You are on page 1of 42
Síndrome Metabólico Síndrome de IR- Síndrome X
Síndrome Metabólico
Síndrome de IR- Síndrome X
Síndrome Metabólico Síndrome de IR- Síndrome X Hospital Ramos Mejía Octubre 2010

Hospital Ramos Mejía Octubre 2010

Síndrome Metabólico Síndrome de IR- Síndrome X Hospital Ramos Mejía Octubre 2010

El síndrome metabólico es un conjunto de factores de

riesgo para Diabetes Mellitus tipo 2 (DM2) y

Enfermedad Cardiovascular, caracterizado por la presencia de Resistencia a la Insulina e Hiperinsulinismo compensador asociados con trastornos del metabolismo de los carbohidratos y lípidos, cifras elevadas de presión arterial, y obesidad.

Agrupación de anormalidades metabólicas que ocurren todas juntas en un individuo, más allá de lo que sería

esperable por el azar.

Este síndrome, descripto por Reaven en 1988, ha tenido muchas modificaciones y derivaciones; tanto es así que actualmente se pueden comparar 5 clasificaciones diferentes que comparten algunos criterios y difieren en otros:

Este síndrome, descripto por Reaven en 1988, ha tenido muchas modificaciones y derivaciones; tanto es así
Este síndrome, descripto por Reaven en 1988, ha tenido muchas modificaciones y derivaciones; tanto es así
Este síndrome, descripto por Reaven en 1988, ha tenido muchas modificaciones y derivaciones; tanto es así
Este síndrome, descripto por Reaven en 1988, ha tenido muchas modificaciones y derivaciones; tanto es así
Este síndrome, descripto por Reaven en 1988, ha tenido muchas modificaciones y derivaciones; tanto es así
Este síndrome, descripto por Reaven en 1988, ha tenido muchas modificaciones y derivaciones; tanto es así
Este síndrome, descripto por Reaven en 1988, ha tenido muchas modificaciones y derivaciones; tanto es así
Este síndrome, descripto por Reaven en 1988, ha tenido muchas modificaciones y derivaciones; tanto es así
Este síndrome, descripto por Reaven en 1988, ha tenido muchas modificaciones y derivaciones; tanto es así
OMS
OMS
OMS Este grupo enfatizó el papel central de la RI, que es difícil de medir en

Este grupo enfatizó el papel central de la RI, que es difícil de medir en la práctica diaria, pero aceptó evidencias indirectas, como la alteración de la glucosa en ayunas y tras carga y la DM2.

Entonces según los criterios de la OMS, para diagnosticar el SM, el paciente debe mostrar marcadores de RI, más dos factores de riesgo adicional, que incluyen obesidad (medida por índice de masa corporal (IMC) y/o relación cintura- cader), hipertensión, hipertrigliceridemia, nivel de colesterol HDL bajo y microalbuminuria

REVISTA ARGENTINA DE CARDIOLOGÍA / VOL 74 Nº 6 / NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2006

En 2001 el National Cholesterol Education Program (NCEP) Adult Treatment Panel III (ATP III) , introdujo

En 2001 el National Cholesterol Education Program (NCEP) Adult Treatment Panel III (ATP III), introdujo sus propios criterios para diagnosticar el SM. El panel no hizo necesaria la demostración directa de la RI, ni obligó la presencia de un factor único para el diagnóstico como los anteriores. Pero en su lugar, estableció la presencia de 3 de 5 factores, que incluían obesidad abdominal medida por perímetro abdominal, hipertrigliceridemia, HDL bajo, PA elevada >130/85 mm Hg (no necesariamente en

En 2001 el National Cholesterol Education Program (NCEP) Adult Treatment Panel III (ATP III) , introdujo

rango de HTA) y glicemia elevada, incluyendo DM. En la definición original del 2001, el punto de corte de la glicemia para ser criterio de SM era de 110 mg/dl (6.1 mmol/l), pero en 2004 con la actualización de la American Diabetes Association se modificó a 100 mg/dl (5.6 mmol/l)

En 2001 el National Cholesterol Education Program (NCEP) Adult Treatment Panel III (ATP III) , introdujo
IDF
IDF

En 2005, la Internacional Diabetes Foundation (IDF) publicó sus

propios criterios. Este grupo deja

como criterio necesario la obesidad, enfatiza que la mejor medida es el perímetro abdominal, por su alta correlación con RI. Sumado a dos

de los siguientes criterios:

hipertrigliceridemia, HDL bajo, PA elevada >130/85 mm Hg, glicemia >100 mg/dl incluyendo DM.

