You are on page 1of 14

LA SAGRADA

FAMILIA
Gaudí
Columnas Park Güell

El Park Güell es la obra más


paisajista de Gaudí. El
arquitecto catalán siempre se
inspiraba en formas orgánicas
de la naturaleza. Si sumamos
que el modernismo supone un
canto, una oda a la naturaleza,
y tenemos en cuenta el
enclave geográfico en el que se
encuentra el parque, estamos
ante la adaptación
perfecta de una construcción
hecha por el hombre con el
entorno que le rodea.
Para la construcción tanto de los edificios, esculturas y caminos del
Park Güell se respetó totalmente la topografía de la montaña. Por
ejemplo, para los viaductos que discurren a lo largo del complejo,
no hizo desmontes. Consiguió adaptarlos al terreno y puso algún
muro de contención donde fue necesario. Estos muros y pilares que
sostienen los caminos, tienen forma de troncos y palmeras y están
hechos de piedra del mismo color que la tierra donde se
encuentran.
Aprovechó, también, el desnivel de 60 metros que tiene la montaña
para evocar un camino de elevación espiritual, de lo terrenal a lo
divino, que tuviera como cúspide una capilla. Esta finalmente no se
construyó. En su lugar se hizo un monumento al Calvario, del que
más adelante hablamos. La entrada al parque representa la entrada
al Paraíso, un lugar tranquilo donde reina la calma.
Todo el parque está integrado en la
naturaleza a excepción, curiosamente, de la
llamada Plaza de la Naturaleza. Una mitad se
erige sobre la sala inferior de las 100
columnas. Aunque hay que reconocer que la
otra parte de esta zona está bien adaptada al
entorno. De hecho, en un lado, hay un muro
excavado en la montaña que hace efecto de
anfiteatro sobre el que se encuentran unas
palmeras junto a muros imitando a estos
árboles. Aquí podrás encontrar unas cuevas
naturales aprovechadas como servicios.
Intervención de la naturaleza
PARA SABER MAS:

http://www.barcelonacheckin.com/es/r/guia_barcelona/articulos/todo-sobre-park-guell
Buhardillas Casa Milá
Gaudí realizó muchos encargos durante su trayectoria como arquitecto, y
algunos eran bastante normales, como por ejemplo levantar un edificio
residencial, cosa que ocurrió cuando el matrimonio Pere Milà i Camps y Roser
Segimon i Artells encargaron a Gaudí que construyera la Casa Milá,
o Pedrera como se la conoce popularmente.
Actualmente se puede visitar el edificio, aunque todavía haya familias viviendo
en él. La visita comienza en el patio interior, para subir en ascensor hasta los
tejados. Nunca pensé que unos tejados pudieran ser tan interesantes, y a parte
de que las chimeneas recuerdan a guerreros, lo que le valió el sobrenombre de
“campo de los guerreros”, hay unas vistas magníficas sobre el centro de
Barcelona, pudiendo ver incluso las torres de la Sagrada Familia a lo lejos.
Justo debajo del techo entramos en la buhardilla de la Pedrera. Aquí se tendía
la ropa a secar, estando los pequeños ventanucos perfectamente situados para
crear una corriente de aire continua y ofrecer una luz uniforme a toda la
buhardilla. Por mucho que parezca un caos, en la casa Milá está todo estudiado
al milímetro. En esta buhardilla encontramos el Espacio Gaudí, un pequeño
museo interactivo en el que vemos maquetas, bocetos y muebles de la Pedrera,
así como algunas explicaciones sobre porqué es tan especial la arquitectura
SABER MAS:

https://machbel.com/casa-mila-o-la-pedrera-el-concepto-de-residencia-de-gaudi/
FACHADA CASA BATLLÓ
Una fachada sorprendente
Casa Batlló es una apología de la
felicidad, un lienzo de inspiración
marina, un mundo onírico que evoca la
naturaleza y la fantasía.
Su fachada es la puerta de entrada a ese
universo simbólico, y contemplarla
inspira sentimientos que tienen de fondo
un continuo diálogo con la luz y el color.
Su espectacularidad no deja indiferente a
nadie y hace que los transeúntes se
detengan a mirarla a cualquier hora del
día.
Libertad y atrevimiento
Gaudí dotó a Casa Batlló de una fachada
original y llena de imaginación, actuando como
un pintor libre y feliz. Así creó una fachada
exuberante y marina, añadiendo esculturas
involuntarias, materiales reciclados y objetos
descontextualizados que convirtió en arte.
Destaca el efecto de una superficie ondulada
donde la piedra, el vidrio y la cerámica son los
protagonistas. Cuando la fachada recibe la
primera luz de la mañana, el brillo y los
destellos la dotan de vida y de un movimiento
armónico y equilibrado, como si fuera un
elemento vivo del paisaje urbano. Luz y color
se unen para invitarte a un viaje por el mar, la
belleza y la alegría
SABER MAS:

https://www.casabatllo.es/antoni-gaudi/casa-batllo/fachada/