Sie sind auf Seite 1von 4

Introducción a la Inmunología

FUNDAMENTOS Y TÉCNICAS INMUNOLÓGICAS

Tema 1.­ Introducción a la Inmunología

­ Inmunidad natural y adquirida

­ Concepto del Sistema inmunitario

natural y adquirida ­ Concepto del Sistema inmunitario El organismo opone a la penetración y establecimiento

El organismo opone a la penetración y establecimiento de los organismos patógenos exteriores (antígenos), una serie de barreras cuyo fin es el mantenimiento de la salud del individuo. La inmunología trata sobre las respuestas del hospedador a los diversos agentes infecciosos. En ella se estudia cuando como y porque se produce la respuesta, así como todas aquellas células y moléculas involucradas en la misma.

La primera de esas barreras es la denominada INMUNIDAD NATURAL, INNATA O NATIVA, cuyo primer nivel de protección esta constituido por una serie de barreras tanto físicas, (epitelio y mucosas que recubren las estructuras tubulares del organismo), como químicas, pH de la piel y estómago, que forman una barrera entre el medio interno y el externo. El segundo nivel lo constituye la denominada INMUNIDAD INNATA INDUCIDA. En esta fase entran en juego ya ciertas moléculas (Receptores, citoquinas y células (Macrófagos, células NK, neutrófilos) que mediante un proceso inflamatorio, logran en la mayoría de los casos, controlar, de forma inespecífica, a los agentes patógenos

Todos estos factores de protección de los que hemos hablado, se caracterizan por dos propiedades fundamentales. Una es la INESPECIFICIDAD, o NO DISCRIMINACION, es decir son medidas de tipo general independientes del tipo de organismo invasor; la otra, podríamos denominarla como la INTEMPORALIDAD, ya que son medidas que existen siempre, incluso antes de que tenga lugar la infección. Por esta razón este tipo de inmunidad, es la que actúa en las primeras horas de la infección.

Cuando el organismo extraño logra superar esta Inmunidad innata, entra en acción un segundo grupo de medidas agrupadas todas ellas bajo el nombre de INMUNIDAD ADQUIRIDA o ADAPTATIVA, cuyos mecanismos de activación empiezan a sucederse a partir de las 24 horas de la entrada del microorganismo. La principal característica de este tipo de inmunidad es que es ESPECÍFICA, lo que quiere decir que va dirigida directamente de forma particular, y exclusiva contra el agente invasor. Este tipo de defensa, esta mediada básicamente por un tipo de células: los linfocitos, y un tipo de sustancias solubles: los anticuerpos. Los anticuerpos se producen solo en respuesta a infecciones específicas, por lo cual los anticuerpos presentes en un individuo dado reflejan de forma directa las infecciones que ha sufrido.

Ambos sistemas defensivos, no son independientes ni actúan de forma descoordinada, sino que ambos, aunque solapándose, actúan de forma secuencial, comunicándose entre sí a través de una serie de sustancias solubles conocidas genéricamente como citoquinas. De estas, las secretadas por los macrófagos serian constituyentes de la Inmunidad natural, mientras que las secretadas por los linfocitos lo serán de la Inmunidad específica.

Introducción a la Inmunología

Filogenéticamente hablando, la inmunidad específica es más tardía, pues aparece con el desarrollo de los vertebrados. En su transcurso evolutivo la Inmunidad específica ha retenido muchos de los mecanismos de la Inmunidad natural, a la vez que ha ido añadiendo nuevas cualidades. Entre ellas cabe destacar:

­ Memoria: El Sistema inmunitario es ahora capaz de Recordar cada encuentro con el agente invasor, de modo que los sucesivos encuentros con aquel aumentan la respuesta.

­ Amplificación: De los mecanismos propios de la Inmunidad Innata.

Centrándonos en la Inmunidad adquirida y basándonos en los componentes que median la respuesta, la INMUNIDAD ADQUIRIDA, se clasifica en dos tipos:

Es aquella inmunidad mediada por anticuerpos, moléculas

secretadas por Linfocitos B, que están mayoritariamente en suero y plasma y que son capaces de reconocer a los antígenos, ayudando a su eliminación. ­inmunidad celular: Aquella mediada por células en particular por linfocitos T. Sus principales dianas son los organismos intracelulares, destruyéndolos bien directamente, o bien en aquellos casos en que así se exija destruyendo también la célula hospedadora.