En este documento se reconocen las diferencias étnicas para la obesidad abdominal

La Asociación Americana de Endocrinología Clínica (ACCE) propone otra

clasificación, centrádose en la insulinorresistencia como factor determinante.

DEFINICIÓN AACE (Asociación Americana de endocrinología) (2003)
DEFINICIÓN AACE (Asociación Americana de endocrinología) (2003)
La Asociación Americana de Endocrinología Clínica (ACCE) propone otra clasificación, centrádose en la insulinorresistencia como factor
Epidemiología
Epidemiología

La prevalencia del SM varía según factores como género, edad, etnia, pero se ubica entre 15% a 40% , siendo mayor en la población de origen hispano.

Epidemiología La prevalencia del SM varía según factores como género, edad, etnia, pero se ubica entre
Prevalencia de DBT2, obesidad, HTA y dislipidemia en argentina
Prevalencia de DBT2, obesidad, HTA y dislipidemia en argentina
Prevalencia de DBT2, obesidad, HTA y dislipidemia en argentina
Resistencia a la insulina
Resistencia a la insulina

Se caracteriza por la incapacidad de una concentración

Resistencia a la insulina Se caracteriza por la incapacidad de una concentración  determinada de insulina

determinada de insulina (endógena o exógena) de

incrementar la utilización celular de glucosa. De manera

que ante igual insulinemia se producirá menor utilización de la glucosa por los tejidos periféricos.

La mayor secreción de insulina (hiperinsulinemia), predispone a las complicaciones cardiovasculares, y probablemente evolucionará hacia el fracaso progresivo

de la célula beta, comenzando con la intolerancia a la

glucosa, luego glucemia alterada en ayunas llegando finalmente a la aparición de diabetes franca.

Fibrinogeno PAI
Fibrinogeno
PAI
Medición de la resistencia a la insulina
Medición de la resistencia a la insulina
  • Dentro de los criterios de la NCEP ATP III figura la glucemia mayor a 100 mg/dl como uno de los criterios para identificar a aquellos sujetos con síndrome metabólico, sin embargo algunos individuos con glucemia normal en ayunas tienen insulinorresistencia. La aplicación de los criterios del ATP III a los sujetos del NHANES mostró que la glucemia elevada en ayunas se encontró en aproximadamente el 10% de los sujetos con síndrome metabólico, por lo que utilizar la glucemia como valor diagnóstico de IR podría subestimar la presencia de esta entidad.

  • La medición de la resistencia a la insulina se puede realizar mediante diferentes métodos.

Clamp Euglucémico Hiperinsulinémico
Clamp Euglucémico Hiperinsulinémico
  • Permite medir in vivo el consumo periférico de glucosa ante el estímulo con insulina. Se basa en que la hiperinsulinemia inhibe completamente la producción hepática de glucosa, de forma tal que los valores hallados corresponderían a un mayor o menor consumo periférico.

  • Se infunde insulina cristalina endovenosa en una concentración de 300 mU/ml a una velocidad de 40 mU/min/m 2 . Cuatro minutos después de iniciada la insulina se comienza la infusión de glucosa al 20% a una velocidad de 2 mg/kg/min, incrementándola a los 10 minutos a 2,5 mg/kg/min.

  • Las glucemias se determinaran cada 5 minutos, ajustando la infusión de acuerdo a las diferencias halladas con respecto al valor basal. La prueba se lleva a cabo a lo largo de dos horas.

  • La infusión de glucosa necesaria para mantener la normoglucemia durante la última media hora representa la metabolización de la glucosa mediada por la insulina, y que será diferente acorde a la sensibilidad individual a la hormona. Este método es la prueba gold standard para medir la insulinorresistencia, pero la dificultad para implementarlo determina que se lo utilice únicamente con fines científicos, perdiendo utilidad en la práctica médica.

