You are on page 1of 11

Descargar el archivo adjunto original

Tecnicatura Superior en Pedagogía y


Educación Social con orientación en DD
HH

II Trabajo
Pedagogía y Educación Social

Docente:
Mar Lucas Gómez

Tema:
*La inclusión escolar, como desafío*

Equipo de estudio:
Paula Cabanchik
Sandra Fuentes
Laura Alberti

Fecha de entrega: 18 de julio de 2008


Presentación del trabajo

Tema elegido

La inclusión escolar como desafío: La experiencia de la escuela de reingreso EMEM Nº


2

Objetivo del trabajo

Considerando que esta escuela tiene como tarea fundamental, el reingreso de jóvenes a
la comunidad escolar, analizaremos la tarea que la misma desempeña, para cumplir con
dicho objetivo.

-¿Cual es la dinámica que establece?

-¿Cómo genera vínculos entre los docentes y los alumnos?

-¿Qué significa lo vincular, dentro de este proyecto pedagógico particular?

-¿Cuáles son los dispositivos que utiliza, con el fin de generar estímulo y confianza en
los alumnos y en el proyecto pedagógico?

Resumen (Abstract)

El presente trabajo aborda el desarrollo de estrategias de retención escolar,


implementadas en la EMEM Nº 2; teniendo a los talleres opcionales como uno de los
dispositivos privilegiados para fortalecer y sostener el tránsito de los alumnos en los
espacios curriculares. La participación de los estudiantes en estos espacios, son vividos
como momentos que contribuyen de manera significativa al afianzamiento del
compromiso e implicación con el proyecto de formación.

Desde el régimen específico de las escuelas de reingreso, los agentes educativos


construyen una impronta característica que les permite responder a las situaciones
particulares que atraviesan los alumnos, y favorecen el desarrollo potencial de aptitudes
de los mismos, permitiéndoles la adquisición de un sentido personal propio, que les
sirva para su inclusión en la vida social y comunitaria.

El trabajo en red con todas las organizaciones barriales y comunitarias que realizan a
diario el director y la mayoría de los docentes, permite y genera que los alumnos
comiencen a ejercer plenamente sus derechos.

Palabras clave: escuela inclusiva - talleres como estrategia de retención – director y


docentes contenedores – jóvenes vulnerables socialmente – trabajo en red – trabajo en
grupos y personalizado – contención - reconstrucción de vínculos sociales y lazos de
confianza- proyecto político pedagógico – organizaciones barriales – comunidad
A continuación, desarrollaremos el trabajo atravesando las distintas instancias
planteadas, abordando tanto la problemática como las soluciones que funda esta escuela,
dentro de su propio proceso de transformación.

Para finalizar, compartimos nuestras conclusiones como futuras pedagogas y


educadoras sociales, permitiéndonos reflexionar sobre nuestra práctica.

Introducción

Descripción general del problema de la exclusión educativa de los adolescentes y


jóvenes de la Ciudad de Bs. As.

Más allá que en los últimos diez años, se han venido implementando distintas políticas
públicas educativas en el país y en la Ciudad de Buenos Aires, con el objetivo de paliar
la deserción educativa y el abandono; a pesar de esto, la exclusión educativa de
adolescentes y jóvenes de los sectores más pobres de la población resulta hoy un
fenómeno alarmante.

El problema de la desigualdad social y la educación se vio acrecentado por las políticas


neoliberales implementadas desde fines de los ´80 y todos los ´90.

Un derecho social que se expresa, entre otros aspectos, en el acceso, permanencia y


egreso del sistema educativo, en condiciones institucionales de equidad para toda la
población.

En los años de mayor crisis y estando en crisis, la escuela fue una de las pocas
instituciones públicas que pudo alojar y contener a los jóvenes en un contexto social
atravesado por la pobreza, la violencia social y escasos espacios de participación
comunitaria.

