Sie sind auf Seite 1von 8

El conocimiento humano debe racionalizarse y depender de un cuerpo y

base teórica que valide su condición científica. Esta premisa determina que

todas las disciplinas se esfuerzan en adquirir esa condición de “cientificidad”,

para entrar con buen pie en el campo de la aplicación e investigación.

En algunas disciplinas esta validación es casi automática, por tratarse en

la mayoría de los casos de ciencias exactas, pero en las Ciencias Sociales

resulta diferente por considerarse variables que tienen connotaciones difíciles

de cuantificar y en algunos casos revestidas de cierta subjetividad.

Por esta razón es difícil formular un marco teórico para la Pedagogía,

disciplina que por ocuparse de la educación y de la enseñanza del hombre,

maneja variables muy particulares. Algunas veces nos hemos preguntado si es

verdaderamente una ciencia. Se pretende aquí analizar algunos conceptos

relativos al problema de la “cientificidad” de la Pedagogía.

El proceso enseñanza aprendizaje ha incluido desde sus orígenes la

formación del individuo, circunstancia que ha generado una larga discusión y

delimitación del concepto propiamente dicho y sus fundamentos. Se debe

tener en cuenta que el proceso varía según la evolución de la historia en cada

época y en cada sociedad.

Tal aseveración permite realizar algunas reflexiones históricas sobre el

planteamiento del concepto de formación que se refleja claramente desde

Commenio hasta hoy y que“consiste en esperar de la educación de niños y

jóvenes la formación de los hombres, como un proceso de humanización de

los niños hasta propiciarles la “mayoría de edad”, y con ella niveles superiores

de autonomía y de racionalidad”.Otros autores reconocen que el hombre

termina su proceso de formación no por agentes externos sino por reflexiones

internas del mismo sujeto, que se forjan desde el interior, al cultivarse la razón

en contacto con lo universal.

Aquí se refleja de alguna manera los problemas que se presentan en la

educación hoy día. La historia avanza, las sociedades se desarrollan y la

educación

continúa manejando conceptos

poco reales y sistematizados

incapaces de aportarle a la Pedagogía un piso teórico, lo que refleja que tales

planteamientos no son operacionales ni sustentables, ya que no se encuentran

involucrados con la realidad presente y en cada uno de los casos. Por esta

razón,

se

trastoca

la

educación,

sin

que

ordenamiento y normativa universal.

la

Pedagogía

encuentre

un

El concepto de formación humana se involucra dentro del proceso de

desarrollo del hombre y todo lo que le rodea; por

tanto, le corresponde a la

Pedagogía unificar criterios y fundamentarse en los cambios

que presenta el

individuo y la naturaleza misma y sus interrelaciones con el medio exterior.

UNIVERSALIDAD

AUTONOMIA

con el medio exterior. UNIVERSALIDAD AUTONOMIA INDIVIDUO FORMACION DIVERSIDAD INTEGRADA El esquema anterior

INDIVIDUO

con el medio exterior. UNIVERSALIDAD AUTONOMIA INDIVIDUO FORMACION DIVERSIDAD INTEGRADA El esquema anterior

FORMACION

DIVERSIDAD INTEGRADA

El esquema anterior representa de manera clara los cuatro vectores que reconocen los científicos como eje de la evolución de la vida y su unificación en la formación del individuo, lo que constituye para la Pedagogía el concepto de formación, ya que toma en cuenta criterios fundamentales en la integración del hombre y satisface al menos tres condiciones como son: la condición antropológica, la condición teleológica y la condición metodológica, que resumen e integran el sentido esencial de la Pedagogía en su proceso de formación en la educación, permitiendo la humanización, reflexión, razón en todo el nivel investigativo, en la dimensión formadora del hombre.

Sin embargo esta unificación teórica constituida por el concepto de formación, necesita de la ampliación en sus fronteras e integrarse en sus contenidos, para avanzar como las demás ciencias y poder tener un piso estable; por lo tanto su fundamentación teórica tiene que ampliarse y tener claramente definidos sus limites en el quehacer educativo. Debe preocuparse por resolver y darle equidad a los diferentes planteamientos que se presentan en la realidad, utilizando una simplicidad estética en el nivel teórico conceptual, moderando claramente el problema mas critico como es la subjetividad, la lógica, lo lingüístico y lo empírico.

Con lo anteriormente expuesto volvemos al principio, la Pedagogía se ha expuesto a la formación de un marco teórico, fundamentándose de una serie de enunciados que no le son propios, provenientes de otras ciencias que tratan de explicar el hecho educativo desde sus propios marcos teóricos. Esto ha generado un núcleo de saberes paralelos dispersos, con una visión que es lógica desde cada una de estas disciplinas.

En las ciencias de la educación la interdisciplinariedad es apenas una intención. La gran confluencia de saberes ha permitido la desviación del docente dentro de su trabajo en el marco de la educación, ya que la acumulación de teorías y modelos asimétricos sin una articulación jerárquica no permiten una fundamentación teórica propia que favorezca la práctica de la Pedagogía o viceversa.

Le corresponde a la Pedagogía responder a las diferentes interrogantes que se han planteado históricamente lo pedagogos y, definir claramente cuáles

son sus principios básicos, sin caer en las bases conceptuales de otras teorías. Sin embargo no se puede descartar los sedimentos que le han dado otras ciencias a la Pedagogía, para su formación. El gran dilema es cómo interrelacionarlas, sin que se vea perjudicada la estructuración de la propia teoría de la Pedagogía.

La teoría pedagógica puede variar e incluso contraponerse a aquellos principios derivados del concepto mismo de formación, los cuales continúan vigentes en la teoría pedagógica contemporánea:

La afectividad consciente e inconciente, la articulación de lo cognitivo y lo afectivo. Partir de la naturaleza misma, la participación libre, experencial y espontánea. La humanización sin dejar fuera la cultura y la sociedad, lo que implica el medio para el desarrollo del aprendizaje. El enfoque pedagógico construtivista que respeta la participación del

niño.

La racionalidad, libertad y fraternidad permitiendo la construcción de sus herramientas conceptuales y su propio aprendizaje. La interrelación maestro alumno, la interacción significativa puede acelerar el desarrollo del alumno. Las actividades recreativas o juego vistas desde la perspectiva como la máxima experiencia de formación del hombre. La individualización, permite diferenciar los desarrollos no solo orgánicos sino también los mentales, que van estructurando las diferencias individuales.

Todos estos principios de carácter axiomático tomados desde la propia historia de la Pedagogía, forman el punto de partida de la formación del hombre y están sujetos a refutación y marginamiento conceptual si se llegase a otras conclusiones, le corresponde a los expertos interpretarlos y validarlos parcialmente en la praxis educativa, que constituyen el núcleo fundamental de los pedagogos modernos.

En conclusión la Pedagogía necesita de la creación de un cuerpo teórico sólido que permita modelar estrategias, diseños y modelos que permitan la elaboración de lineamientos curriculares para la aplicación de técnicas en la acción educativa.

UNIVERSIDAD DE LOS ANDES TACHIRA COORDINACIÓN DE POSTGRADO TEORIAS PEDAGOGICAS

CONSIDERACIONES SOBRE PEDAGOGÍA Y SUS BASES TEORICAS

Lic. Belkys Castellanos B.

2004