You are on page 1of 4

SEGUNDO MOMENTO EN EL LUGAR DE LOS DISCIPULOS

LECTURA DEL TEXTO:

Leo ahora los siguientes versículos poniéndome en el lugar de

los discípulos: Mt. 26, 38b “…quédense aquí, y permanezcan despiertos conmigo.” Mt. 26, 40-41 “Volvió a donde estaban los discípulos. Los encontró dormidos y dijo a Pedro: -¿Será posible que no han sido capaces de estar despiertos una hora conmigo? Estén atentos y oren para no caer en la tentación. El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.” Mt. 26, 43 “Volvió de nuevo y los encontró dormidos, porque tenían mucho sueño.” Mt. 26, 45 “Después se acercó a los discípulos y les dijo: - ¡Todavía dormidos y descansando!”

MI DISCIPULADO.

_He sido elegida(o) para acompañar a Jesús a orar. ¿Cómo es mi

oración diaria? ¿Acompaño a Jesús diariamente? ¿Es suficiente el tiempo que le doy o tengo que darle más aún?

_Pero… no puedo mantenerme en pie y el sueño se apodera de mí…

¿Cuántas veces me he dormido y no hago lo que el Señor me pide?

En mi labor pastoral… ¿Suelo dormirme y no obedezco a Jesús?

¿Cómo puedo mantenerme despierta, vivaz en las cosas del Señor? _Me pide que ore para no caer en tentación, que tenga buena

voluntad, pero soy débil… ¿Cuál es mi tentación al empezar este año

pastoral? ¿Qué debo fortalecer en mi vida cristiana para tener más fortalezas que debilidades? ¿Quiero seguir marcando el paso o renovar mi fe en Jesús y hacer su voluntad por muy difícil que esta sea?

RESPUESTA.

Libremente respondo a Jesús en este momento ya sea alabándole, pidiéndole perdón, dándole gracias o pidiendo aquella gracia que más necesito para seguir sus pasos.

4
4

REFLEXION.

Y Jesús sacudido por mi voz, me mira y me dice:

“Hijo(a) ¿estás aquí? Te estaba esperando y esta era la tristeza que

más me oprimía: el completo abandono de todos; y te estaba esperando a ti para hacer que fueras espectador de mis penas y que bebieras junto conmigo el cáliz de las amarguras que mi Padre Celestial me enviará dentro de poco por medio del Ángel; lo tomaremos juntos, poco a poco, porque no será un cáliz de consuelo sino de intensa amargura y siento la necesidad de que algún alma que verdaderamente me ame beba de él por lo menos alguna gota… Es por eso que te he llamado, para que tú la aceptes y compartas

conmigo mis penas y para que me asegures que no me vas a dejar

solo en tanto abandono…” (Tomado de: “Primera agonía de Jesús en el Huerto de Getsemaní” de Luisa Piccarretta, hija de la Divina

Voluntad.)

5
5
   

TERCER MOMENTO EN TUS MANOS, SEÑOR.

LECTURA DEL TEXTO:

Mt. 26, 39c “…Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.”

Mt. 26, 42 “…Padre, si esta copa no puede pasar sin que yo la beba, que se haga tu voluntad.”

MEDITACION.

Nuevamente me pongo en el lugar de Jesús, ya he vivido y experimentado parte de lo que El vivió en el Huerto de los Olivos. Jesús tiene una comunión íntima con su Padre, a pesar de que, lo que se le venía encima no era fácil, en cambio, confía plenamente, se pone en sus manos y se abandona totalmente en El.

Ahora yo quiero descansar y abandonarme completamente en los

brazos de mi Padre…

_Yo también te digo Señor que no se haga mi voluntad, sino la tuya.

¿Estoy dispuesta(o) a dar el todo por el todo este año pastoral que recién comienza? ¿Seré capaz de soportar y aceptar la voluntad de Dios?

_Que se haga tu voluntad…

¿Tengo claro cuál es la voluntad de Dios para mí hoy?, si no fuera así ¿qué voy hacer para esclarecer lo que Dios quiere de mí? ¿Siento que me he renovado

¿Tengo claro cuál es la voluntad de Dios para mí hoy?, si no fuera así ¿qué

en estos momentos de oración intensa? ¿Qué haré si vuelvo a decaer y a entrar en un mundo de tinieblas? ¿Recordaré estos momentos vividos para renovarme y seguir adelante?

6

 

EN EL LUGAR DE JESÚS

Pongo atención en los siguientes versículos:

Mt. 26,38 Les dijo: “Siento una tristeza de muerte…”

Mc. 14, 33-34 “Llevó con Él a Pedro Santiago y a Juan y empezó a sentir tristeza y angustia. Entonces les dijo: Siento una

tristeza de muerte”.

_Salgo de mí yo y me pongo en el lugar de Jesús ¿Cómo me siento? _Estoy en el huerto y siento una gran angustia, dolor, soledad. ¿Sé el por qué de mi sufrimiento, de mis tribulaciones? _Jesús sabía lo que se le venía encima, cargaría con nuestras

faltas, con nuestros pecados… eran nuestros, no de Él. ¿Cuál es

mi carga más pesada?, ¿Cuál es la angustia más grande que tengo? ¿Se parece en algo a la de Jesús? ¿En qué? _Vacio mi corazón de todo lo que me oprime en estos momentos, me libero de aquello que aún llevo dentro de mí. ¿Cómo lo haré? (Elijo la que me parece más adecuada).