Sin embargo, facilitar el acceso y la contención no resulta suficiente para constituir una
propuesta educativa inclusiva. En la Ciudad de Buenos Aires se han implementado
programas y acciones parciales1 tendientes a promover la inclusión educativa. La
mayoría de ellas, con la nueva gestión de gobierno no han mantenido la continuidad.

En el año 2004, la Ciudad de Buenos Aires, establece mediante la ley Nº 898 la


obligatoriedad de la escuela media y dado los altos índices de abandono se decide la
implementación del plan de Deserción Cero. Enmarcadas en este plan, nacen las
llamadas Escuelas de Reingreso (ER)2 para jóvenes de 16 años como mínimo, que
hubieran abandonado sus estudios – al menos por un ciclo lectivo– y para aquellos que
no hubieran podido comenzarlos. Actualmente, existen ocho establecimientos
educativos de este tipo.

La experiencia de la Escuela de reingreso EMEM Nº 2

Nos interesó tomar la experiencia de la escuela de reingreso EMEM Nº 2 de la Boca; ya


que en ella venimos desarrollando nuestras prácticas de la materia Práctica I de la
carrera de Pedagogía y Educación Social.
La EMEM Nº 2, funciona desde el mes de mayo de 2004, en el predio de la Gráfica
Patricios, empresa recuperada por sus trabajadores.

Creemos que más allá de la ley que marca la forma de trabajo de las escuelas de
reingreso, dicho establecimiento ha desarrollado una forma institucional con
características propias y particulares, que hacen a la participación y acción de
distintos agentes en la experiencia educativa3.

En este contexto observamos un desafío mayor, la inclusión y permanencia hasta su


culminación, de estos jóvenes dentro del sistema educativo. Esto es lo que vamos a
tomar y desarrollar en el presente trabajo.

Intentaremos analizar la dinámica que asume esta escuela, tomando las distintas
perspectivas de quienes ponen el cuerpo día a día: directivo, docentes y alumnos,
portadores de la especificidad, quienes hacen que esta escuela sea particular.

Las ER en su conjunto, tienen un plan de estudios de 4 años, con materias de


aprobación cuatrimestral en algunos casos, y anual en otros.

Hay un reconocimiento de los saberes previos. El régimen de aprobación es por


asignatura, con lo cual no se repite el año, como en las escuelas tradicionales; sólo se
vuelven a cursar las materias reprobadas. El sistema de aprobación por asignatura parte
del reconocimiento de los logros anteriores de los alumnos y abre la posibilidad a
aquellos alumnos que por razones particulares – en su mayoría por temas laborales – no
pueden cursar la totalidad de las materias, avanzar por el plan de estudios a su ritmo,
respetando sólo las correlatividades.

Los estudiantes cuentan con el acompañamiento de un Profesor-tutor, que los ayuda y


orienta sobre su desempeño en las distintas asignaturas. También tienen una instancia de
apoyo escolar, para aquellos que tengan necesidades específicas en grupos pequeños.

Proyecto de Escuela de la EMEM 2

La EMEM 2 ha desarrollado un proyecto pedagógico distinto que procura no sólo


contener a sus alumnos, sino también brindarles herramientas para explorar el mundo
del conocimiento y poder experimentar.

Para que esto sea posible han hecho una fuerte apuesta que tiene dos vías privilegiadas y
que creemos que son distintivas a otras escuelas de reingreso. Ellas son:

• Talleres Optativos

Cuenta el director, que en los primeros talleres que funcionaron los alumnos que
concurrían eran los “más bandidos” y los que mayores problemas tenían con las
materias curriculares. Esto hizo que tomaran la decisión de jugarse por un proyecto
pedagógico de sostenimiento de la tarea educativa de las asignaturas, realizando una
fuerte apuesta a la creación de distintos talleres optativos a contra-turno.
La ley marca estos espacios y desde el año 2004 son pocas las ER, que han decidido
trabajar a partir de ellos.

En la EMEM 2, los agentes educativos –el director y los docentes – plantearon los
talleres optativos como dispositivo y estrategia pedagógica de retención; buscando con
esto que los alumnos puedan finalizar sus estudios y establezcan un sentido de
pertenencia y referencia con la escuela.

