Sie sind auf Seite 1von 16

PROFUNDIDAD DE CAMPO

La profundidad de campo es un recurso de composición fotográfica excelente, ya que


influye de forma decisiva en la atención que mostramos a la hora de contemplar una
fotografía.
Inconscientemente, dirigimos nuestros ojos a aquellas zonas de la imagen que se
encuentran más enfocadas frente a aquellas otras que no lo están.
Esto convierte la profundidad de campo en:
un arma infalible que juega a nuestro favor a la hora de hacer fotos y dirigir la atención
donde creemos que está en centro de atención de nuestra foto, reforzando el mensaje
que queremos transmitir con nuestra fotografía.

Pero esa mayor o menor profundidad de campo que podamos conseguir en nuestras
fotos va a depender de varios factores:
1. La apertura del objetivo
La profundidad de campo de nuestra foto será mayor cuanto más
cerrado esté el objetivo, o lo que es lo mismo, tenga un número f
mayor. Así, una fotografía tomada desde un punto con un mismo
objetivo a f16 tendrá mayor profundidad de campo (más zona nítida)
que otra tomada con el mismo objetivo y desde ese mismo punto
con una apertura de f4.
El número f es el elemento utilizado en fotografía para identificar la
apertura
2. La distancia al elemento
fotografiado
Existe un segundo parámetro que determina la mayor o
menor profundidad de campo conseguida en nuestras fotos y
es la distancia a la que estamos del elemento que estamos
fotografiando y en el que fijamos el foco en nuestra foto.
Con un mismo objetivo y una misma apertura fijada de
antemano, cuanto más cerca nos encontremos del elemento
que estemos fotografiando, menor será la profundidad de
campo.
Cuanto más lejos nos encontremos del objeto a fotografiar, la
profundidad de campo será mayor. Esto significa que si, con
una misma apertura del diafragma, hacemos una fotografía a
un objeto que tengamos cerca nuestro, la profundidad de
campo será menor que si hacemos una foto con esa misma
apertura a algo que se encuentre más alejado.
3. La distancia focal

El tercero de los elementos en discordia es la distancia focal que


estemos aplicando en nuestro objetivo a la hora de hacer la foto.
Cuanto menor es la distancia focal de nuestro objetivo (o la que
tengamos seleccionada en un momento dado, si es un objetivo
zoom de focal variable),mayor será la profundidad de campo
obtenida.
O dicho de otro modo, a menos milimetros de focal, más zona
nítida conseguirás en tu fotografía.
Velocidad de obturación

El concepto. Jugar con la velocidad de obturación.


El obturador no es más que el dispositivo que regula el tiempo durante
el cuál le llega luz al sensor (o película) de la cámara.
a mayor velocidad de obturación (más velocidad con la que el
obturador se abre y se cierra), menos luz llegará al sensor o película de
la cámara. Por el contrario, a menor velocidad de obturación (menos
velocidad con la que el obturador se abre y se cierra), más luz llegará al
sensor o película

Escasa iluminación, una manera (de muchas posibles) de conseguir


que llegue la suficiente luz al sensor sería disminuir la velocidad de
obturación. O en el caso opuesto, cuando hay mucha luz, subiremos la
velocidad de obturación para que no se nos queme la fotografía.
• Congelar la imagen. Conseguimos que todos
los elementos de la fotografía estén estáticos,
inmóviles. Puede ser un efecto interesante en
fotografía de deporte (p.ej.: deportista en la
ejecución de un movimiento), de naturaleza
(p.ej.: el vuelo de un pájaro), etc. Se consigue
con velocidades altas.
• Captar el movimiento: Algunos o todos los
elementos de la foto no estan perfectamente
definidos, dejan una estela a su paso. Da
sensación de movimiento e incluso de
velocidad. Se consigue con velocidades bajas.
• Efecto seda: Se consigue fotografiando agua ,
nubes, etc. en movimiento con una velocidad
baja.
• Pintar con la luz: Como vimos en este post. A
velocidades muy bajas, podemos utilizar un
elemento que desprenda luz para realizar
dibujos en el aire.