Glucemia e insulinemia durante la POTG
Glucemia e insulinemia durante la POTG
  • La determinación de insulinemia basal y a las dos horas de la sobrecarga con 75 mg de glucosa es una práctica de fácil realización que orienta al diagnóstico de hiperinsulinismo.

Glucemia e insulinemia durante la POTG  La determinación de insulinemia basal y a las dos
  • Valores de insulinemia de ayunas > 15 μU/ml , con glucemias en ayunas < 110 mg/dl, o valores de insulinemia a las dos horas superiores a 100 μU/ml con glucemias normales o aumentadas orientan a pensar en IR ( Se utiliza principalmente en SOP)

HOMA (Homeostatic Model Assesment)
HOMA (Homeostatic Model Assesment)
  • Es un sistema validado con el clamp euglucémico-hiperinsulinémico. Para su correcta determinación deben realizarse tres extracciones de sangre con 5 minutos de diferencia entre cada una y medir glucemia e insulinemia. El motivo por el cual las extracciones debieran ser tres, se relaciona a la pulsatilidad de la secreción de insulina que podría determinar que la concentración de insulina de una sola determinación pudiera corresponder al pico o al valle de la secreción, de manera que el resultado y su interpretación pudieran ser inadecuados. Al realizar tres determinaciones, se utiliza el promedio de las mismas.

Glucemia e insulinemia durante la POTG  La determinación de insulinemia basal y a las dos

Los valores normales del HOMA oscilan alrededor de 1 y los sujetos insulinorresistentes exhiben valores mayores

de 2,6 (o 2,4)

linear regression analyses of these data indicate that among the nondiabetic adult population, an FPG of

linear regression analyses of these data indicate that among the

nondiabetic adult population, an FPG of 110 mg/dl corresponds to an A1C of 5.6%, while an FPG of 100 mg/dl corresponds to an A1C of

5.4%.

Individuals with an A1C of 5.76.4% should be informed of their increased risk for diabetes as well as cardiovascular disease and counseled about effective strategies,

such as weight loss and physical

activity, to lower their risks

linear regression analyses of these data indicate that among the nondiabetic adult population, an FPG of

Pre-DIABETES

OBESIDAD
OBESIDAD

Existe una fuerte asociación entre la obesidad y los desórdenes metabólicos que acompañan a la insulinorresistencia, estimándose per-se, que la

obesidad contribuye al 50 % de la varianza de insulinosensibilidad en la

población general.

OBESIDAD Existe una fuerte asociación entre la obesidad y los desórdenes metabólicos que acompañan a la

IMC: medida más utilizada y con mayor evidencia sobre su relación con eventos adversos en salud.

IMC= PESO (kg)

2

TALLA

(m)

OBESIDAD Existe una fuerte asociación entre la obesidad y los desórdenes metabólicos que acompañan a la
OBESIDAD CENTRAL
OBESIDAD CENTRAL

En los últimos años, se le ha dado mucha importancia a la distribución del tejido adiposo, más que a su volumen per se. Existe buena evidencia que asocia la obesidad central o superior al riesgo cardiovascular y metabólico, por su alta relación con grasa perivisceral. La grasa intra- abdominal o visceral es un factor de riesgo independiente de RI, intolerancia a la glucosa, dislipidemia e hipertensión, todos criterios del SM.

El perímetro abdominal (PA) y la relación cintura/cadera evalúa la adiposidad central. Se recomienda utilizar el PA

Existe controversia sobre el valor adicional del PA sobre el IMC. En la población del NHANES se encontró un índice de correlación r=0.9 entre el IMC y el PA. Pero se cuestiona la falta de estandarización de la medición del PA.

DISLIPIDEMIA
DISLIPIDEMIA

La dislipidemia del SM es otra importante característica, que se incluye en todos los criterios planteados hasta el momento. Se considera que la dislipidemia asociada con el SM es altamente aterogénica.