Los primeros talleres que funcionaron fueron los de Plástica y Teatro, que dejaron
prontamente de realizarse.

En la actualidad los talleres que funcionan son: el de Periodismo, Radio, Video y


Fotografía, Deportes y este año se inició el taller de Música. En éste último, la
propuesta es que los alumnos trabajen con distintos instrumentos pertenecientes a
pueblos originarios; descubriendo la diversidad de sonidos que pueden realizar con los
mismos, explorando los distintos instrumentos, dialogando grupalmente a través de la
música que crean.

En el taller de video, la propuesta surge de necesidades planteadas por los alumnos y en


común acuerdo con el docente. El año pasado realizaron 2 cortos, uno de ellos
denominado “Fracaso Rojo”, era una animación en plastilina y el otro, llamado
“Ilusión” había sido íntegramente realizado por los alumnos, desde la definición del
guión, la dirección, el manejo de las cámaras, la actuación.

El taller de Periodismo, lleva adelante la tarea de editar la revista “Utopía”, en la cual


los alumnos participan en el armado, diagramado y contenido de la misma. La revista
saca tres números anuales y se imprime en la Gráfica Patricios. Cuentan con un blog,
realizado por los alumnos con ayuda de los docentes donde vuelcan reportajes de los
números de las revistas, fotos e imágenes de lo realizado en los talleres, además de
informaciones útiles para los jóvenes. La dirección del blog es: http://utopia-
utopiajuvenil.blogspot.com.

En el mismo edificio, pero en otro piso – separado de la escuela – funciona la Radio


Gráfica. Tiene un programa institucional fijo por la mañana; a éste concurren los chicos
del taller de radio de la EMEM y también adolescentes de la Casa del niño, que a través
del convenio con la ONG Lazos, hacen pasantías.

Por la tarde hay programas y espacios que tienen distintas cooperativas, la CTA –
Capital, el Paebyt (programa de alfabetización). La idea es trabajar centralmente con el
barrio y con otros sectores gracias a la extensión del alcance por internet.

Los talleres están orientados a apuntalar la problemática psicosocial de los alumnos y a


la posibilidad de brindar oportunidades que posibiliten fortalecer su proceso de
formación.

• Trabajo en red
Desde su nacimiento la escuela impulsa el trabajo conjunto y vincular con la
comunidad, desarrollando un trabajo en red que ha fortalecido el desarrollo autónomo
de propuestas.

Al decir del director esta escuela es: “Una escuela sin paredes, un espacio donde se re-
significa lo cultural a partir del contacto barrial. Tenemos que aprender, ya que el
afuera te atraviesa, te impone la realidad. Te re-significa todo el tiempo”4.

Integran la mesa de trabajo de La Boca - Barracas, con distintas organizaciones sociales


y en los hechos la escuela además de participar de espacios barriales, trabaja con
comedores de la zona, organizaciones territoriales, etc. El entramado de la red con la
comunidad cuenta con distintas organizaciones sociales del barrio como los pibes del
Hogar del cura Pepe, organizaciones territoriales como Barrios de Pie, comedor El
Alfarero de la Villa 21, Biblioteca de Av. Patricios, Comedores de la Boca, entre otros.

Los alumnos son parte de estas organizaciones o participan en distintas actividades.

La realidad es que los pibes van a estas organizaciones y participan, conocen lo


territorial y les está legitimando la acción en el obrar.

Pensamos que en los procesos de exclusión educativa y fracaso escolar, interactúan


diversas dimensiones, económico-sociales, pedagógico-institucionales que impiden
garantizar para todos los jóvenes el derecho a la educación.

La EMEM 2, con la experiencia desarrollada, intenta revertir la exclusión y permitir a


jóvenes socialmente vulnerables, un tránsito por la escuela en la que puedan ser parte y
aprender a desenvolverse en la vida.

