Sie sind auf Seite 1von 18

Tanatolegislación.

Ley general de salud


Ley de cementerios y reglamentos

Integrantes:
Moisés Rojas De la Cruz
Ronald Rodríguez León
Tanatolegislación
TANATOLOGIA

Tanatos = muerte y logos = estudio. Estudio de las modificaciones


que se producen en el cuerpo humano desde el momento de la
muerte.

TANATOLEGISLACIÓN

Conjunto de normas que regulan el tratamiento del cadáver, los


procedimientos administrativos, judiciales y su documentación
correspondiente.
NECROPSIA

Examen de un cadáver externa e internamente a través de la apertura de sus


cavidades a fin de corroborar, corregir, descartar un diagnóstico clínico e
investigar las causas de muerte de un individuo.
MUERTE

Abolición definitiva y permanente de las funciones vitales de un organismo, es


decir, ausencia de circulación, desaparición de funciones cognoscitivas y
neurológicas así como de la respiración espontánea.

EL CRITERIO DE MUERTE
Criterio Cardiopulmonar: El cese irreversible de la función cardiopulmonar, es decir, la
pérdida de los signos vitales en forma permanente.
Criterio Cerebral: El cese irreversible de la función del Encéfalo como un todo (No
necesariamente de todas las neuronas) aún en presencia de un funcionamiento
cardiovascular y ventilatorio artificial.
TITULO TERCERO DEL FIN DE LA VIDA
DE LA PERSONA
 Artículo 108º.- La muerte pone fin a la persona. Se considera
ausencia de vida al cese definitivo de la actividad cerebral,
independientemente de que algunos de sus órganos o tejidos
mantengan actividad biológica y puedan ser usados con fines de
trasplante, injerto o cultivo. El diagnóstico fundado de cese
definitivo de la actividad cerebral verifica la muerte. Cuando no es
posible establecer tal diagnóstico, la constatación de paro cardio-
respiratorio irreversible confirma la muerte. Ninguno de estos criterios
que demuestran por diagnóstico o corroboran por constatación la
muerte del individuo, podrán figurar como causas de la misma en
los documentos que la certifiquen.
 Artículo 109º.- Procede la práctica de la necropsia en los casos
siguientes: a) Por razones clínicas, para evaluar la exactitud y precisión
diagnóstica y la calidad del tratamiento de pacientes; b) Con fines de
cremación, para determinar la causa de la muerte y prever la
desaparición de pruebas de la comisión de delitos; c) Por razones
sanitarias, para establecer la causa de la muerte con el propósito de
proteger la salud de terceros; y, d) Por razones médico-legales, para
determinar la causa de muerte, en los casos que la ley lo establece o
cuando lo ordena la autoridad judicial competente, o para precisar la
identidad del fallecido. Sólo la necropsia por razones clínicas requiere de
la autorización a que se refiere el Artículo 47° de la presente ley.
 Artículo 47º.- Los establecimientos de salud, que cuenten con servicios
de internamiento de pacientes, están obligados a practicar la necropsia
por razones clínicas para vigilar la calidad de la a tención que proveen,
siempre que cuenten con la autorización previa del paciente o de sus
familiar es, a falta de declaración hecha en vida por éste, con arreglo a
lo dispuesto en el Artículo 13o d el Código Civil. No procede practicar
necropsias por razones clínicas cuando las circunstancias de la muerte
del paciente suponen la obligación de practicar la necropsia de ley.
 Artículo 110º.- En los casos en que por mandato de la ley deba
hacerse la necropsia o cuando se proceda al embalsamamiento o
cremación del cadáver se podrá realizar la ablación de órganos y
tejidos con fines de transplante o injerto, sin requerirse para ello de
autorización dada en vida por el fallecido o del consentimiento de
sus familiares. La disposición de órganos y tejidos de cadáveres
para los fines previstos en la presente disposición se rige por esta
ley, la ley de la materia y su reglamento.
 Artículo 111º.- Sólo es permitido inhumar cadáveres en cementerios
debidamente autorizados por la Autoridad de Salud competente,
conforme a lo que dispone la ley de la materia y su reglamento.
 Artículo 112º.- Todo cadáver que haga posible la propagación de
enfermedades será cremado previa necropsia.
 Artículo 113º.- La Autoridad de Salud competente está obligada a
disponer la erradicación de cementerios cuando su ubicación
constituya un riesgo para la salud.
 Artículo 114º.- Los cadáveres de personas no identificadas o, que
habiendo sido identificados, no hubieren sido reclamados dentro
del plazo de treintaiseis (36) horas luego de su ingreso a la morgue,
podrán ser dedicados a fines de investigación o estudio. Para los
mismos fines podrán utilizarse cadáveres o restos humanos, por
voluntad manifiesta de la persona antes de fallecer o con
consentimiento de sus familiares.
 Artículo 115º.- La inhumación, exhumación, traslado y cremación
de cadáveres o restos humanos, a sí como el funcionamiento de
cementerios y crematorios se rigen por las disposiciones de esta ley,
la ley de la materia y sus reglamentos.
 Artículo 116º.- Queda prohibido el comercio de cadáveres y restos
humanos.
LEY DE CEMENTERIOS Y SERVICIOS
FUNERARIOS

