Sie sind auf Seite 1von 9

La relación espiritual es mucho más preciada que la física.

La relación física sin la


espiritual es como el cuerpo sin alma.-Mahatma Gandhi
¿ALGUNA VEZ NOS HEMOS
PREGUNTADO QUIENES
SOMOS?¿QUIEN SOY?
Nuestro Yo espiritual seamos o no creyentes, la
espiritualidad que nos contiene, hace de
nosotros personas mejores. A mayor grado de
espiritualidad o conciencia, mayor impacto
benéfico aportamos al entorno inmediato, y por
resonancia, al gran entorno.

Nuestra parte del yo espiritual es la que nos


habla cuando logramos estar en calma. Es la
voz interna que nos sugiere dónde debemos
trabajar para resolver nuestros problemas o el
camino a seguir en cada momento. No es nada
que resida más allá de las nubes, con poderes
milagrosos para sacarnos de situaciones difíciles.
No es tampoco una varita mágica a agitar con
decretos o rituales. La espiritualidad es algo del
aquí, del ahora, una sabiduría con la que
conectar para que nos ayude en la corrección
de nuestros fallos y defectos.
FORTALEZA

• Lo más importante a realizar para


fortalecer la mencionada
espiritualidad, es un trabajo
disciplinado y auténtico con
nosotros mismos. Debemos ser
conscientes como primer paso,
de que somos los artífices y
creadores de gran parte de
nuestras realidades.
CONEXIÓN
• Para ello es primordial
podernos conectar
relacionados estrechamente
con esa realidad no material a
través de un trabajo interior
basado en el desarrollo de
nuestras virtudes. Esto es, las
cualidades con las que cada
uno nacemos, según nuestro
cometido particular.
IMPORTANCIA
• Si este importante trabajo nos lo
tomamos en serio, ampliándolo a la
inteligencia emocional, estaremos
hablando entonces de convertirnos
en personas fundamentalmente
valientes, altruistas y compasivas. La
expresión de esta analogía en el
mundo, es lo que más (por no decir lo
único) que ayudará como se
mencionó antes, en la construcción
de las sociedades más humanizadas.
VISIÓN
• Para establecer un contacto
cercando con los reinos
espirituales, necesitamos que
todo nuestro ser se dirija a
una misma meta. Para ello
será necesario fijar unas
pautas y de esta manera
alcanzar nuestro ser superior.
CUIDAR
• Es necesario cultivar nuestro
ser espiritual, así como tener
inquietud por conocer,
investigar otras realidades
que no nos han enseñado,
aprender y compartir.