Se caracteriza por:

1. Hipertrigliceridemia: TG >150 mg/dl

  • 2. Colesterol de alta densidad disminuido:

    • a. H: HDL <40 mg/dl

    • b. M: HDL <50 mg/dl

  • 3. Lipoproteínas de baja densidad (LDL)

  • pequeñas y densas

    • 4. Aumento de ácidos grasos libres en

    plasma

    • 5. Aumento de apolipoproteína B

    Relación TG/HDL >3 están altamente correlacionados con RI

    Las dos primeras alteraciones se evalúan de rutina en la práctica clínica,

    pero las otras no, y no se incluyen en los criterios de las diferentes

    organizaciones; pero, diversos estudios demuestran su relación con el SM y la ECV. El HDL bajo y los triglicéridos elevados son predictores independientes de riesgo cardiovascular en pacientes con SM.

    HTA
    HTA

    El exceso de insulina producto de la insulinorresistencia incrementa la actividad del sistema nervioso simpático, aumenta la retención de sodio por el riñón y la expresión del sistema renina angiotensina aldosterona a nivel tisular, lo que incrementa la insulinoresistencia en el músculo esquelético y en el tejido adiposo

    Desde el ATP III, se tiene como criterio una TA >130/85 mm Hg. Aunque este

    nivel puede parecer arbitrario, surge de creciente evidencia, que demuestra riesgo cardiovascular desde niveles de TA menores que las requeridas para diagnosticar hipertensión arterial (HTA). El riesgo de ECV comienza desde la TA de 115/75 mm Hg, y con cada incremento de 20 mm Hg en la presión sistólica o 10 mm Hg en la presión diastólica, se duplica el riesgo

    cardiovascular.

    HTA El exceso de insulina producto de la insulinorresistencia incrementa la actividad del sistema nervioso simpático,
    Trombogénesis . El SM se asocia con un estado protrombótico, aumento del fibrinógeno y el inhibidor

    Trombogénesis. El SM se asocia con un estado protrombótico, aumento del fibrinógeno y el inhibidor del activador del plasminógeno (PAI-

    1). El PAI 1 es un marcador de fibrinolisis alterada y aterotrombosis. El

    aumento del PAI-1 se ha demostrado en pacientes en enfermedad coronaria y accidentes cerebro-vasculares.

    Trombogénesis . El SM se asocia con un estado protrombótico, aumento del fibrinógeno y el inhibidor

    Inflamación. Se sabe que el SM es un factor de riesgo para ECV, y por tanto para aterosclerosis, que se asocia con marcadores de inflamación.

    Varios estudios demuestran una asociación entre el SM y/o la RI y el aumento de la PCR. Existe un incremento lineal de la misma, a medida que aumentan los desórdenes metabólicos. Las guías de la American Heart Association (AHA) y el Center for Disease Control (CDC) recomiendan a los médicos la medición del hsCPR, además del perfil lipídico en los individuos con riesgo moderado (riesgo de Framingham 10%-20%) para ECV, y los clasifica según el resultado de la hsCPR: <1 mg/dl (riesgo bajo), 1-3 mg/dl (riesgo moderado), y >3 mg/dl (riesgo alto).

    Otros componentes o disparadores del Síndrome Metabólico
    Otros componentes o disparadores del Síndrome Metabólico
    Otros componentes o disparadores del Síndrome Metabólico Acido úrico . Dentro del estudio ARIC, se halló

    Acido úrico. Dentro del estudio ARIC, se halló que la hiperuricemia (>6.4 mg/dl) se asociaba positivamente con hiperinsulinemia y SM.

    En el NANHES I, concluyeron que los niveles elevados de acido úrico se

    asocian específica y significativamente con mortalidad cardiovascular.

    Otros componentes o disparadores del Síndrome Metabólico Acido úrico . Dentro del estudio ARIC, se halló
    Otros componentes o disparadores del Síndrome Metabólico Acido úrico . Dentro del estudio ARIC, se halló

    Estrés. El conocimiento popular asocia el estrés con el riesgo cardiovascular, pero comparado con otros factores de riesgo, es difícil de medir objetivamente. En un estudio prospectivo de cohortes con más de 10,000 personas, se encontró

    relación entre el nivel de estrés laboral y la presencia del SM, independiente de

    otros factores de riesgo

    Otros componentes o disparadores del Síndrome Metabólico Acido úrico . Dentro del estudio ARIC, se halló

    Cigarrillo. También en el estudio ARIC, donde se analizaron factores que predisponían a hiperinsulinemia, se encontró que el tabaquismo se asociaba positivamente con hiperinsulinemia y SM futuro.