Ley Nº 26298
DECRETO SUPREMO Nº 03-94-SA
CAPITULO II
Artículo 3.- Los cementerios, locales y
servicios funerarios para su
habilitación, construcción y
funcionamiento requieren:
a) El Certificado de Habilitación
otorgado por el Ministerio de Salud, a
través de las Regiones o Subregiones
de Salud, según sea el caso.
b) La Licencia de Construcción
otorgada por la Municipalidad
correspondiente.
c) La Autorización Sanitaria, otorgada
por la Autoridad de Salud.
TÍTULO III: DE LOS SERVICIOS
FUNERARIOS
CAPITULO I DE LAS AGENCIAS FUNERARIAS
ART. 38 : Se requiere autorización de la Autoridad de
Salud para el establecimiento de agencias funerarias,
Las mismas que para brindar sus servicios deberán
cumplir, además de lo previsto en el Artículo 3 del
presente Reglamento, con los siguientes requisitos:
a. Contar de una sala de atención al público.
b. Poseer un recinto interior, privado, sin vista a la calle,
donde se puedan exhibir los ataúdes urnas y demás
objetos de uso en funerales.
c. No pueden tener vendedores o representantes en los
establecimientos de salud, sean públicos o privados.
Artículo 52.- La inhumación, exhumación,
traslados internos, reducción, incineración
de cadáveres y restos humanos, sólo podrá
ser realizada por personal del cementerio.
Asimismo, los actos mencionados sólo
podrán realizarse con autorización de los
ascendientes, descendientes o cónyuge,
salvo mandato judicial o de la Autoridad de
Salud, o en los casos que los señale la Ley o
el presente Reglamento.
Artículo 59.- La Autoridad de Salud
puede disponer la incineración
de un cadáver o restos humanos
-previa autopsia-, cuando las
normas sanitarias así lo indiquen
o cuando considere que puede
existir peligro para la
colectividad; asimismo, en los
casos de restos provenientes de
necropsias, restos de nacidos
muertos y restos sepulturas de
plazos vencidos.
CAPITULO V DE LAS EXHUMACIONES Y TRANSPORTE DE
CADÁVERES Y RESTOS HUMANOS
Artículo 62.- Los cadáveres o restos
humanos para poder ser traslados
a otra ciudad o país se requiere
que estén embalsamados,
depositados en féretros
herméticamente sellados y tener
autorización sanitaria expedida
por la Autoridad de Salud. Si el
féretro no está en condiciones de
impermeabilidad, la Autoridad de
Salud solicitará que los restos se
coloquen en otro ataúd.
TITULO VI DE LA DISTRIBUCION DE
CADAVERES Y RESTOS HUMANOS PARA
FINES DE INVESTIGACION CIENTIFICA

Artículo 66.- El fallecimiento de una persona en un


establecimiento de Salud, es comunicada por
el director a los familiares, colocándose en un
lugar visible al público la lista de fallecidos en
el día.

Artículo 67.- La disposición de cadáveres y restos


humanos con fines de investigación científica
se verifica directamente con la morgue de la
localidad la cual atenderá los requerimientos
de las universidades o centros de investigación
debidamente reconocidos, luego de tres días
de no ser reclamados los restos.
Artículo 70.- De conformidad con lo previsto
en el Artículo 9 del Reglamento, sólo la
Autoridad de Salud tiene la potestad de
clausurar temporal o definitivamente los
cementerios y los locales de servicios
funerarios, públicos y privados, por razones
que constituyan amenaza contra la salud
pública. En caso se disponga la clausura
temporal de un cementerio o local de
servicios funerarios, la Autoridad de Salud
queda facultada para dictar las
disposiciones sanitarias que estime
convenientes, así como a ejecutar las
acciones necesarias para poner fin a las
circunstancias, hechos o actos que
constituyan amenaza contra la salud
pública, siendo de cargo del promotor o
propietario los gastos en que se incurran, los
mismos que -en caso de negativa a ser
resarcidos-, podrán ser cobrados por la vía
coactiva.