Sie sind auf Seite 1von 14

 Ética organizacional y otros campos del

saber
 Cuando se habla del comportamiento
organizativo, los especialistas entienden que
estamos ante una disciplina científica que
“investiga el impacto de individuos, grupos y
estructuras de la conducta dentro de las
organizaciones, con la finalidad de aplicar
estos conocimientos a la mejora de la
eficacia de tales organizaciones
 En el caso de la ética organizacional, el objeto
material es también la conducta humana, pero el
objeto formal, es el estudio de esa conducta en
cuanto buena o mala para el individuo, y el
grupo y la sociedad. Aspectos que están
completamente relacionados, pero cuya
racionalización es distinta.
 La racionalidad ética juzga acerca de lo que
conviene hacer o no hacer, para la contribución
del propio bien y de la organización, en orden a
la mejoría de la calidad humana, del desarrollo
de las potencialidades de cada uno de los negros
de la organización y de la contribución de esta al
bien común.
 Una organización puede ser eficaz o
eficiente, y estar contribuyendo a que sus
miembros sean mejores personas, por el
contrario, puede estar deshumanizandolas si
exige que actúen más llevándolas a la
necesidad de engañar, de cometer injusticias
certeras en el mismo sentido, conviene
distinguir dos campos del saber que están
estrechamente relacionados como son la
ética y la psicología ya que ambas estudian
los actos humanos así como sus facultades
hábitos sentimientos y tendencias.
 Las leyes de la psicología del crimen,
explican y predicen comportamientos sin
entrar en su conveniencia ética. Ambas
racionalidades no están desvinculadas por
otro lado la ética presupone necesita de los
conocimientos científicos que la psicología le
proporciona, pero su enfoque es distinto. Los
trastornos psicológicos afectan sin duda a la
valoración ética de las dimensiones humanas
 La ética y la sociología: la ética en su
dimensión social coincide con la sociología en
su objeto normal. Sin embargo mientras que
la sociología describe, clasifica y media los
hechos sociales a través de métodos
empíricos, ayudando a una mejor
comprensión de los mismos
 La sociología como como la psicología, es
necesaria y ambas constituyen aspectos
complementarios para la ética.
 La ética y la legalidad son también dimensiones
distintas han que en este caso existe entre ellas
una relación muy especial.
 La ética en las organizaciones: construyendo
confianza.
 La ética aplicada al ámbito organizativo, hace
referencia la calidad humana, a la excelencia de
las personas y de sus acciones en el marco de su
trabajo las organizaciones
 Al hablar de calidad humana de las personas que
trabajan en una organización, es hablar de
respeto hacia los demás de cualidades como la
flexibilidad, sinceridad y transparencia orden,
optimismo, lealtad o generosidad.
 Uno de los efectos muy importantes que
producen los comportamientos éticos es
precisamente la construcción de la confianza.
 Si nos centramos en la confianza en las
relaciones verticales, entre directivos y
subordinados, cuando existe calidad humana en
el comportamiento de quienes dirigen, se
produce un tipo de confianza que potencia el
liderazgo de quien manda. Si el jefe cumple su
palabra, se comunica los criterios con los que
toma decisiones, se delega la responsabilidad en
quien debe y puede asumirlas entonces los
subordinados
 Trabajo profesional: es aquella actividad de
carácter más o menos público o privado, que
supone una aportación positiva a la sociedad, y
que constituye de ordinario una fuente de
ingresos para quien la práctica.
 Código ético del trabajo, se define como
aquellas reglas universalmente aceptadas, que
orientan la moralidad de su ejercicio.
 La dimensión ética del trabajo, junto con la
científico técnica, son las que lo convierten en
ocasión de desarrollo personal, en un lugar para
la realización propia. Olvidar la dimensión ética
acarrearía consecuencias desastrosas
 Trabajó éticamente bueno es aquel que permite el
desarrollo humano de quien lo realiza, por
contribuir a su propio bien y al de los demás. El
trabajo es un bien en la medida en que es ocasión
para la mejora personal e inseparablemente como
ya se ha dicho, cuando constituye una aportación
positiva a la sociedad.
 La libertad en el trabajo, entendida como
capacidad de autodeterminación, de decidir acerca
de lo que se quiere llegar a ser, es condición
necesaria para que el trabajo sea auténticamente
humano, pues sin ella no hay posibilidad de mejora
personal.
 La responsabilidad ética: se refiere a la capacidad
del ser humano de responder de los actos que
realiza y de las consecuencias de éstos en su
contenido ético (evaluar consecuencias)
 Si las personas no fueran libres en su obrar, no se
les podría pedir ninguna responsabilidad, no se les
podría criticar, tampoco se les podría intentar
motivar, y no cabrían las leyes o normas sociales.
 La falta de ética en el diseños de los trabajos suele
emplear expresiones como: “nos tratan como
burro”, “no somos máquinas”. Lo cierto es que el
ser humano es libre y, por eso, pedir y asumir
responsabilidades constituye una práctica
generalizada en cualquier trabajo.
 En función del grado de voluntariedad que hay en
cada acción humana se podrá hablar de mayor o
menor responsabilidad.
 No cabe duda, ser responsable de las consecuencias
de los propios actos ese responsable ante los
demás. Es evidente que lo que hace el trabajador
repercute sobre terceros, benefician o
perjudicando a aquellos que se ven afectados.
 Expresiones como: “me puedo mirar tranquilamente
al espejo”, o “duermo muy bien por las noches, no
tengo problemas de conciencia”, manifiestan un
hecho incuestionable, y es que en el ser humano, el
obrar repercute sobre lo que se es.
 El juicio ético sobre los propios actos que toda
persona tiende a realizar es percibido como algo
distinto de la satisfacción o insatisfacción que se
experimenta por realizar la acción u omitirla, la
conciencia constituye un juicio interior, no un
sentimiento, que aprueba o reprueba una acción
desde la perspectiva ética.
 La respuesta a la cuestión de ante quien es
responsable el individuo parece clara: ante sí
mismo y ante los demás.