RESPUESTA.

Jesús me ha hablado, ha tocado profundamente mi corazón, ahora respiro profundamente, sereno mi alma y respondo al Señor: en el silencio (contemplación), sinceramente (oración) o por escrito (narración). En fin, hago lo que el Espíritu me ilumine.

TERCER MOMENTO EN TUS MANOS, SEÑOR. LECTURA DEL TEXTO: Mt. 26, 39c “…Pero no se haga

SIGNO: un cáliz.

Observando el signo escribo mis angustias, dolores, tristezas, penas, vacíos, desilusiones, soledades, traiciones, etc. (lo guardo para la oración final)

3
3

Los 4 pasos de la Lectio Divina

Retiro Cuaresmal

4 3 Contemplar Orar 2 1 Meditar Leer Inspira la vida en la Palabra y nos
4
3
Contemplar
Orar
2
1
Meditar
Leer
Inspira la
vida en la
Palabra
y nos invita a
la conversión.
Los 4 pasos de la Lectio Divina Retiro Cuaresmal 4 3 Contemplar Orar 2 1 Meditar
El Interpela Suscita la ORACION DE JESUS EN GETSEMANI mensaje la vida. oración. de Dios. ¿Qué
El
Interpela
Suscita la
ORACION DE JESUS
EN GETSEMANI
mensaje
la vida.
oración.
de Dios.
¿Qué me
¿Qué le
dice?
digo?
Cuaresma
es
el
tiempo
de
una
experiencia
más
sentida
de
la
¿Qué dice?
participación en
el
misterio
pascual
de
Cristo: "padecemos
¿Qué hago?
Los 4 pasos de la Lectio Divina Retiro Cuaresmal 4 3 Contemplar Orar 2 1 Meditar

Diócesis de San Felipe Animación Bíblica de la Pastoral Contacto: 511025

juntamente con él, para ser también juntamente glorificados". Es un tiempo que nos invita a profundizar en nuestro bautismo, a revitalizar nuestra vida cristiana a través de la oración, el ayuno y la caridad.

En esta oportunidad vamos a meditar sobre la oración de Jesús en Getsemaní; la invitación es a adentrarnos en este hermoso y conmovedor pasaje, situándonos como uno de esos discípulos más cercanos de Jesús, testigos privilegiados de su intimidad con el Padre.

8
8
1
1

ULTIMA REFLEXION.

Jesús dice: “…Hijo(a) mío(a), entra en mi Corazón, ven y piérdete en

los abismos de mi amor: solamente en mi amor llegarás a comprender cuánto he sufrido y cuánto te he amado, y aprenderás a

amarme y a sufrir solo por amor”.(Tomado de: “Primera hora de agonía en el Huerto de Getsemaní” de Luisa Piccarretta, hija de la

Divina Voluntad.)

Entro en Jesús y después de haber penetrado hasta en las partes más

íntimas de su ser, en sus latidos de fuego, en su inteligencia encendida, tomo este amor y me revisto dentro y fuera de él y fundiéndome en su Voluntad, encontraré a todas las criaturas; le daré a cada una el amor de Jesús y tocando sus mentes y sus corazones con este amor, trataré de transformarlas a todas en amor; y del mismo modo con cada deseo, con cada latido del corazón, con cada

pensamiento de Jesús:

criatura.

le

daré

vida a

Jesús

en

el corazón de

cada

ORACION INICIAL:

Pido al Espíritu Santo que me ilumine, inunde todo mi ser y que sea El quién me lleve a las aguas tranquilas de mi vida dejándole penetrar en lo más profundo de mi corazón para que lo transforme por completo.

ESPIRITU SANTO ALMA DE MI ALMA.
ESPIRITU SANTO ALMA DE MI ALMA.

Espíritu Santo eres el alma de mi alma, te adoro humildemente. Ilumíname, fortifícame, guíame, consuélame. Y en cuanto corresponde al plan eterno Padre Dios revélame tus deseos. Dame a conocer lo que el amor eterno desea de mí. Dame a conocer lo que debo realizar. Dame a conocer lo que debo sufrir. Dame a conocer lo que con silenciosa modestia y en oración, debo aceptar cargar y soportar. Sí, Espíritu Santo, dame a conocer tu voluntad y la voluntad del Padre. Pues toda mi vida no quiero ser otra cosa que un continuado y perpetuo SI a los deseos y al querer del eterno Padre Dios.

LECTURA DEL TEXTO:

Preparado el corazón, escucho al Señor que me habla. Texto: Mt 26,36-46. (cf. Mc. 14, 32-42; Lc 22,39-46) Lo leo cuántas veces sea necesario, me fijo en todos los detalles

(personajes, lugar, situación, etc.); me detengo ahí… dónde Jesús me tocó o sentí que me habló personalmente.

2
2

SIGNO: agua.

El agu a es uno de los signos más significativos del bautismo. Observo por unos instantes el agua y escribo todas sus

características, utilidades y significados; las confronto con la vivencia de mi bautismo y luego… me comprometo ante el Señor a dar un vuelco a mi vida, dejándome transformar por mi mejor Maestro:

JESUS. ¿Tengo y siento en mi corazón el amor de Jesús para ser capaz de entregarlo y transformar a mi prójimo? ¿En qué situaciones concretas lo noto?

¿Será mi vida cristiana igual que siempre o me comprometeré de

7
7