You are on page 1of 27

Pediatría 1

Yerim Mazariegos
• La diarrea crónica se define como un volumen
de heces mayor de 10 g/kg/día en lactantes/
niños pequeños y mayor de 200 g/día en niños
mayores con una duración ≥14 días.
• FISIOPATOLOGÍA

• Los mecanismos de la diarrea suelen dividirse en


secretores y osmóticos
• . Además, pueden contribuir trastornos
• inflamatorios y de la motilidad.
• La diarrea secretora se caracteriza por flujos activos
de agua y electrólitos hacia la luz intestinal, que son
secundarios a la inhibición de la absorción neutra de
NaCl en los enterocitos de las microvellosidades
La diarrea osmótica se debe a la presencia de nutrientes no
absorbidos en la luz intestinal, debido a uno o más de los
siguientes mecanismos:
1) lesión intestinal
2) reducción de la superficie de absorción funcional
3) déficit de una enzima digestiva
4) disminución del tiempo de tránsito intestinal
5) sobrecarga de nutrientes que supera la capacidad digestiva
• ETIOLOGÍA
• Las infecciones entéricas son la causa más frecuente con gran
diferencia de diarrea crónica en los países en vías de
desarrollo e industrializados.
Clostridium difficile o citomegalovirus actúan
como patógenos oportunistas en pacientes oncológicos y en
pacientes con enfermedades intestinales inflamatorias.

• Cryptosporidium puede inducir una diarrea prolongada grave


en pacientes con SIDA
• En los ninos mayores y adolescentes, las enfermedades
intestinales inflamatorias, incluida la enfermedad de Crohn,
la colitis ulcerosa y la enfermedad intestinal inflamatoria
indeterminada, son causas destacadas de diarrea crónica, que
a menudo se asocian a dolor abdominal,elevación de
marcadores inflamatorios y aumento de las concentracionesde
calprotectina o lactoferrina
La diarrea crónica puede ser una manifestación de una mala
digestión debida a trastornos pancreáticos exocrinos.
En la mayoría de los pacientes con fibrosis quística, la
insuficiencia pancreática provoca malabsorción de grasas
(esteatorrea) y proteínas.
• La diarrea puede ser el resultado de una ingesta excesiva de
líquidos e hidratos de carbono. Si la ingesta de líquidos del
niño es mayor de 150 ml/kg/24 h, dicha ingesta debería
reducirse a no más de 90 ml/kg/24 h.
• La etiología más grave engloba varias afecciones
heterogéneas congénitas que constituyen el síndrome de
diarrea refractaria, que suele deberse a un defecto
permanente de la estructura o función del intestino, cuya
consecuencia es un fracaso intestinal progresivo y a menudo
irreversible.
• Los defectos estructurales de los enterocitos se deben a
anomalías moleculares específicas que causan una diarrea
grave de inicio precoz.
• trastornos de motilidad intestinal están el desarrollo y la
función anormales del sistema nervioso entérico, como la
enfermedad de Hirschprung y la seudoobstrucción intestinal
idiopática crónica (que abarca a las formas neurógena y
miógena)

• Los trastornos de la motilidad se asocian con estrenimiento o


diarrea, o con ambos, pero el primero suele dominar el cuadro
clínico.
• El síndrome del intestino corto (v. cap. 338.7) es la etiología
individual más frecuente de diarrea y fracaso intestinal.

• La causa más frecuente de intestino corto es la enterocolitis


necrosante.
• La hipersensibilidad a múltiples proteínas alimentarias se
considera una causa de síndrome de diarrea prolongada.
• Parece que es consecuencia de una reacción contra proteínas
específicas contenidas en los alimentos. La diarrea suele
resolverse con el ayuno o cuando se instaura una fórmula
basada en aminoácidos
• Los antecedentes familiares y personales pueden proporcionar
indicaciones útiles que sugieran una etiología congénita,
alérgica o inflamatoria. Los antecedentes de polihidramnios son
compatibles con una diarrea congénita de cloruro o de sodio o,
por el contrario, con la fibrosis quística.
• La exploración física inicial debería incluir una evaluación
general y del estado nutricional. La deshidratación, el marasmo
o el kwashiorkor requieren unas intervenciones de soporte
precoces para estabilizar al paciente. La evaluación nutricional
debería comenzar con la evaluación de las curvas de peso y
altura
• La búsqueda de la etiología puede basarse en las causas
relevantes de diarrea para la edad del niño. La diarrea
mantenida con el ayuno o las concentraciones fecales de
electrólitos discriminan entre la diarrea secretora y la osmótica.
Los síntomas asociados y determinadas pruebas aportan pistas
diagnósticas de importancia.
• Los estudios microbiológicos de las muestras de heces deberían
incluir una lista exhaustiva de bacterias, virus y protozoos.

• valoración de una posible inflamación intestinal midiendo la


calprotectina y la lactoferrina fecal, así como pruebas
serológicas para enfermedad celíaca.

• Biopsia mucosa
• Las anomalías de la función de digestión-absorción sugieren
una afectación del intestino delgado, mientras que la
inflamación intestinal,como se demuestra por el incremento de
calprotectina y de óxido nítrico rectal, sugiere colitis.

• La histología es esencial para establecer el grado de


afectación de la mucosa, observando cambios en las células
epiteliales o identificando microorganismos intracelulares
específicos, como citomegalovirus,o la presencia de parásitos.
• Medidas generales de soporte, rehabilitación nutricional, dieta
de eliminación y fármacos. El tratamiento farmacológico
consiste en medicaciones para etiologías específicas, así como
intervenciones destinadas a contrarrestar:
• la secreción de líquidos y/o estimular la restauración del
epitelio intestinal alterado. Debido a que el fallecimiento se
debe en la mayoría de los
• casos a deshidratación, la reposición de las pérdidas
hidroelectrolíticas es la intervención precoz fundamental.
• La diarrea funcional en los ninos puede beneficiarse de una
dieta basada en el principio de 4F (disminución de fructosa y
fluidos, aumento de grasa [fat] y fibra)

• El tratamiento farmacológico consiste en antibióticos, supresión


inmunitaria y medicamentos que pueden inhibir la pérdida de
líquido y favorecer el crecimiento celular
• DIARREA AGUDA Y REHIDRATACIÓN ORAL
• La deshidratación ligera o moderada por diarrea de cualquier
causa puede tratarse eficazmente, utilizando una simple solución
oral de glucosa y electrólitos.
• Se deben administrar 50 ml/kg de solución de rehidratación oral
(SRO) en 4 horas a pacientes con deshidratación leve y 100 ml/kg
en 4 horas a los que presenten deshidratación moderada
• La composición de las sales de rehidratación oral ha pasado por
extensas
• evaluaciones clínicas y pruebas de estabilidad. La farmacocinética y
los valores
• terapéuticos de las sustancias son las siguientes 6
• − La glucosa facilita la absorción de sodio (y por lo tanto el agua)
sobre una base
• molar 1:1 en el intestino delgado;
• − El sodio y el potasio es necesario para reemplazar las pérdidas
de estos iones
• esenciales durante la diarrea (y vómitos).
• − El Citrato corrige la acidosis que se produce como consecuencia de
la diarrea y
• la deshidratación.