Sie sind auf Seite 1von 17

1.

Sentido de la evaluación de los


procesos de aprendizaje
y de enseñanza
• La evaluación, como elemento
significativo de la acción didáctica,
afecta al resto de los elementos del
proceso, con la finalidad, no solo de
constatar su aplicación, desarrollo y
resultados, sino, sobre todo, de
mejorarlos, ya que los procesos de
aprendizaje y de enseñanza son siempre
perfectibles y mejorables.
• Por su carácter sistémico e integral, la
evaluación debe abarcar todas las
actuaciones, recursos, estrategias
metodológicas y demás aspectos que
están implicados en el desarrollo
curricular.
• La evaluación requiere de criterios,
normas y procedimientos debidamente
conocidos, ya que sus resultados son
de gran importancia para la actuación
docente, y de gran relevancia personal
para los estudiantes.
Bajo un enfoque sistémico, el proceso de evaluación forma parte de los
procesos de aprendizaje y de enseñanza, con varios objetivos
didácticos:

• 1. Motivar al estudiante.

• 2. Proporcionar al estudiante la
información sobre criterios de
evaluación, programas a desarrollar
y competencias básicas a conseguir.
• 3. Aportar al profesor un mayor
conocimiento de sus alumnos, lo que
facilita una atención a cada estudiante
según sus necesidades.

• 4. Ofrecer al profesor un seguimiento


objetivo de la medida en que se están
alcanzando los objetivos propuestos.

• 5. Mitigar el efecto perturbador que la


trascendencia de una prueba única
introduce en el proceso de evaluación.
• La evaluación educativa adquiere un carácter eminentemente
formativo antes que cualquier otra consideración. La constante
información que aporta, permite al profesor saber si sus
actuaciones docentes han resultado eficaces, para, de no ser
así, tener la oportunidad de modificar los aspectos que fueran
necesarios de su práctica docente de tal modo que le sirva para
orientar lo mejor que le sea posible al estudiante en su proceso
de aprendizaje.
• La evaluación requiere de una planificación y un diseño previo que
garantice el logro de sus objetivos.
• de igual modo que programamos la enseñanza, debemos diseñar y
programar el proceso evaluador para que con la conjunción de ambos
—enseñanza y evaluación— se consiga, a su vez, el aprendizaje
personalizado deseado por los alumnos y la adquisición de las
competencias básicas.
El proceso evaluador
debe situarse en el
centro de los procesos
de aprendizaje y de
enseñanza. De la
sincronía y la sintonía
con que se desarrollan
estos procesos van a
depender
significativamente los
logros obtenidos por los
alumnos en sus
procesos personalizados
de aprendizaje.
1.1. Diseño del proceso de evaluación
En la evaluación educativa interesa además de
la historia del proceso, el dato del producto
conseguido en términos de resultados
evidenciables. Para ello se requiere que el
profesor mantenga una actitud de evaluación
formativa como impulso interior que acompañe
su actividad docente. El diseño previo refuerza
y potencia la actitud evaluadora del
profesorado, a la vez que le ayuda a procurar,
por igual y a la par, la garantía de eficiencia y
calidad, tanto de la acción docente como de
proceso de aprendizaje de sus estudiantes
desde una perspectiva eminentemente
formativa.
1.1.1. ESTRUCTURA DEL DISEÑO DIDÁCTICO DEL
PROCESO DE EVALUACIÓN
El diseño didáctico constituye la
previsión, organización,
estructuración y adecuación del
proceso de evaluación que ha de
acompañar y propiciar el mejor
desarrollo de los procesos de
aprendizaje y de enseñanza.
1.1.2. FASES DEL DISEÑO DIDÁCTICO DEL PROCESO
DE EVALUACIÓN
• La información recogida de la evaluación educativa ha
de permitir enjuiciar adecuadamente la acción
didáctica desempeñada y poder tomar la decisión, lo
más acertada posible, para establecer un programa de
actuaciones de recuperación y de «re-enseñanza»
diferenciada para aquellos estudiantes con
dificultades, o retrasos, en el aprendizaje realizado
pero que requieren de un «re-aprendizaje» en línea de
refuerzo o de recuperación. De este modo, la gran
utilidad de la evaluación educativa consistirá en
propiciar al profesor una nueva oportunidad para que
pueda volver a enseñar; y, paralelamente, al alumno
volver a aprender, a la vista de los datos aportados en
relación con la práctica docente y el grado de
adquisición de las competencias básicas.
1.1.3. METODOLOGÍA DEL PROCESO DE
EVALUACIÓN
• Tenbrink (1988) ya proponía un plan de acción idealizado donde
detalla cada paso que hay que dar en el desarrollo del proceso de
evaluación. El modelo que presentaba es un ideal referente.
• «Cualquiera que sea el momento en que se produzca la evaluación, el
que evalúa pasa por tres fases en el proceso que va del
reconocimiento de la necesidad de evaluación al juicio o a la
decisión... Primero, se prepara para evaluar. Segundo, obtiene la
información que necesita. Y, finalmente, formula juicios y toma
decisiones».
1.1.4. ELEMENTOS INTEGRANTES DEL DISEÑO

