You are on page 1of 30
CapiTuLo 3 LA BUSQUEDA DE YACIMIENTOS Qué aprenderds en este capitulo — Ventajas de una prospeccién sistematica. — Estrategias para proyectar una muestra de tu area de pros- peccion. — Cémo puede afectar la estrategia de prospeccién seleccio- nada a los resultados. — Principios basicos para documentar la pendiente, la geolo- gia, los suelos, los transectos, la visibilidad y la vegetaci6n. — Laimportancia de valorar el alcance real de una prospecci6n. — Por qué es necesario definir los limites de un yacimiento. — La informacién basica que debes anotar al encontrar un yacimiento. La mayoria de los proyectos arqueolégicos, ya sea uno de investigacién o un informe de impacto, comienzan con la busqueda de yacimientos. Desafortunadamente, no existe una forma infalible de hacerlo, ya que la probabilidad de encontrar yacimientos depende de varios factores. Las condiciones de vi- sibilidad de la superficie del terreno, el tiempo disponible, el tamajio del area de prospecci6n e incluso la propia naturaleza de los yacimientos pueden condicionar las probabilidades de localizacién. En cualquier caso, es poco probable que encuen- tres todos los yacimientos arqueolégicos que existen en un 4rea, pero en general tienes que asegurarte de que tu estrategia de prospeccion se adecua a los objetivos de tu investigacion (ver «Como disefiar tu investigacién» en el capitulo 1) y de que te permitira localizar el mayor ntimero posible. ¢Qué es un yacimiento? Un yacimiento es sencillamente un lugar que representa un foco especifico de actividad humana en el pasado (Pearson DikoA Am ae anes c ~ b 100 MANUAL DE CAMPO DEL ARQUEOLOGO y Sullivan, 1999: 5). Dicha actividad puede estar relacionada con acontecimientos, practicas 0 creencias pasadas y puede o no haber dejado evidencias fisicasJAsi, por ejemplo, en Australia, los distintos puntos de desembarco del capitan Cook se han convertido en yacimientos importantes, incluso aunque no con- tengan evidencias fisicas de tal evento. Del mismo modo, mu- chos elementos naturales del terreno pudieron constituir im- portantes yacimientos en el pasado, relacionados con las formas de ocupacion y articulacién del territorio de las sociedades pa- sadas. Por tanto, es importante que anotes cualquier rasgo fi- sico que te resulte sobresaliente, ya que aunque estos lugares puede que no contengan ninguna evidencia fisica de activida- des humanas, conocer su ubicacién podria resultar esencial para entender el uso del paisaje en el pasado. Es importante recordar que la ausencia de evidencias materiales no implica necesariamente la ausencia de actividad humana. Ademas, un lugar con ausencia de evidencias también podria proporcionar informacién sobre lo que la gente decidié no hacer. Algunas Areas fueron evitadas de forma intencional por las poblaciones pasadas, pero a pesar de ello constituyen al mismo tiempo una evidencia de cémo esas mismas poblaciones utilizaron y en- tendieron el paisaje que les rodeaba. Por el contrario, un yacimiento arqueolégico es cual- quier lugar que todavia contenga evidencias ffsicas de activi- dades humanas pasadas. Estas evidencias pueden adquirir for- mas muy diversas, dependiendo de la naturaleza del yacimiento y de quién lo cre6; desde objetos naturales o huellas de obje- tos (como postes 0 agujeros de poste) a subproductos fisicos de una actividad pasada (como rejas de arado). Cualquier cosa puede constituir un resto arqueolégico, porque lo que hoy po- drfamos considerar insignificante pudo haber tenido toda clase de significados para las poblaciones pasadas. En la peninsula Ibérica existe una enorme variedad de ya- cimientos, atendiendo a su funcionalidad y su cronologia. No obstante, existen algunos «tipos» que podriamos denominar es- tandar. Existen dos grandes categorias que reflejan una division entre yacimientos previos a la aparicién de la escritura, gene- ralmente denominados yacimientos prehistéricos, y yacimientos en los que ya aparece documentada la escritura, denominados «yacimientos clasicos o de cronologia posterior». Para sim- plificar, en este libro utilizaremos el término «yacimientos pre- histdricos» para referirnos a todos los yacimientos que datan en- tre el Paleolitico inferior y la Edad del Bronce, y «yacimientos arqueoldgicos» a aquellos de cronologias comprendidas entre la Edad del Hierro y la actualidad (para obtener una informa- cién basica sobre el tipo de yacimientos que se pueden docu- mentar en cada una de estas categorias ver capitulos 6 y 7). LA BUSQUEDA DE YACIMIENTOS 101 El yacimiento es la unidad operativa basica en cualquier prospeccion (Davies y Buckley, 1987: 28). Por lo general, la fi- nalidad de una prospeccién es localizar y documentar el ma- yor ntimero de yacimientos posible e ir mas alla de centrarse en un solo yacimiento como tinica unidad de actividad humana. Es importante tener en cuenta que los yacimientos constituyen tnicamente una concentracién de evidencias fisicas de activi- dad humana y que, cuando fueron creados, ninguno existia de forma aislada. Piensa en tus propias actividades diarias, pro- bablemente las desarrollas en diversos lugares, pero cada lu- gar, 0 «yacimiento», est4 conectado a través de la red de tus movimientos y de las decisiones que has tomado. Ademas, mu- chos de tus movimientos no dejan evidencias fisicas y tus re- cuerdos de los hechos del dia, de los lugares que has visitado y de cémo los has utilizado forman parte de tu interaccién con el paisaje que te rodea, como la sustancia fisica de esos luga- res y de las actividades en sf mismas. Basicamente esa dife- rencia se explicaria con la diferencia entre ser de un lugar y es- tar en él (Byrne, Brayshaw y Ireland, 2001: 51). Como arqueélogo, al documentar un yacimiento, lo que estas haciendo en realidad es s6lo documentar un «momento» de la actividad humana en un espacio y un tiempo especifico, pero también es importante tener en cuenta cémo cada yaci- miento formaba parte de pautas mas extensas del compor- tamiento humano a mayor escala (tanto a lo largo del espa- cio como del tiempo). Muchas de esas pautas pueden ser intangibles en términos puramente arqueoldégicos, aunque tal vez puedas acceder a alguna de las formas en las que la po- blacién se relaciona socialmente con el paisaje que le rodea por medio de la historia oral (ver «La historia oral» en el ca- pitulo 7). Estas pautas mas extensas son las que crean el pai- saje cultural o la totalidad de las actividades humanas fisicas y sociales de un 4rea. En teoria el paisaje cultural puede ser analizado a cualquier escala, pero en la practica generalmente se analiza a una escala asequible, como podria ser una cuenca hidrogrdfica o cualquier otra unidad geografica bien definida. Con frecuencia se trata de una decisién administrativa, utili- zada para poner un limite a la nocion ilimitada de un paisaje cultural. La mayoria de yacimientos se localizan por medio de pros- pecciones superficiales sistematicas: caminando sobre un area de una forma que te permita localizar tantos yacimientos como sea posible. Durante una prospecci6n, tienes que anotar una gran variedad de informacién complementaria. Como la gente utiliza el paisaje de formas muy diversas, la localizacion de ya- cimientos depende en gran medida de su entorno. Por esta ra- zn, resulta imprescindible describir la topografia, la vegeta- ~d E HST OLOGIA BIBLIOTECA ESC. NAL. DE ANTROF