Sie sind auf Seite 1von 17

Nanopartículas

antibacterianas
Gomez Angeles Ivan
¿Por que?
• La necesidad de nuevos antibióticos proviene de la incidencia relativamente alta
de infección bacteriana y la creciente resistencia de las bacterias a los antibióticos
convencionales. En consecuencia, son muy necesarios nuevos métodos para
reducir la actividad bacteriana (y las infecciones asociadas). La nanotecnología, el
uso de materiales con dimensiones en la escala atómica o molecular, se ha
utilizado cada vez más para aplicaciones médicas y es de gran interés como un
enfoque para matar o reducir la actividad de numerosos microorganismos.
• Las bacterias, con sus grandes poblaciones y su rápido tiempo de reproducción,
pueden desarrollar rápidamente mecanismos de resistencia a los antibióticos
cuando un subconjunto de la población de bacterias sobrevive a la exposición a
los antibióticos
Como se observan las bacterias
• Densidad óptica de suspensiones celulares

• La densidad celular en una suspensión de bacterias planctónicas a menudo se estima


midiendo la densidad óptica o turbidez de la suspensión celular y correlacionando la
densidad óptica con la concentración celular. Usando esta técnica, la tasa de
proliferación puede estimarse midiendo la densidad celular en un rango de puntos de
tiempo. A medida que las bacterias proliferan en los medios de cultivo celular, sus
cuerpos celulares bloquean cada vez más la luz que pasa a través de la muestra. La
densidad óptica de las muestras de un volumen estándar (y la longitud del camino de
luz asociado) puede medirse con un espectrofotómetro y compararse con otras
muestras. Cuando menos luz puede penetrar
• usar para determinar las poblaciones de bacterias. Un contador Coulter funciona
extrayendo una suspensión celular a través de un canal que separa dos cámaras de
una solución de electrolito.
Título y diseño de contenido con lista

• Las propiedades antibacterianas de una variedad de nanoestructuras han sido


investigadas. Para comprender las propiedades antibacterianas de estas
nanoestructuras, es importante reconocer que, aunque algunos metales, como el
zinc, la plata y el cobre, presentan mecanismos antibacterianos en su forma
general, otros materiales, como el óxido de hierro, no son antibacterianos en su
volumen. pero puede exhibir propiedades antibacterianas en forma de nano
partículas.
Función de las nanoparticulas
• Para todas las variedades de nanopartículas, el mecanismo antibacteriano no se
entiende completamente. Si bien algunos mecanismos propuestos se relacionan
con la estructura física de las nanopartículas (es decir, la abrasividad de la
nanopartícula que daña la membrana), otros se relacionan con la liberación
mejorada de iones metálicos antibacterianos de las superficies de las
nanopartículas. El área de superficie específica de una dosis de nanopartículas
aumenta a medida que disminuye el tamaño de partícula, lo que permite una
mayor interacción material con el entorno circundante.
• Por lo tanto, para materiales intrínsecamente antibacterianos, tales como zinc y
plata, el aumento de la relación superficie / volumen potencia el efecto
antibacteriano.
Tipo de nanoparticulas
Óxido de zinc (ZnO)

Se ha demostrado que ZnO reduce naturalmente la actividad de una amplia gama


de cepas de bacterias (principalmente Gram-positivas) sin el uso de antibióticos.La
implementación de la nanotecnología ha mejorado aún más las propiedades
antibacterianas de ZnO.
Un estudio que utilizó suplementos de partículas para suspensiones de células
líquidas para investigar el efecto antibacteriano de partículas de ZnO a escala
microscópica y nano escalada concluyó que las nanopartículas tenían un mayor
efecto antibacteriano. Nanopartículas de ZnO (diámetro medio medio = 60 nm) en
suspensiones de bacterias a una concentración de 20 μg / ml, se incubaron durante
2 horas y luego se añadieron a placas de agar para contar las colonias viables.
Mientras que las partículas de ZnO micrométricas redujeron los recuentos de
colonias de Bacillus subtilis, Escherichia coli y Pseudomonas fluorescens en un 100%,
75% y 50%, respectivamente, las nanopartículas de ZnO redujeron la viabilidad de
todas las especies de bacterias en un 100%.
Óxido de zinc (ZnO)

• En un estudio desarrollado para dilucidar los mecanismos del efecto


antibacteriano de las partículas de ZnO, se determinó la producción de peróxido
de hidrógeno, una especie de oxígeno reactivo atribuida a la actividad
bactericida, en soluciones con una variedad de químicas de polvo de cerámica.15
ZnO produjo la mayor cantidad de hidrógeno el peróxido y el efecto
antibacteriano de los polvos de ZnO se atribuyeron a este fenómeno. La
producción de peróxido de hidrógeno no se detectó con otros polvos cerámicos
probados (como el óxido de magnesio y el óxido de calcio).
• Sin embargo, el mecanismo de la actividad antibacteriana de las nanopartículas
de ZnO es complejo y no se entiende completamente. Se sabe que los iones de
zinc inhiben múltiples actividades en la célula bacteriana, como la glucólisis, la
translocación de protones transmembrana y la tolerancia ácida. A diferencia de la
presencia de nanopartículas de ZnO, la presencia de iones de zinc probablemente
solo sea capaz de inhibir la proliferación bacteriana (bacteriostática). ), en lugar
de matar bacterias (bactericida)
Óxido de zinc (ZnO)

Nanopartículas de óxido de cinc (ZnO)


(A), bacterias Escherichia coli antes de
la exposición a nanopartículas de ZnO
(B) y bacterias de E. coli después de la
exposición a nanopartículas de ZnO
(C). Se observaron irregularidades en
la membrana de bacterias expuestas a
nanopartículas de ZnO.
Plata
• El uso histórico de la plata como agente antibacteriano hizo que la progresión a
las nanopartículas de plata fuera un paso lógico y convincente. Como un metal
naturalmente antibacteriano, una nanopartícula de plata probablemente tiene
múltiples mecanismos de actividad antibacteriana.