Los alumnos como sujetos protagónicos

El director explica que, un gran porcentaje de los chicos que concurren a esta escuela
viven en el barrio de La Boca, en Barracas y en zonas aledañas. Con edades que van de
los 16 a 19 años, hay una cantidad similar de chicos y chicas cursando.

Algo a tener en cuenta y definitorio para pensar estrategias, es que la mayoría de los
chicos se encuentran en situaciones de vulnerabilidad social, y muchos de ellos son
chicos judicializados; algunos viven en hogares.

Fracaso escolar, problemáticas sociales como violencia, drogadicción, embarazo


temprano, entre otras son determinantes para el establecimiento de diferentes
experiencias educativas, que tienen como eje principal realizar por parte del directivo y
los docentes una tarea de contención.

La historia de deserción de larga duración de la mayoría de los alumnos es relevante


para tratar de entender las dificultades con las que se encuentran directivos y docentes,
para llevar adelante la escolarización.

El tránsito de estos jóvenes por la escuela es vivido como una posibilidad para afianzar
lazos con la vida social y comunitaria, proyectando asimismo, su inserción laboral
futura o la continuación de sus estudios.
El acompañamiento personalizado, incentiva a los alumnos para seguir adelante con el
propósito que se trazan en su condición de estudiantes, y en esto tienen una
participación activa el director, los docentes y las organizaciones sociales.

Los jóvenes viven a la escuela como su lugar y esto opera como facilitador de su
inclusión en la propuesta.

Creemos que para muchos de ellos, el encuentro con el proyecto pedagógico dio lugar a
la conexión con un proyecto personal propio, desarrollando una posición propia frente
al conjunto de valores que atraviesan su entorno social y comunitario.

Éste proyecto, les ha permitido encarar los estudios secundarios como algo posible de
ser transitado, desde la condición de la que parten.

El proyecto pedagógico-político desde la realidad cotidiana

Entendiendo lo pedagógico como un proyecto político-social, es que los pedagogos que


allí trabajan tienen una tarea mucho más complejizada, dada las características de estos
jóvenes. El desafío es generar un interés que promueva la transformación de la realidad
que viven todos los días, que puedan dar un paso hacia el futuro que ellos mismos
delimitaran y no el impuesto, dada su vulnerabilidad.

En definitiva, el proyecto genera un andamiaje donde, la escuela y su equipo,


organizaciones comunitarias junto al colectivo de jóvenes, son parte de una pedagogía
liberadora. Como definiría Paulo Freire: “La práctica de la libertad sólo encontrará
adecuada expresión, en una pedagogía en que el Oprimido tenga condiciones de
descubrirse y conquistarse, reflexivamente, como sujeto de su propio destino
histórico”5.

Donde lo particular también cumple una función preponderante; no se trata sólo de


atender las necesidades sociales que podamos ver y diagnosticar como emergentes, sino
de atender situaciones específicas que den cuenta de lo individual y particular, que cada
sujeto pueda estar atravesando.

La escucha atenta a cada uno de ellos, en cada momento que sea necesario, es lo que
verdaderamente estará haciendo la diferencia y el cambio.

Qué -sobre todo la conducción- entienda que cada chico debe ser escuchado y privilegie
esto, hace de la EMEM 2 un espacio diferente.

Pibes, que sólo conocen de marginalidad, de rechazo y exclusión necesitan por sobre
todo, saber y experimentar que son importantes para alguien.

Que en esta escuela tienen su lugar, apropiarse y ser parte protagónica de este proyecto
colectivo.
Como plantea Gramsci, “Cada generación ayuda a las nuevas generaciones en su
formación”6. El sujeto es formado por la sociedad que él mismo crea, y aquí es donde el
joven se prepara para luchar y pelear conforme a sus dificultades e inserto en su época.

En todas las grandes definiciones, enunciadas por Kant (siglo XVIII), Hegel (Siglo
XIX), Herbart (Siglo XIX), Gramsci (Siglo XX), Durkheim (siglo XX), Alain Emile
Chartier (siglo XX) (Nuñez, V.: 2003) sobre educación, podemos encontrar que todas
ellas comparten, la importancia de la construcción de los vínculos, entre generaciones
adultas y generaciones más jóvenes o establecidas por la misma sociedad. Lo que todas
ellas asocian, es que la relación siempre se establece, para bien o para mal.

