Sie sind auf Seite 1von 37

DR; YUNIO.

ANATOMIA.
• La rodilla es la articulación más grande del cuerpo y una de las más
complejas. Esta compuesta por la acción conjunta de los huesos del
fémur, la tibia y la rótula que forman dos articulaciones diferentes: la
femorotibial y la femoropatelar y dos discos
fibrocartilaginosos llamados meniscos.
• Esta envuelta por una cápsula fibrosa que forma un espacio
cerrado y rodeada por varios ligamentos que le dan estabilidad y
evitan movimientos excesivos.

• En sus proximidades se insertan varios músculos que hacen posible


el movimiento de la extremidad. La articulación dispone de más de
12 bolsas serosas que amortiguan las fricciones entre las diferentes
estructuras móviles.
Valoración radiológica
• El examen
radiográfico de rutina
de la rodilla consiste
en una proyección
anteroposterior
estándar (AP) y
lateral (LAT). La
proyección AP se
obtiene con la rodilla
completamente
extendida, el chasis
detrás de la rodilla, y
el rayo central se
dirige verticalmente
hacia la rodilla, con
una angulación
craneal de 5º a 7º,
Fig.2

Proyección anteroposterior (AP) de rodilla: el paciente se coloca en decúbito supino,


con la rodilla completamente extendida y la pierna en posición neutra.
El rayo se dirige verticalmente hacia la rodilla, con una angulación craneal de 5º a 7º
• La indicaciones clínicas más frecuentes de la radiología simple de
rodilla es el diagnóstico de la patología traumática aguda,
• Es el dolor articular, la inflamación, la ausencia de movilidad
articular y la inestabilidad de la articulación.

• La radiografía es el primer paso en la evaluación de dolor de rodilla.


Es una técnica rápida, de bajo costo y puede dar muchas pistas
para el diagnóstico. Puede revelar fácilmente fracturas, defectos
osteocondrales, lesiones óseas, derrames articulares,
estrechamiento del espacio articular, y alteraciones de la alineación
de los huesos.
Vista AP y Lateral.
• Esta vista muestra los
compartimentos
articulares medial y
lateral, los cóndilos
internos y externos tanto
femorales como tibiales,
los platillos y espinas
tibiales y los tejidos
blandos. La rótula se
aprecia de frente como
una estructura oval entre
los cóndilos femorales.

Anatomía normal de la rodilla en la proyección AP y Lateral.


Vista Lateral.
• La vista lateral de la
rodilla se obtiene con
la rodilla flexionada a
30º y el paciente
tendido sobre la
extremidad afectada.
El rayo central se
dirige verticalmente
hacia la cara medial
de la rodilla, con una
angulación craneal de
aproximadamente 5º
a 7º, Fig.4. Una
proyección lateral
adecuada es aquella
en la cual las
porciones posteriores
de los cóndilos
femorales aparecen
superpuestos.

Proyección lateral de rodilla: el paciente se sitúa en decúbito lateral del mismo lado que la rodilla afectada.
con una flexión de aproximadamente25º a 30º. El rayo se dirige verticalmente hacia la cara medial de la rodilla.
con una angulación craneal de 5º a 7º
• Esta vista muestra la rótula, el
compartimiento articular femororrotuliano,
el cuádriceps, el tendón rotuliano, la bolsa
suprapratelar, el extremo distal del fémur, y
los extremos proximales de la tibia y el
peroné, Fig. 3.
Alineación.
• La alineación y anchura del espacio articular de los compartimentos
medial y lateral se evalúan mejor en la proyección AP.
• El compartimento articular lateral es normalmente más ancho que el
compartimento medial, esta asimetría no debe ser mal interpretada
como pérdida de cartílago.
• El ángulo formado por una línea trazada a través del eje largo del
fémur y una línea a través del eje largo de la tibia representa el eje
anatómico de la rodilla.
• Cuando la tibia está angulada hacia afuera, con una aproximación
excesiva de los extremos distales de los muslos se denomina genu
valgum Fig. 5. Cuando hay una separación de los extremos distales
de los muslos se denomina genu varum o piernas en paréntesis.
• En la vista lateral, la longitud del tendón rotuliano medida desde el
polo inferior de la rótula a la tuberosidad tibial, debe ser
aproximadamente igual a la longitud diagonal de la rótula (Índice de
Insall-Salvati) existe rótula alta cuando el índice supera 1,2, y un
coeficiente inferior a 0,8 se denomina patela baja. Fig.6
• Fig. 5: Alineación femorotibial y altura de la rótula.
• Fig. 6: Genu Valgum bilateral.
Valoración de tejidos blandos.
• En la vista lateral, se puede
ver el cuádriceps, el tendón
rotuliano y la bursa
suprarrotuliana. La bursa
suprarrotuliana debe verse
como un área triangular
luscente entre el extremo
distal del fémur y el tendón
del cuádriceps. El tendón del
cuádriceps y el tendón
rotuliano son estructuras
normalmente rectas, de un
espesor uniforme, y están
bien delimitadas
posteriormente por la grasa,
Fig.7

Fig. 7: Anatomía de las partes blandas en la proyección lateral de rodilla.


• Los tejidos blandos demostrados en la proyección AP son las
estructuras ligamentosas medial y lateral y no tienen características
radiográficas distintivas a menos que estén calcificadas.
Derrame Articular.