• Se demostró que las nanopartículas de plata con un diámetro promedio de 21 nm


inhiben el crecimiento de especies de bacterias Gram-negativas (E. coli, Vibrio
cholerae, Salmonella typhi y P. aeruginosa)
Plata
• Atribuyeron el efecto bactericida de las nanopartículas de plata a una serie de
mecanismos. Primero, se pensó que la permeabilidad de la membrana se
efectuaba. La presencia de un gran número de nanopartículas dentro de la
bacteria sugiere que este es un mecanismo importante. La interacción de las
partículas de plata con la membrana de las bacterias y las proteínas
intracelulares, particularmente las proteínas de membrana que contienen azufre
y el ADN que contiene fósforo, interfiere con la división celular y causa la muerte
celular.
• Tras la exposición a la plata iónica, los mecanismos de defensa del conglomerado
de ADN de bacterias lo protegen de un entorno ambiental tóxico, pero esto
compromete la capacidad de replicación de las bacterias. Por lo tanto, las
respuestas a la plata iónica y las nanopartículas son diferentes, pero ambas son
esenciales para una comprensión completa de la actividad antibacteriana de las
nanopartículas de plata.
Plata
• Un estudio diseñado para comparar las propiedades antibacterianas de las
nanoestructuras de plata de diferentes formas concluyó que las nanoplacas y
nanoesferas de plata truncadas triangulares eran más efectivas para reducir la
viabilidad de E. coli que las nanoestructuras de plata o plata iónica.20 Se
añadieron varios volúmenes de nanoestructuras de plata a placas de agar
chapadas con suspensiones de células bacterianas. La formación de colonias se
inhibió casi por completo cuando se añadió 1 μg de nanoplacas triangulares de
plata con un ancho de aproximadamente 50 nm
• A medida que las concentraciones de nanopartículas aumentaron, se observó
cierta demora en el crecimiento. Mientras que las nanopartículas de plata
parecían unirse de alguna manera a la pared celular de la bacteria, la interacción
era probablemente menor de lo que hubiera sido si las partículas tuvieran una
carga positiva en lugar de negativa
Plata
Imágenes del microscopio
electrónico de transmisión de
nanopartículas de plata utilizadas (A).
Imagen de microscopio electrónico
de barrido del grupo de control de
Escherichia coli (B) y E. coli expuestos
a 50 μg / ml de nanopartículas de
plata en medio de caldo lisogenia
durante 4 horas (C). Imagen de
microscopio electrónico de
transmisión de E. coli expuesta a 50
μg / ml de nanopartículas de plata en
medio de caldo lisogenia durante 1
hora a bajo aumento (D) y gran
aumento (E).
Cobre
• El cobre convencional, como la plata convencional, exhibe propiedades
antibacterianas. Las nanopartículas de cobre (diámetro promedio = 100 nm)
añadidas a las placas de agar redujeron la supervivencia de E. coli y B. subtilis en
un 90%
Oxido de hierro

• Aunque el óxido de hierro convencional no se considera antibacteriano, se han


realizado algunos estudios sobre su efecto sobre las bacterias y se ha observado
la inhibición de la actividad de las bacterias. Por ejemplo, se demostró que las
nanopartículas de óxido de hierro (diámetro medio medio = 9 nm, potencial zeta
en condiciones experimentales = -19,09 mV) en una estructura de tipo cadena con
una longitud de 100-200 nm reducen la viabilidad de algunas bacterias.
• Los óxidos de hierro son de particular interés no solo debido a sus propiedades
antibacterianas inherentes, sino también debido a sus propiedades
superparamagnéticas que podrían permitir que tales partículas se dirijan dentro
del cuerpo con un campo magnético, posiblemente después de recubrir con
algún tipo de agente antimicrobiano.
Conclusión

• Las nanopartículas de ZnO y plata, en particular, proporcionan una reducción


sustancial en la viabilidad de las bacterias. Una revisión de estudios previos revela
que el diámetro de partícula y la carga superficial se encuentran entre los
parámetros más relevantes que determinan la efectividad de una nanopartícula
antimicrobiana.
• Mientras que otras químicas de nanopartículas, tales como el óxido de hierro,
exhiben un efecto antibacteriano menor, pueden funcionalizarse con agentes
antimicrobianos y dirigirse con un campo magnético para proporcionar
tratamientos personalizados de infección dirigida. La toxicidad de las
nanopartículas para las células eucariotas es una preocupación legítima, pero se
puede abordar apuntando las nanopartículas a un sitio específico y limitando las
concentraciones de nanopartículas citotóxicas en el entorno local de una
infección.
https://www.ncbi.nlm.ni
h.gov/pmc/articles/PMC3
383293/