­ Inmunidad humoral:

En función de la forma de inducción a una persona, se puede hablar de tres tipos de inmunidad:

­ Activa:

Cuando es el propio sistema inmunitario del individuo el que responde a la invasión externa; por ejemplo a través de las vacunas se induce, a un individuo, inmunidad frente a un determinado organismo.

­ Pasiva:

Cuando la protección a un individuo se consigue transfiriéndole las sustancias propias de la inmunidad humoral.

­ Adaptativa:

Cuando lo que se transfieren son los elementos de la inmunidad celular, es decir los linfocitos.

Sistema Inmunitario

La principal característica del sistema inmunitario, es que es un sistema disperso, sin continuidad anatómica y cuyos elementos se hallan coordinados entre sí, a través de una serie de sustancias denominadas citoquinas, (ya mencionadas). Asimismo, tampoco es un sistema aislado, sino que se halla relacionado con otros sistemas como el Nervioso o el Endocrino.

Las características principales de este sistema, se pueden resumir en cinco puntos

fundamentales:

Introducción a la Inmunología

1.­ Especificidad. 2.­ Capacidad de discriminación de lo NO PROPIO 3.­ Diversidad 4.­ Memoria 5.­ Autolimitación.

1.­ Especificidad: La respuesta es específica para cada antígeno. En realidad la respuesta se dirige contra ciertos componentes estructurales (proteínas, polisacáridos), reconociéndose pequeñas porciones de los mismos denominadas DETERMINANTES ANTIGÉNICOS Ó EPITOPOS. Esto tiene lugar gracias a que los linfocitos presentan en su membrana unas moléculas que actúan de receptores y que son capaces de unirse a moléculas complementarias, que serian los antígenos. 2.­ Diversidad: Las células del sistema inmunitario tienen unos receptores en su superficie que van a reconocer al agente extraño. Dichos receptores se forman al azar, calculándose que hay 10 9 receptores distintos, denominándose a dicho número Repertorio linfocitario. Así los linfocitos difieren en la estructura de sus receptores y por lo tanto en su especificidad 3.­ Capacidad de discriminación entre LO PROPIO y LO NO PROPIO: El sistema inmunitario, en su correcto funcionamiento, ha de distinguir entre los antígenos extraños, a los que debe ser capaz de reconocer y eliminar, y los antígenos propios frente a los que no debe reaccionar de forma perjudicial, es decir estableciéndose un estado de no respuesta frente a lo propio que se denominan este caso un estado Tolerancia. El fallo en este proceso conduce al desarrollo de enfermedades autoinmunes. Esto es lo que se denomina un proceso de Selección negativa. 4.­ Memoria inmunitaria: Es una característica, por la cual ante un segundo contacto (Respuesta secundaria) con el mismo antígeno, la respuesta será más rápida, más intensa, y por lo tanto más eficaz, que en el primer contacto (Respuesta primaria). Esto es debido a la formación de unas células de vida muy larga (células de memoria) preparadas para responder con mayor rapidez a una nueva estimulación. 5.­ Autolimitación: La respuesta inmune disminuye y cesa una vez que el estimulo antigénico ha sido controlado

Inmunidad y patología

En el caso de la respuesta, nos encontramos con dos situaciones:

1.­ Respuesta protectora: Aquella que elimina al organismo patógeno sin dañar a las estructuras propias.

2.­ Respuesta patológica: Cuando la respuesta daña al propio individuo. Esta última respuesta se produce por dos causas fundamentales:

a) Por ser la respuesta demasiado larga o demasiado intensa, dando lugar a las denominadas reacciones de hipersensibilidad. Puede estar mediada tanto por los mecanismos de inmunidad humoral como celular.

b) Por fallos en el estado de tolerancia, es decir por la existencia de

Introducción a la Inmunología

errores en el sistema de reconocimiento de lo NO PROPIO, que lleva a provocar una respuesta frente a antígenos propios. Este proceso dará lugar a fenómenos de Autoinmunidad y a la aparición consiguiente de enfermedades autoinmunes.

c) Por debilidad o formación defectuosa del Sistema Inmunitario, se

producen la denominada Inmunodeficiencia, por las cuales el organismo “permite”, el establecimiento de infecciones repetidas u oportunistas. Esto puede deberse a causas

genéticas, en cuyo caso se denominan primarias, o a daños provocados en el Sistema

inmune (SIDA, terapia anticancerosa, terapia de transplantados denominaran secundarias.

en cuyo caso se

etc.),