    Sedentarismo : No existe evidencia suficiente que respalde al sedentarismo como factor de riesgo independiente, pero

    Sedentarismo: No existe evidencia suficiente que respalde al sedentarismo

    como factor de riesgo independiente, pero favorece la aparición de otros factores de riesgo claros como la obesidad. Se ha demostrado que CEV que incluyan actividad física regular reducen el riesgo de progresión de IOG hacia la DBT2 en más del 50% de los pacientes. Quizá por modificaciones de factores de

    riesgo cardiovascular, incremento de HDL, descenso de la Colesterolemia total,

    trigliceridemia y presión arterial, además de disminución de peso (sobre todo la

    rápida disminución de la grasa abdominal) mejora notablemente la insulino sensibilidad.

    Sedentarismo : No existe evidencia suficiente que respalde al sedentarismo como factor de riesgo independiente, pero

    Síndrome de ovario poliquístico. Se asocia con RI y riesgo

    cardiovascular y metabólico, y tiene características similares al SM

    Sedentarismo : No existe evidencia suficiente que respalde al sedentarismo como factor de riesgo independiente, pero

    Edad. Es claro que la incidencia de SM aumenta con la edad, al igual que el riesgo cardiovascular. Pero es importante destacar la presencia creciente de SM en adolescentes y adultos jóvenes.

    Sedentarismo : No existe evidencia suficiente que respalde al sedentarismo como factor de riesgo independiente, pero

    Microalbuminuria. es un factor de riesgo cardiovascular independiente y se incluye en los criterios del ATP III

    Síndrome de apnea del sueño . 5 o más episodios por hora (cese de la ventilación

    Síndrome de apnea del sueño. 5 o más episodios por hora

    (cese de la ventilación por 10”). En los individuos portadores del

    síndrome de apnea del sueño, coexisten factores de riesgo cardiovascular, en especial aquellos íntimamente ligados al Síndrome Metabólico, como obesidad abdominal, dislipemia, hipertensión arterial, glucointolerancia e insulinorresistencia. En estos individuos se

    ha comprobado una anormal actividad simpática nocturna que se vincula estrechamente a los factores anteriormente descriptos, en especial a la HTA. Se ha demostrado también que los cambios hipóxicos e hipercápnicos que padecen, producen estimulación

    adrenal y generan aumento de la secreción de leptina, endotelina,

    radicales libres que entorpecen la actividad del óxido nítrico, produciendo: disfunción del endotelio, aumento de la agregación plaquetaria y del nivel de PAI 1.

    Evaluación del paciente
    Evaluación del paciente
    Interrogatorio
    Interrogatorio

    Antecedentes familiares y personales (especialmente los relacionados con la morbi-mortalidad CV y FR). Hábitos relacionados con el estilo de vida (dieta, actividad física y consumo de tóxicos como el tabaco o el alcohol). Consumo de fármacos. Síntomas relacionados con la arteriosclerosis

    Evaluación del paciente Interrogatorio • Antecedentes familiares y personales (especialmente los relacionados con la morbi-mortalidad CV

    Exámen físico: TA, BMI, perímetro abdominal, acantosis nigricans, auscultación cardiaca y de vasos de cuello, pulsos.

    Evaluación del paciente Interrogatorio • Antecedentes familiares y personales (especialmente los relacionados con la morbi-mortalidad CV

    Estudios complementarios: Hemograma. Bioquímica general:

    glucemia, creatinina, ácido úrico, transaminasas, TSH. Perfil lipídico completo (colesterol total, HDL, LDL y triglicéridos). Hemoglobina glicosilada. Orina completa y microalbuminuria.

    Electrocardiograma (anualmente en diabéticos e hipertensos con ECG previo

    patológico; bianualmente en hipertensos con ECG previos normales). Otras destinadas a descartar causas secundarias de HTA, obesidad, hipercolesterolemia y DBT.

