Sie sind auf Seite 1von 8

TRATAMIENTOS DEL ACERO

INTEGRANTES:
SÁNCHEZ VALVERDE PIERRE LUIGI
¿QUÉ ES EL TRATAMIENTO DEL ACERO?

El tratamiento del acero es un


procesos que pueden ser térmicos,
superficiales o químicos.
El proceso de tratamiento del acero
no es más que la adición de algunas
propiedades al acero, el cual es
tratado para resistir a ciertas
características físicas o atmosférica o
simplemente para mejorar el tipo de
acero que se usa, así como el acero
estructural, el cual se va mejorando
día a día con diferentes tipos de
tratamiento.
Tipos de tratamiento
Tratamientos superficiales

El principal inconveniente que presenta el acero como material de trabajo es su tendencia a


oxidarse cuando entra en contacto con la atmósfera o con el agua. Por ello normalmente el acero
ha de ser sometido a tratamientos superficiales que combatan esta carencia.

En esencia lo que hacen todos ellos es cubrir la pieza con una capa de material que o bien no se
oxida o ya está oxidado pero no permite que la corrosión pase a capas interiores. Los
tratamientos superficiales más habituales son:
•Cromado
•Galvanizado
•Niquelado
•Pavonado
•Pintura
•Niquelado: similar al cromado.
•Cromado: recubrimiento embellecedor
superficial para proteger de la oxidación.

•Pavonado: tratamiento superficial que se da a piezas pequeñas


de acero, como la tortillería, consiste en aplicar una capa
superficial superficial de magnetita, óxido ferroso-diférrico, con
•Galvanizado: recubrimiento superficial con
el que se cubren las piezas y se evita su corrosión.
zinc que se da al acero.

•Pintura: recubrimiento protector, usado en estructuras,


automóviles, barcos.
Tratamientos térmicos
Mediante estos procesos se consigue modificar muy significativamente las
propiedades mecánicas como dureza, tenacidad y resistencia mecánica del
acero. En estos procesos no hay ninguna aportación de elementos
químicos nuevos al material base.
Consisten en calentar el material a tratar hasta una temperatura inferior a
la de fusión y mantenerlo en ella el tiempo suficiente como para que a lo
largo de toda la pieza se alcance la misma temperatura, con el fin de
homogeneizar el tamaño del grano, o para modificar los
microconstituyentes del material. Posteriormente el material puede ser
enfriado a diferentes velocidades, según el tipo tratamiento que se quiera
realizar. Para conseguir distintas velocidades de enfriamiento, se somete al
material a un baño en agua o aceite, en calma o con agitadores, o se deja a
la pieza en el interior del horno apagado a que se vaya enfriando.
Hay distintos tipos de tratamientos térmicos que se aplican al acero:
Temple, revenido, recocido y normalizado, con ellos se consigue mejora la
resistencia a la tracción, disminuir la acritud, elevar la tensión de rotura, y
eliminar las tensiones internas.
Tratamientos termoquímicos
En ocasiones se demandan materiales que tengan propiedades contradictorias como es por ejemplo que
presenten elevada resiliencia y dureza (cigüeñales, pistones, levas,…), para ello se trata de que el alma de las
piezas absorba los impactos y que la zona superficial sea la que acometa la dureza.

En estos casos se modifica superficialmente la composición de los materiales sin que afecte a su composición
interna, sometiéndoles a tratamientos termoquímicos. Estos se llevan a cabo en recipientes herméticos,
elevando la temperatura por debajo de la de fusión y en presencia de algún elemento que se difunda hacia el
interior del material base de la pieza a tratar, dependiendo de cual sea este material se distinguen los siguientes
tratamientos:
•Cementación con carbono: La cementación tiene por •Sulfinización: se eleva a temperatura hasta 600ºC y
objeto endurecer la superficie de una pieza sin modificar se somete a la pieza a tratar a un baño de sales ricas
su núcleo, originando una pieza formada por dos en azufre, combinándose este elemento
materiales: la del núcleo de acero y la parte de la superficialmente con la pieza a tratar obteniéndose
superficie. Consiste en recubrir las partes a cementar de una extraordinaria dureza superficial.
una materia rica en carbono, llamada cementante, y
someter la pieza durante varias horas a altas temperaturas
(típicamente, 900 °C).

•Nitruración con nitrógeno: se alcanzan temperaturas


alrededor de los 500ºC y en el seno de una atmósfera de
•Cianuración: en este tratamiento se alcanzan amoniaco (NH3), los átomos de nitrógeno se asocian
temperaturas del orden de 850ºC y los elementos que se con elementos constituyentes de la aleación como el
difunden son: cianuro sódico, cloro y carbonato sódico. cromo constituyéndose compuestos extraordinariamente
duros.