Sie sind auf Seite 1von 17

Bibliología

Hebreos 1:1-2
La Biblia tuvo su proceso de creación,
los libros de la Biblia se escribieron en
un período de 1500 años en distintos
países, culturas, momentos históricos,
con autores de diferentes culturas,
niveles educativos, idiomas y periodos
históricos muy diversos. Pero el
milagro de la Biblia está en que todos
los autores de los libros de los textos
bíblicos fueron inspirados por Dios.
Revelación e inspiración son dos
conceptos que se relacionan.
La revelación es la actividad por la
cual Dios se da a conocer y declara su
propósito al ser humano. Es origen de
la verdad recibida.
La inspiración tiene que ver con el
método de recibir, interpretar y
registrar la verdad revelada por Dios.
La Biblia tiene un origen divino y
humano como la revelación
corporizada de Dios.
La inspiración es la actividad divina
por la cual el Espíritu Santo guía las
mentes de los hombres seleccionados
y los transforma en órganos de Dios
para la comunicación de la revelación.
Revelación
La palabra revelación viene del griego
apokalupsis que significa
develamiento (Quitar el velo).
“Es la declaración que Dios, por Su
propia amorosa voluntad e iniciativa
comunicó verdades (fuera del alcance
humano) a los escritores de la Biblia,
para que estos las registraran en sus
escritos.
Veremos 2 tipos de Revelación:

Cuando se habla de la revelación


general, estamos hablando de la
manifestación de Dios a través de su
creación.
El apóstol Pablo hace referencia a esto
cuando les escribe a
los romanos (Ro. 1:20)
Dentro de la revelación especial o
también llamada específica, Los
métodos que Dios ha usado para
comunicarse con el hombre
directamente.
La revelación a través de los ángeles.
Dios mismo hablando a los hombres.
También tenemos las Teofanías “Ángel
de Jehová” ,sueños, visiones, milagros,
los profetas, Etc.…
Revelación Escrita.

La revelación escrita que también es


parte de la revelación especial, no es
otra cosa que su autorevelación.

“Para conocer a Dios según él se ha


revelado uno debe leer la Biblia y
rendirse a sus reclamos”.
Inspiración viene del griego
theopneustos y se traduce como
soplo. 2 Timoteo 3:16.
Este soplo es obra únicamente del
Espíritu Santo, cuando los autores
escribían el texto, el Espíritu Santo
estaba presente en sus vidas
dirigiéndolos, influenciando su
corazón, soplando a su mente y oído la
Palabra de Dios.
Inspiración natural
Los escritos bíblicos fueron inspirados
de la misma manera que los autores y
poetas en la literatura secular.
Inspiración dinámica
Dios les proporcionaba a los escritores
los pensamientos o conceptos que
quería que se comunicaran, y les
permitía a estos escritores humanos
una expresión total y natural”
Inspiración mecánica

La inspiración mecánica sostiene


que los escritores bíblicos fueron
simplemente utilizados, “las
escribieron como simples
secretarios. No de deja lugar para la
expresión de la personalidad”.
Inspiración Plenaria Verbal
“La inspiración es ‘plenaria’ en el
sentido de que ‘asegura que la
exactitud de la inspiración verbal, se
extiende a la totalidad de la Biblia, de
manera que esta es en todas sus partes
tanto infalible en cuanto a la verdad
como final en cuanto a su autoridad
divina”
La palabra canon viene del griego, al
través del latín, y significa literalmente
una vara recta, de donde viene regla
en sentido figurado.
Aparece primeramente en la literatura
patrística del siglo 4 A.D. El concilio de
Laodicea (363) habla ya de “libros
canónicos. Prisciliano (380) quien por
primera vez usa “canon” como
sinónimo de Biblia
El canon hebreo
“Los judíos denominan Tanak a su
canon, palabra formada de la
primera letra de las divisiones de su
Biblia: Torá (Ley), Nebiim (Profetas)
y Ketubim (Escritos).” “Este
consta de veinticuatro libros (en
algunos casos veintidós)
Después de la caída de Jerusalén un
cuerpo de maestros de la ley Los
rabinos de Yabneh estableció el
Canon. Con el templo destruido, no
quedaba más centro de la fe judía
que las Sagradas Escrituras. Se
decide fijarla, de una vez por todas,
cuáles debían ser éstas, mediante
un dictamen oficial e inapelable.
La formación del N.T. fue
relativamente breve. poco menos de
siglo y medio. No pueden precisarse
los criterios que sirvieron de base para
escoger entre el gran número de
libros que eran lectura popular en la
iglesia, se destacaron 27 que la iglesia
reconoció como de autoridad última
para la predicación, la enseñanza, el
culto y la apologética.
El sínodo de Roma (382), luego el de
Hipona (397), después el de Cartago
(397), declaran sucesivamente cerrado
el canon del Nuevo Testamento con los
27 libros. La regla 39 de este último
establece que “aparte de los escritos
canónicos (esos 27) nada puede leerse
en las iglesias bajo el nombre de
escrituras divinas”.