El aporte de esta escuela de reingreso, es generar vínculos fraternales apostando al


cambio, partiendo de la contención, la escucha y los aportes que cada profesor pueda
dar según sus particularidades.

Estimulando el saber, entendiendo que todos tenemos el potencial. Sólo hay que
colaborar y abrir las posibilidades que permita pronunciar a cada sujeto.

Los que hacen realidad día a día el proyecto

El estilo de gestión institucional participativa del directivo, la capacidad para la


construcción de vínculos interpersonales, la disposición para la enseñanza en contextos
críticos por parte de los docentes, y la modalidad de atención de los conflictos, dan
cuenta de posturas (políticas y pedagógicas) que la escuela va asumiendo en el cotidiano
escolar.

El director debió generar estrategias que hagan de la escuela un espacio real de


pertenencia para los alumnos, y por otro lado realizar un trabajo cotidiano con los
docentes y personal de la escuela para el sostenimiento del proyecto.

Se trabaja con los adolescentes, a partir del conocimiento de su historia personal,


teniendo muchas veces que flexibilizar ciertos criterios normativos para hacer viable la
integración.

El seguimiento personalizado de los jóvenes que realiza el director y los profesores -


tutores, parece ser central para poder efectivizar su reingreso al sistema educativo. El
mismo se realiza a través de diversas estrategias que comprenden charlas informales con
los grupos o bien individuales. Muchas veces se trabaja con el emergente de una
situación imprevista, y esto también es un aprendizaje continuo.

Para que el personal de la escuela pueda desempeñarse en esa tarea central, han
generado ellos mismos la posibilidad que profesionales de otras disciplinas concurran,
los asesoren, les impartan cursos específicos y relativos a la problemática cotidiana.
Esto les permite reflexionar sobre su práctica y pensar nuevas acciones y proyectos para
desarrollar; revisar y ajustar planificaciones en función de estas reuniones y también por
aquellas que realizan con las organizaciones barriales.

Han realizado un convenio con la Universidad de San Martín, USAM; desde el año
pasado en el que hicieron un curso para los docentes y personal la escuela sobre
educación sexual y este año, los docentes han articulado este proyecto teórico y están
llevando adelante en el aula un trabajo con los alumnos sobre educación sexual.

Estuvieron trabajando el año pasado con gente de la facultad de Filosofía y Letras, con
el historiador Pablo Pozzi y realizaron con los docentes un taller de Historia Oral. A
partir de éste, pudieron ligar y trabajar con Memoria joven con los estudiantes y
participar en foros.

Cuando se concurre a la EMEM 2 puede verse el continuo movimiento y la búsqueda de


seguir avanzando en el proyecto, se da mucha importancia al debate de ideas entre los
profesores ya que es también un aprendizaje ser docente en este tipo de escuelas.

El encuentro con los alumnos requiere de la elaboración de un posicionamiento claro,


frente a las necesidades y demandas específicas que plantean estos jóvenes. Esto
implica acompañar y respetar sus tiempos, sus ritmos de socialización y aprendizaje,
pero también plantea la tarea de intervenir activamente para lograr un compromiso real
con el proyecto de transitar y terminar los estudios secundarios.

Conclusiones

Las líneas de acción privilegiadas por los agentes educativos de la EMEM 2 constituyen
una experiencia significativa para pensar posibles reformulaciones de la escuela media
tradicional.

A partir de realizar un análisis serio de la población con la que trabajan y cuáles fueron
los motivos del abandono de estos chicos – en el que se marca que no pudieron
continuar por diversas causas o porque la escuela tradicional los expulsó – han
planteado el proyecto pedagógico.

