en torno a la central.

El transepto es la nave que cruza la nave central. El crucero es el punto de unión en- tre estas dos naves. La zona del altar se llama ábside. En esta zona del ábside hay unas pequeñas capillas, llamadas absidiolos. Y el pasadizo que rodea el altar se llama girola o deambulatorio.

En el exterior, sobre al crucero, se levantaba una torre llamada cimborio. En el pórtico podía haber también una o dos torres, que podían ser cuadradas o cilíndricas.

Escultura

Los temas escultóricos eran básicamente religiosos y solían adaptarse a la arquitectura.

Uno de los ejemplos más emblemáticos de escultura románica son los capiteles, que representaban escenas de la Biblia, vidas de santos o escenas de la vida cotidiana. Había capiteles en las columnas de las iglesias, pero también en las de los claustros de los mo- nasterios. En estos capiteles se representaban igualmente escenas bíblicas, así como el día a día de los monjes.

También fueron muy importantes los portalones, con tímpanos muy apretados. La es- cultura románica mostraba claramente las jerarquías, de manera que el personaje más importante se colocaba en el centro y era mucho más grande que el resto de personajes. Normalmente el personaje más importante solía ser Cristo, la Virgen o el santo al que estaba dedicada la iglesia. Las figuras en muchos casos estaban pintadas, aunque hoy en día no se conservan muchos restos de la pintura.

estaban pintadas, aunque hoy en día no se conservan muchos restos de la pintura. LA EUROPA

LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI) | 154

CIENCIAS SOCIALES 2.º | Capítulo 8 | Versión impresa

Aunque gran parte de la escultura formaba parte de la arquitectura, también había al- gunas representaciones de Cristo crucificado o de madres de Dios independientes, es decir, no vinculadas a ningún edificio. La gran mayoría de estas esculturas estaban he- chas de madera.

La escultura románica es muy rígida y estática, y no muestra ningún sentimiento. El arte

románico no pretendía ser realista, sino didáctico. La mayoría de personas no sabían leer

o no se podían permitir comprar manuscritos, de manera que no conocían la Biblia. Por

eso la intención del arte románico era enseñar los pasajes bíblicos a la población. Eso también servía a los grupos privilegiados para que la población aceptara la organización de la sociedad estamental establecida, basada en la religión.

Pintura

La función de la pintura románica también era didáctica. Por eso las figuras de la pintura románica son muy estáticas, rígidas, planas y sin volumen.

Tampoco hay paisajes de fondo, sino que los fondos son neutros para que el espectador pueda centrar toda la atención en los personajes que se representan.

Gran parte de la pintura era mural. En los muros de las iglesias, por ejemplo, se colocaba una capa fresca de cal y se pintaba encima. Por eso también se le llama pintura al fresco. Los colores no eran muy variados, se solían utilizar el azul, el negro, el ocre, el verde, el rojo y el blanco.

Las pinturas murales de las iglesias se realizaban en las zonas sin decoración escultórica:

en las paredes y las bóvedas.

Las figuras más importantes son el tetramorfo, los cuatro ángeles que representan a los cuatro evangelistas, y el pantocrátor, la figura de Cristo majestuosa, mayor que el resto

de personajes. Normalmente el pantocrátor bendice con una mano y en la otra lleva la Biblia, su mirada es severa, fija y autoritaria. Es la mirada de un Dios que está dispuesto

a impartir justicia.

y autoritaria. Es la mirada de un Dios que está dispuesto a impartir justicia. LA EUROPA

LA EUROPA MEDIEVAL (S.VIII-XI) | 155