    TRATAMIENTO
    TRATAMIENTO

    EL TRATAMIENTO DEL SINDROME METABOLICO ES UNA OPORTUNIDAD PARA PREVENIR COMPLICACIONES PREDECIBLES:

    • DIABETES TIPO 2

    • EVENTOS CARDIOVASCULARES

    El tratamiento del síndrome metabólico debe orientarse a mejorar la resistencia a la insulina y al

    control integral de las patologías asociadas que se

    relacionan a un mayor riesgo cardiovascular

    Tratamiento de la resistencia a la Insulina.
    Tratamiento de la resistencia a la Insulina.

    Está muy relacionado con la prevención y tratamiento de la obesidad, promoviendo estilos de vida saludables que se traducen en una alimentación apropiada y estímulo a la actividad física.

    Al respecto hay dos estudios (Finnish Diabetes Prevention Trial y el Diabetes Prevention Program 2 DPP 2-) que demostraron que una intervención de dieta y ejercicios en individuos intolerantes a la glucosa reducen la

    progresión a la diabetes en un 60%.

    El tratamiento de la obesidad con medidas no farmacológicas y farmacológicas, incluyendo la cirugía bariátrica en obesos severos, mejora la sensibilidad a la

    insulina y el control de las co-morbilidades que la acompañan.

    Lograr un gasto de 700 kcal mínimo por semana

    Lograr un gasto de 700 kcal mínimo por semana 30-60 minutos 5 o mas días a

    30-60 minutos 5 o mas días a la semana

    La duración es más importante que la intensidad

    OBESIDAD El tratamiento farmacológico está indicado en los siguientes casos:

    IMC ≥ 30.

    IMC ≥ 27 con comorbilidades o factores de riesgo cardiovascular

    asociados.

    Sibutramina

    Actúa a nivel central (hipotálamo) bloqueando la recaptación de serotonina y noradrenalina, produce un efecto anorexígeno que induce una pérdida de peso por reducción global de la ingesta. Tras la revisión del estudio SCOUT (Sibutramine Cardiovascular OUTcome trial) el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) de la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA) ha concluido que,

    el balance beneficio-riesgo de sibutramina es desfavorable, por lo

    que se suspende su comercialización. Los resultados mostraron un incremento del riesgo cardiovascular de sibutramina en comparación con placebo en la variable principal (infarto de miocardio, ictus, y muerte

    de origen cardiovascular) con un incremento de riesgo del 16% a expensas de un aumento de la incidencia de infarto de miocardio e ictus no mortales.

    Orlistat

    El orlistat actúa localmente en el intestino delgado sobre la lipasa pancreática e inhibe de forma selectiva la absorción de grasa alimentaria, induciendo así una pérdida de peso por disminución de la grasa corporal, reduciendo y movilizando los depósitos de grasa (especialmente la grasa visceral).

    Los efectos secundarios que se observan con mayor frecuencia se relacionan con el sistema gastrointestinal, en especial cuando no se siguen correctamente las prescripciones dietéticas en el sentido de reducir el aporte de grasa de la dieta hasta un máximo del 30%. Así son frecuentes las diarreas, heces oleosas, flatulencias, urgencia fecal, dolor abdominal, etc.

    Dosis: Cápsulas de 120 mg que deben ingerirse tres veces al día con las principales comidas del día.

    Tiazolidinedionas o glitazonas
    Tiazolidinedionas o glitazonas

    Las glitazonas son ligandos del PPARy (receptor activado de proliferación de peroxisomas). Al formarse un complejo triple que incluye la tiazolidindiona, el PPAR y el receptor del acido retinoico, las acciones de la insulina se potencian aumentando el transporte celular de glucosa. Las acciones de las glitazonas son mútiples, debido a la amplia ubicuidad de estos receptores.

    • Aumentan la expresión de los transportadores de glucosa (GLUT 4).

    • Restablecen la entrada de glucosa a la célula.

    • Disminuyen los valores de glucemia.

    • Aumentan la captación de glucosa por el músculo esquelético.

    • Disminuyen la producción hepática de glucosa.

    • Estimulan la captación de glucosa por los adipocitos.

    EA: aumento de peso, y retención de líquido, edemas leves o moderados que mejoran con diuréticos. Como consecuencia de sus efectos sobre la insulinorresistencia, este tipo de fármaco no actúan solo sobre la respuesta glucidica, sino también disminuyendo los trigliceridos, aumentando el HDL, disminuyen las partículas pequeñas y densas del LDL, disminuyen el PAI-1, disminuyen la grasa visceral, moderan los valores de TA, reducen la microalbuminuria, y mejora la función endotelial.