1.Sentir la necesidad de elaborar un diseño metodológico de evaluación que explicite su


intencionalidad y garantice un desarrollo sistemático. Hemos de partir de saber para qué
queremos evaluar; y del convencimiento de por qué debemos evaluar los aprendizajes de
nuestros estudiantes.
2. Establecer criterios de actuación para que conduzcan el desarrollo de la evaluación
educativa.
3. Señalar los criterios de evaluación mediante acuerdos tomados previamente por el
equipo de profesores de la materia, con relación a la conceptualización de la evaluación y
de su correspondiente desarrollo operativo, teniendo siempre en cuenta el marco
normativo que les afecte.
4. Determinar la participación que los estudiantes vayan a tener en la evaluación de su
aprendizaje (autoevaluación), junto con otros agentes de evaluación, fundamentalmente
los profesores (heteroevaluación) y sus propios compañeros (coevaluación).
5. Seleccionar los diversos tipos de técnicas e instrumentos a utilizar en función de los
estudiantes, los contenidos, y el momento de su aplicación.
• 6. Organizar los aspectos operativos de la evaluación referentes a la
temporalización, sesiones de evaluación de los profesores, criterios
de corrección, de calificación y de promoción académica.
• 7. Establecer el equilibrio evaluativo de los distintos tipos de
contenidos dentro de una perspectiva, a la vez integradora y
diversificada, de carácter formativo.
• 8. Determinar los documentos o momentos de información de los
resultados de las evaluaciones a los interesados: estudiantes,
profesores, centro y la administración académica, etc.
• 9. Prever los recursos y materiales necesarios para la ejecución de la
evaluación; y señalar los apoyos o las influencias del entorno
académico.
• 10. Fomentar la metaevaluación como medio para revisar el proceso
y resultados; así como la actuación de los agentes de la evaluación.
• Es una constatación que los profesores en
su práctica habitual no dedican demasiado
tiempo a diseñar la evaluación. Bastante
menos que del que dedican a planificar la
enseñanza. La evaluación educativa es algo
más que formular unas preguntas de
examen, o preparar unos ejercicios de
control días o momentos antes de su
aplicación. Evaluar es algo más que poner
exámenes, calificar ejercicios o entregar el
boletín de notas... Si los profesores se
parasen a pensar, planificar, en definitiva, a
diseñar el proceso que van a seguir en la
evaluación de sus estudiantes,
necesariamente tendrían que modificar
planteamientos de los procesos de
aprendizaje y de enseñanza que
habitualmente vienen desarrollando. Solo
entonces estaríamos en el punto de partida
para lograr una nueva cultura evaluadora.