Creemos que esta frase del director en una entrevista sobre el proyecto plasma la forma
de trabajo de la escuela: “No luchamos contra la exclusión educativa, sino contra la
exclusión social; si uno se limita a la primera fracasa”7.

Es decir, plantean que incluir no es sólo dar las herramientas para que los jóvenes
vuelvan a la escuela, sino la posibilidad de realizar un abordaje más general de la
problemática del chico, donde además de intervenir las organizaciones barriales,
intervenga salud, desarrollo social, y donde se debería lograr movilizar todas las áreas
del gobierno e involucrarlas.

En pocas palabras plantean para nosotras un proyecto educativo y de vida.

En nuestro país, un gran porcentaje de los menores de 18 años son pobres, pero la
mayoría de las políticas no están dirigidas hacia estos sectores, para los mismos reina la
mayoría de las veces alguna voluntad integradora y el asistencialismo.

Sin embargo, creemos y apostamos a los trabajadores de la educación de los que nos
sentimos parte y que día a día, piensan y hacen la educación con los sectores y desde los
sectores populares.
Una reflexión – acción que está siendo transitada. Por eso, es importante luchar contra
la exclusión educativa, pero también contra la exclusión social a la que son sometidos
todos los días.

Estamos viviendo una época difícil para dar respuestas, una época histórica, donde los
privilegiados no son los niños y jóvenes. Este es el desafío que nos depara este milenio.

Nuestro posicionamiento como futuras Pedagogas y Educadoras sociales, tenderá al


fortalecimiento de estos lazos sociales, a generar más de estos espacios vinculares que
hoy nos sirven de ejemplo.

Aprendiendo de la teoría al igual que de la práctica, podemos ver que el cambio, es


posible dentro y fuera del sistema.

Es necesario empezar a generar procesos, que fortalezcan el compromiso y la fe en las


nuevas generaciones.

Una escuela abierta a la comunidad implica redefinir el concepto de comunidad


educativa, de modo tal que no quede restringido al escenario de la escuela, sus
docentes, alumnos y padres, sino que se abra al espacio público local, incluyendo como
agentes de enseñanza y aprendizaje a las familias, iglesias, clubes, organizaciones de
vecinos, bibliotecas, organizaciones productivas, con el objetivo de construir un
proyecto educativo y cultural que parta de las necesidades y posibilidades de la
comunidad.8

BIBLIOGRAFÍA

Freire, Paulo (1971) Pedagogía del oprimido SXXI Editores Argentina.

Violeta Núñez (2003): Capítulo 1: El vinculo educativo en TIZIO, Hebe. 2003.


Reinventar el vínculo educativo. Aportaciones de la pedagogía social y del
psicoanálisis Barcelona, Gedisa. Tomado en marzo de 2008 de

http://redteleform.me.gov.ar/redtecnicaturas/mod/resource/view.php?id=36

Krichesky, M., Coordinadores (2006) Escuela y Comunidad. Desafíos para la inclusión


educativa. Ministerio de Educación-OEA. Bs. As, Argentina.

Nuñez Hurtado, Carlos (1986) Educar para transformar. Transformar para educar. Una
perspectiva dialéctica y liberadora de la educación y comunicación popular. Bs.As.,

Humanitas

Ander – Egg, Ezequiel (1987), Metodología y práctica del desarrollo de la comunidad.


Bs.As., Humanitas

Ministerio de Educación (Agosto 2007) Informe Escuelas de Reingreso

Notas periodísticas
Candelaresi, Cledis Educación (obligatoria) no para todos. Página 12- 28-04-08

Disponible en www. pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-103198-2008-04-28.html

Noailles, Martina “Se que es difícil volver a empezar, pero esta vez quiero terminar”
Página 12 - 13-05-04 Disponible en www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-35266-2004-
05-13.html

Sur Capitalino - Periódico de La Boca y Barracas Entrevista al Director Néstor


Rebecchi de la EMEM Nº 2 de La Boca – Año V – Nº 49 Agosto de 2006 – Disponible
en www.surcapitalino.com.ar/notas/VerNota.php?idnota=581&idedi=46