Sie sind auf Seite 1von 12

Hace muchos años en un lejano país, el diablo hizo

su aparición, traía una idea en la cabeza y trataba


de convencer a la gente. Quería hacer una
escuela, pero..... ¿Cómo sería esa escuela?
Entonces, se le ocurrió preguntarle a las madres de los
niños; cómo se comportaban sus hijos.
Ellas comenzaron a contestar con gran entusiasmo.
¡ Los niños aman la naturaleza!
¡ Ah ! entonces los meteremos a cuartos cerrados en donde
no vean ni siquiera el árbol de la esquina.
¿Qué más les gusta?
Les gusta comprobar que la actividad sirva para
algo.
Entonces haremos de tal manera las cosas, que sus
actividades no tengan ningún objeto dijo el diablo.
¡ Ah! Agrego otra señora, les gusta moverse,
brincar, saltar, correr.

Pues los obligaremos a estar quietos y


sentados, dijo el diablo
¡ Les encanta manejar objetos,
ensuciarse sus manos!

¡ Que sólo manejen ideas, únicamente ideas!


¡ Que no ocupen las manos trino el diablo!
Les gusta razonar, preguntar.....

¡ Que guarden silencio prohibido hablar!


Les gusta investigar, son curiosos....

Habrá que darles todo resuelto ¡ solo las verdades


hechas!
¡También les gusta reír, gritó alguien desde el fondo!

Bien, entonces inventaremos los castigos y los


regaños.
Y así se formo la escuela. De esta manera fue que los niños
se volvieron alumnos y aprendieron lo que jamás habrían
aprendido, con todo esto..... Aprendieron a :
Estarse quietos
No pensar
Disimular
Mentir
Callar
Ser pasivos
Serviciales y dóciles.