    Biguanidas  Metformina
    Biguanidas  Metformina

    La principal acción de la metformina se produce sobre el hígado, por freno de la producción hepática de glucosa nocturna (inhibición de la neoglucogenesis y de la glucogenolisis), actúa más sobre la glucemia en ayunas que sobre la glucemia postprandial.

    • Incrementan el número y la afinidad de los receptores musculares y hepáticos de la insulina.

    • Incrementa la glucolisis anaerobia.

    • Aumenta la actividad de la tirosinaquinasa del receptor insulínico.

    • Estimula el transporte de glucosa y la síntesis de glucógeno.

    • Reduce la neoglucogénesis y la glucogenolisis hepática.

    • Disminuye la oxidación lipidica y los niveles plasmaticos de Acidos grasos libres.

    • Disminuye la absorción gástrica y duodenal de glucosa.

    La metformina presenta además un moderado efecto anorexígeno. Disminuye los ácidos grasos libres circulantes, reduciendo la lipotoxicidad que deteriora la secreción de insulina de la célula beta. También actúa reduciendo los triglicéridos, el colesterol LDL, la lipemia postprandial, y aumentando el colesterol HDL. Otras acciones demostradas como la reducción del inhibidor del activador del plasminógeno (PAI-1) y la reducción de la PCR hacen de este grupo de fármacos un interesante prospecto para el tratamiento de la DM2 con síndrome metabólico.

    Se las puede utilizar como único fármaco o asociadas a otros, obteniendo una potenciación de sus efectos al combinar diferentes

    mecanismos de acción.

    Lo interesante de estas drogas es que ofrecen un valor agregado al tratamiento de la hiperglucemia, que es la de actuar sobre el síndrome metabólico.

    Many Americans Have Pre-Diabetes and

    Should Be Considered for Metformin Therapy

    Because progression from pre-diabetes can be

    prevented or delayed by lifestyle change and/or

    medication, the American Diabetes Association (ADA) has issued a consensus statement recommending early identification and preventive treatment in high-risk individuals.

    The panel statement recommends that individuals with both IFG and IGT and one additional risk factor (age

    >60 years, BMI ≥35 kg/m2, family history of diabetes in

    first-degree relative, elevated triglycerides, reduced HDL cholesterol, or A1C >6.0%) should be considered for treatment with metformin, in addition to lifestyle modification, which includes weight loss and physical activity.

    Diabetes Care January 2010

    HIPERTENSIÓN ARTERIAL

    La TA debería ser de < de 125/75.

    Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina han demostrado en varios estudios tener efectos benéficos sobre la

    insulinosensibilidad en hipertensos no diabéticos.

    Los ARA II, en general, tienen efectos neutros o ligeramente beneficiosos en la insulinosensibilidad.

    HIPERTENSIÓN ARTERIAL La TA debería ser de < de 125/75. Los inhibidores de la enzima convertidora

    DISLIPDEMIA

    Las estatinas han demostrado reducción de eventos cardiovasculares en los pacientes diabéticos.

    Acido fíbrico como gemfibrozil, bezafibrato o fenofibrato han demostrado mejorar y aún revertir la dislipidemia que acompaña al SM.

    La Niacina había sido relativamente contraindicada en pacientes diabéticos por alterar el control glucémico y disminuir la sensibilidad insulínica. En general hay cierto grado de respuesta hiperglucémica a la niacina posiblemente vinculado al exceso de ácidos grasos libres circulantes que genera lo que reduce la captación de glucosa mediada por insulina y aumenta la secreción de glucosa por el hígado. En sujetos no diabéticos este efecto es mínimo y no produce significativa hiperglucemia.

    Los principales efectos de esta droga son sobre el perfil lipídico que

    caracteriza al SM, disminuyendo sensiblemente el nivel de triglicéridos (VLDL) y modificando el patrón de LDL haciéndolo menos aterogénico. Además incrementa los niveles de HDL, especialmente HDL 2, y disminuye la cantidad de Lpa.

    Gracias…
    Gracias…