• Generalmente los derrames de rodilla no se detectan en la


proyección frontal, a menos que sean masivos.
• El líquido tiende a acumularse en la bolsa suprarrotuliana,
visualizándose en la proyección lateral un desplazamiento de la
línea recta grasa que delinea al tendón del cuádriceps, la cual se
alejara del fémur a medida que se expanda la capsula, Fig. 8
• El líquido puede ser de origen hemático, inflamatorio o no
inflamatorio, y radiológicamente son indistinguibles.
• Fig. 8: Bursitis prerrotuliana imagen superior y bursitis
suprarrotuliana imagen inferior.
Calcificaciones.
• Todos los componentes que forman el tejido blando de la rodilla:
tejido subcutáneo, tendones, músculos, cartílago y sinovial pueden
calcificarse.
• Las calcificaciones pueden ser extraarticulares o intraarticulares. La
localización del calcio anormal en la radiografía simple nos permite
identificar la estructura anatómica y simplificar el diagnóstico
diferencial.
• Las causas de calcificaciones extraarticulares incluyen estructuras
normales anatómicas (fabela), calcificación de tendones y
ligamentos, bursitis calcificada, neoplasia, aneurisma calcificado,
calcinosis tumoral, y la miositis osificante, etc. Fig. 9; 10 y 11
• Fig. 9: Enfermedad de Pellegrini-Stieda imagen de la derecha.
Enfermedad de Osgood-Schlatter, imagen de la izquierda.
• Quiste de Baker calcificado, Fig. a. Calcificación de la inserción
suprarrotuliana del tendón del cuádriceps femoral, Fig. b
• Fig. 11: Lipoma con metaplasia ósea.
Cuando la calcificación se encuentra dentro del espacio
articular, puede tratarse de alguna de las siguientes patologías:
Condrocalcinosis Fig. 12, Ostecondromatosis sinovial, Fig. 13
• Fig. 12: Artrosis, condrocalcinosis, derrame suprapatelar y varices en
territorio de safena interna.
Mineralización ósea.
• La mineralización normal debe verse con trabéculas finas, y una
cortical bien definida y homogénea. Existen varías patologías de
origen metabólico, inflamatorio, infeccioso o neoplásicas, entre
otras, que pueden alterar este patrón de mineralización,
aumentándolo tales como: la enfermedad de Paget; Fig.14,
• o disminuyéndolo como la osteoporosis.
• La historia clínica y los hallazgos de imagen ayudan a establecer el
diagnóstico.
• Fig. 14: Enfermedad de Paget.
• Fig. 13: Osteocondromatosis sinovial en bursa
suprapatelar.
Lesiones del cartílago articular.

• La fractura osteocondral, la osteocondrits disecante y la


osteonecrosis espontánea son tres entidades con una
apariencia radiológica similar que representan tres entidades
distintas, cada una de ellas con una etiología y un tratamiento
específicos. Muchas veces pueden tener una apariencia radiológica
similar por lo que la historia, la exploración física, la presentación
radiológica o la realización de pruebas complementarias como la
RM pueden ayudar al diagnóstico diferencial, Fig 15.
• Fig. 15: Osteocondritis disecante en cóndilo femoral interno.
Enfermedad articular
degenerativa.
• Es la forma más común de artritis. Su forma idiopática afecta a
individuos mayores de 50 años. El trastorno aparece en respuesta a
la degeneración y destrucción progresiva del cartílago y a los
procesos reparativos.
• En general afecta al compartimiento interno.
• Las características radiológicas de dichos cambios incluyen
estrechamiento del espacio articular, esclerosis subcondral,
osteofitosis y formación de quistes o seudoquistes subcondrales. Si
el compartimiento medial es el afectado, la rodilla puede adoptar
una configuración en varo, y la afectación del compartimiento lateral
puede dar lugar a una configuración en valgo. Fig 16.
• Fig. 16: Artrosis tricompartimental.
FRACTURAS.
VARIANTE ANATOMICA DE LA RODILLA

• La rótula bipartita
• La rótula puede osificarse a partir de varios
núcleos, que no debemos confundir con
fractura-avulsión.
• Existen variantes en la morfología final que
adopta la patela tales como la rótula bipartita
RÓTULA BIPARTITA
Patela bipartita
• La patela se forma normalmente de 2 o 3 centros de
osificación, los cuales comienzan a desarrollarse entre
los 4 y 7 años de edad2,7.
• En la patela bipartita el centro de osificación secundario
del aspecto superolateral no se fusiona, lo que puede
ser uni o bilateral2. Se considera una variante normal,
pero puede ser dolorosa tanto en lesiones por estrés
agudas o crónicas que pueden interrumpir la
sincondrosis entre el centro de osificación accesorio y la
patela2,4,6,7.
• En radiografía se observa un fragmento no unido al
resto de la patela, bien corticado y generalmente a lo
largo del polo superolateral
Imagen de texto anterior
• La patella es el hueso sesamoideo mayor del cuerpo. Entre las
variantes destacamos:

• Rótula bipartita o multipartita (figuras 2a y 2b): se describen como uno


o más centros de osificación accesorios cerca de la patela.
• La bipartita es 9 veces más frecuentes en los varones que en las
mujeres y más frecuente que la multipartita. Aunque a menudo es un
hallazgo incidental pueden ser sintomáticas y causar dolor anterior de
rodilla.
• En los pacientes sintomáticos la RM puede mostrar edema en ambos
fragmentos y a lo largo de la sincrondrosis.
• En el diagnóstico diferencial se incluyen las fracturas. Existen 3 tipos:
• a) Tipo I: fragmento localizado en el polo inferior patelar.
• b) Tipo II: en el margen lateral.
• c) Tipo III (la más común): en el polo superolateral.