Sie sind auf Seite 1von 26

Biomoleculas

Equipo 3
● Ricardo Sandez
● Guillermo Encinas
● Yahir Yañez
BIOMOLÉCULAS
Las biomoléculas
son las moléculas
constituyentes de
los seres vivos.
Los seis elementos químicos o bioelementos más abundantes en
los seres vivos son el carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno,
fósforo y azufre (C, H, O, N, P, S).

Los cuales constituyen las biomoléculas


(glúcidos, lípidos, proteínas, ácidos nucleicos)
Estos seis elementos son los principales componentes
de las biomoléculas debido a que permiten la formación
de enlaces covalentes entre ellos.

(debido a su pequeña diferencia de electronegatividad)


BIOMOLÉCULAS ORGÁNICAS.

Son moléculas con


una estructura a
base de carbono y
son sintetizadas
sólo por seres vivos.
Mioglobina
(almacena oxígeno)
BIOMOLÉCULAS ORGÁNICAS.

Podemos dividirlas
en cuatro grandes
grupos.

Están compuestos por →


carbono e hidrógeno,

y en menor medida,
por oxígeno.
BIOMOLÉCULAS INORGÁNICAS.
Son moléculas que poseen tanto los seres vivos como los cuerpos inertes, aunque son
imprescindibles para la vida, como el agua, la molécula inorgánica más abundante, los
gases (oxígeno, etc.) y las sales inorgánicas: aniones como fosfato (HPO4−),
bicarbonato (HCO3−) y cationes como el amonio (NH4+).
GLUCIDOS
Los glúcidos (impropiamente
llamados hidratos de carbono
o carbohidratos) son la fuente
de energía primaria que
utilizan los seres vivos para
realizar sus funciones vitales.
La glucosa está al principio de una
de las rutas metabólicas
productoras de energía más
antigua, la glucólisis, usada en
todos los niveles evolutivos, desde
las bacterias a los vertebrados
Ésta sirve de carburante energético,
rápidamente utilizable por los músculos y los órganos.

Es particularmente importante para el cerebro,


los músculos y los glóbulos rojos de la sangre.
Ésta sirve de carburante energético,
rápidamente utilizable por los músculos y los órganos.

↑Gustavo↑
Es particularmente importante para el cerebro,
los músculos y los glóbulos rojos de la sangre.
Se encuentran en: los cereales y las legumbres; las patatas; los derivados lácteos (excepto
el queso); las frutas; el azúcar de los alimentos dulces (pasteles, bollería, chocolate, etc.).
LÍPIDOS
Los lípidos saponificables cumplen
dos funciones primordiales para las
células:

Por una parte, los fosfolípidos


forman el esqueleto de las
membranas celulares (bicapa
lipídica)

Por otra, los triglicéridos son el


principal almacén de energía de los
animales.
Los lípidos insaponificables,
como los isoprenoides y los
esteroides, desempeñan
funciones reguladoras
(colesterol, hormonas
sexuales, prostaglandinas).
PROTEÍNAS.
Las proteínas son las biomoléculas que más diversidad de funciones
realizan en los seres vivos; prácticamente todos los procesos
biológicos dependen de su presencia y/o actividad.
Casi todas las enzimas son proteínas

(Catalizadores de reacciones metabólicas de las células; muchas


hormonas, reguladores de actividades celulares)
La hemoglobina y otras moléculas con
funciones de transporte en la sangre

Anticuerpos, encargados de acciones de defensa


natural contra infecciones o agentes extraños

Los receptores de las células,


a los cuales se fijan moléculas capaces de
desencadenar una respuesta determinada
La actina y la miosina, responsables finales del acortamiento del
músculo durante el estado de la contracción

El colágeno, integrante de fibras altamente resistentes en tejidos


de sostén de la planta y el tallo.
ACIDOS NUCLEICOS.
Los ácidos nucleicos, ADN y
ARN, desempeñan, tal vez,
la función más importante
para la vida: contener, de
manera codificada, las
instrucciones necesarias
para el desarrollo y
funcionamiento de la célula.
Ácido
desoxirribonucleico

Ácido ribonucleico
El ADN tiene la capacidad de replicarse, transmitiendo así dichas
instrucciones a las células hijas que heredarán la información.
MISCELANEOS
Ciertos metabolitos (ácido pirúvico, ácido láctico, ácido cítrico, etcétera.)

no encajan en ninguna de las anteriores categorías citadas.


VITAMINAS.
Son compuestos heterogéneos
imprescindibles para la vida, ya
que al ingerirlos de forma
equilibrada y en dosis esenciales
promueven el correcto
funcionamiento fisiológico.
La mayoría de las vitaminas
esenciales no pueden ser
elaboradas por el organismo,
por lo que este no puede
obtenerlas más que a través
de la ingesta equilibrada de
vitaminas contenidas en los
alimentos naturales.
Las vitaminas son
nutrientes que junto con
otros elementos
nutricionales actúan como
catalizadoras de todos los
procesos fisiológicos
(directa e indirectamente).