Sie sind auf Seite 1von 5

DIETA PARA

NIÑO LACTANTE
La dieta del lactante debe llevarse a acabo con sumo cuidado, pues durante los
primeros meses de vida, el bebé experimenta su máximo desarrollo en talla y
peso.
El único alimento que se le puede proporcionar hasta los 4 o 6 meses es la leche
materna o de fórmula. En adelante, comienza introducción gradual de
alimentos cada vez más sólidos conforme a la maduración digestiva del bebé.
La leche materna sin objeción es el mejor alimento para el bebé, y requiere de
conocimientos, organización y cierto entrenamiento por parte de la madre
para poder brindársela a su hijo. La leche se da a demanda, si bien la mamá
puede organizar las tomas, cada bebé tiene su propio ritmo.
Si existe algún motivo de fuerza mayor que impida la lactancia, se tiene que
reemplazar la leche materna por la leche artificial (de inicio y continuación),
que al igual que la lactancia, tiene que seguir ciertas reglas para su
preparación y administración.
El inconveniente de esta leche, es que, al ser artificial, carece de ciertos
nutrientes claves que únicamente posee la leche materna como la beta-
lactoglobulina, una proteína que presenta una gran resistencia a la acidez
del estómago. Así mismo, la leche materna contiene la concentración
adecuada de vitaminas y minerales.
Durante la etapa lactante del bebé, que puede abarcar casi todo el primer año de
vida no más, la leche materna o artificial es la principal protagonista.
A partir de los 4 o 6 meses, recién el bebé puede empezar a recibir alimentos
semisólidos, lo que junto con la aparición gradual de los primeros dientes le
permitirá recibir alimentos cada vez más sólidos.
Según la Organización de las Naciones Unidas para la
agricultura y la Alimentación (FAO), la nutrición de los
bebés debe adaptarse a tres periodos bien
diferenciados:
• Periodo lácteo. El bebé solo toma leche natural o de
fórmula, ay que lo único que puede hacer es succionar
y deglutir, tampoco puede digerir ciertas proteínas y sus
riñones no están del todo desarrollados.
• Periodo BEIKOST, de transición o destete. Se inicia a
partir del quinto o sexto mes. Se van introduciendo
alimentos no lácteos, como las papillas, que no afectan
la maduración del estómago, los riñones y el sistema
neuromuscular.
• Periodo de maduración digestiva. Los alimentos sólidos
y semisólidos están empiezan a acaparar buena parte
de la dieta, ya que el organismo del bebé está más
consolidado y requiere de ciertos nutrientes que la leche
sola no le puede proporcionar.
CONSEJOS PARA LA ALIMENTACION
DE LOS LACTANTES
• Ya hemos hablado mucho de la alimentación de los niños, sobretodo los más pequeños que
recién dejan el pecho y comienzan a comer sólidos. Es muy importante la educación
alimentaria del niño desde el comienzo, así nos garantizamos que le sea fácil llevar en las
demás etapas de su vida una alimentación equilibrada.
• Veamos algunas claves y consejos para que los niños lactantes no se resistan más de los
necesario a los alimentos y comidas nuevas.
• Peligros de atragantamiento: no ofrecer al niño alimentos sólidos muy pequeños porque
podemos correr el riesgo de que atraganten, recuerda que ellos ingieren casi todo entero. Ten
cuidado con frutos secos, cerezas, aceitunas, patatas fritas y chips.
• Temperatura de los alimentos: contra que no esté muy caliente la comida así evitas
quemaduras, que son muy peligrosas para el niño. Lo mismo que aplicas al biberón, aplica al
plato.
• Cuando comiencen a comer solos, intenta estar cerca para evitar cualquier tipo de accidentes.
• Anímate a dejarlos comer solos por más que hagan un desastre, ya que parte del desarrollo es
la experimentación con la comida, este amigo nuevo. Para evitar manchas puedes usar los
baberos plásticos lavables que comienzan en las muñecas.
• Día a día ve incorporando alimentos nuevos en su dieta y no dejes de darle ellos porque el niño
se niegue a comerlos, hay que tener paciencia porque es seguro que se negarán a ciertos
platos, ve incorporándolo en otra ocasión de forma nueva, sin insistir.
• Durante casi los primeros seis meses la preocupación de mamá es organizar las tomas de leche
del bebé. Pero cuando tiene que comenzar a darle alimentos sólidos, ahí viene el reto mayor.
• Será una experiencia muy grata para ti como madre enseñarle a comer a su bebé, no obstante
vas a tener que armarte de mucha paciencia y dedicación porque el bebé a veces no colabora y
hay que tener mucho cuidado al preparar su comida.
Tres reglas para alimentar al
bebé
• 1. No añadas sal a sus alimentos El bebé no necesita las
mismas cantidades de sodio que un adulto. Además, es
bueno acostumbrarlo a no depender tanto de la sal desde
pequeño.
• 2. Limita el azúcar Es mejor habituar al bebé a tomar leche y
comer compotas en su estado natural para no acostumbrarlo
a buscar el dulce y reducir el riesgo de caries.
• 3. Dale suficiente agua El bebé aún no desarrolla del todo su
capacidad de producir orina concentrada, por lo que necesita
de bastantes líquidos para eliminar las sustancias de
deshecho.
• Asimismo, como su piel es muy delgada aún, presenta
mayores pérdidas de líquidos a través de la transpiración.
Además de la leche materna, que contiene agua, dale agua
pura y zumos de fruta sin azúcar.