You are on page 1of 10

Ética en la Edad Media

San Agustín de Hipona


Agustín de Hipona nació el 13 de
noviembre de 354 en Tagaste, pueblo
que hoy se conoce por Souk-Ahras
(Argelia). Fue hijo del pagano Patricio
y de la cristiana Mónica. Fue educado
en la fe de su madre.
San Agustín es el máximo exponente
de la filosofía cristiana durante el
período patrístico y uno de los más
geniales pensadores de todos los
tiempos. Su filosofía religiosa y su
doctrina teológica tuvo una influencia
decisiva tanto en la Edad Media como
en el Renacimiento.
Sobre el mal

San Agustín se interesó por la


existencia del mal. Según él, Dios no
puede haber creado algo malo, Dios
solo crea cosas buenas.
Respecto al mal moral, el pecado, es
la consecuencia del libre albedrío.
Ética y Política

El fin de la vida humana es la


felicidad. La felicidad coincide con la
salvación. Para salvarse hay que
practicar la virtud que consiste en dar
primicia al alma sobre el cuerpo. La
virtud se logra con el amor a Dios y
con el conocimiento de la razón por
alcanzar las verdades eternas.
Ética y política

 San Agustín escribió "La ciudad de


Dios" para defender al cristianismo.
Comienza con un análisis de la
naturaleza humana.
 La historia de la humanidad siempre
ha estado dominada por este
conflicto de intereses que San
Agustín expresa con la metáfora de
las dos ciudades:
 1.La ciudad Terrena, basada en el
predominio de los interesas
mundanos.
 2.La ciudad de Dios, basada en el
predominio de los intereses
espirituales.
La ciudad de Dios
 Para San Agustín, si un estado
aspira a la justicia social debe
convertirse en un Estado cristiano.
Añade que la Iglesia es la única
comunidad perfecta y claramente
superior al estado que debe
inspirarse en ella. Todo ello supone
la confusión entre política y
religión.
 Admitió la legitimidad del Estado
para exigir al cristiano obediencia
a las leyes civiles; sin embargo, su
obra es el punto de partida de una
reivindicación que será fuente de
constantes conflictos históricos
Santo Tomás de Aquino

 La ética de Tomás de Aquino sigue


la línea aristotélica, aunque
adaptada a presupuestos cristianos
en los que se basa el pensamiento
del aquinate.
Ética en Santo Tomás

 Santo Tomás asume su carácter


eudemonista, teleológico e
intelectualista, y la completa con
la aportación cristiana del valor de
la persona y el sentido
trascendente que tiene la vida
humana.

 Tomás de Aquino defiende que la


felicidad terrenal no es absoluta ni
total si no se proyecta hacia cotas
más altas, como es el conocimiento
divino. La perfecta felicidad , el
fin último consiste básicamente en
la visión de Dios.
¿Cómo llegar a ser feliz
 Para Santo Tomás los actos morales
son aquellos que proceden de la
voluntad del hombre en cuanto ser
racional y libre. El hombre en su
actuación moral persigue como fin el
bien y la felicidad; pero, ¿cuál es el
fin que constituye para el hombre el
bien supremo?
 Santo Tomás descarta todo lo que se
encuentra dentro de las fronteras de
lo particular y contingente: riquezas,
fama, poder y hasta la vida
contemplativa.
 El bien supremo del hombre consiste
en la visión de la esencia divina,
meta final que satisface plenamente
su ansia de felicidad.
¿Qué camino nos llevará a Dios?

 La vía que defiende el aquinate


para llegar a la felicidad, es el
amor. Serán buenas acciones
aquellas que, basándose en el
amor y en el conocimiento natural,
nos acerquen a la presencia divina,
y malas las que nos alejen del
camino de Dios.