Sie sind auf Seite 1von 3

BOLETÍN

. INFORMATIVO, VOLÚMEN 3, NÚMERO 114, JULIO 29, 2019


1/3

Misión México Ciudad de México Norte 114


Mensaje del Presidente de Misión
“Deja que el Espíritu te
“¡Qué grande es la enseñe”
bendición del Elder Ronald A. Rasband

arrepentimiento”

La hermana Severson y yo tuvimos el privilegio de asistir a algunos bautismos el


sábado pasado, dos familias que fueron limpiadas de sus pecados al ejercer su fe
en Jesucristo, arrepentirse de sus pecados y tomar el nombre de Jesucristo. La
alegría y la felicidad en sus rostros eran reales y sentían las bendiciones del
arrepentimiento en sus vidas cuando dejaban atrás sus pecados y avanzaban en el
evangelio de Jesucristo.
A lo largo de la historia, eso es lo que los profetas y misioneros de Dios han
enseñado que era necesario arrepentirse, tener un cambio de corazón y ejercer fe. Fotos de la Misión
Alma 13:18, ¨Pero Melquisedec, habiendo ejercido una fe poderosa, y recibido el
oficio del sumo sacerdocio según el santo orden de Dios, predicó el
arrepentimiento a su pueblo. Y he aquí, se arrepintieron. ¨
Matt 4:17, ¨Desde entonces comenzó Jesús a predicar y a decir: ¡Arrepentíos,
porque el reino de los cielos se ha acercado! ¨
Alma 16:13, ¨Y Alma y Amulek salieron a predicar el arrepentimiento al pueblo
en sus templos, y en sus santuarios. ¨
Y hoy ustedes, como misioneros, están llamados a hacer lo mismo, predicar el .
arrepentimiento en el nombre de Jesucristo. ¨Puede mostrar su amor por las
personas y su fe en las promesas de Dios si les hace un seguimiento con el fin de
ayudarles a arrepentirse y guardar sus compromisos¨ (Capítulo 11, Predicad Mi HNA. ESCAMILLA

Evangelio).
Todo esto solo es posible gracias al sacrificio expiatorio de nuestro Salvador
Jesucristo. Cuán grande fue su sacrificio por nosotros, cuán grande es su amor
por nosotros y cuán grande es nuestro mensaje al mundo que Él vive, que pagó el
precio por el pecado, que nosotros también podemos arrepentirnos y ser limpios,
que Él es nuestro Salvador y Redentor. Espero que al recitar el propósito
misional todos los días, recuerden por qué estamos aquí y podamos bendecir la
vida de todos los hijos de Dios.
¨Porque he aquí, el Señor vuestro Redentor padeció la muerte en la carne; por
tanto, sufrió el dolor de todos los hombres, a fin de que todo hombre pudiese
arrepentirse y venir a él. Y ha resucitado de entre los muertos, para traer a todos
los hombres a él, mediante las condiciones del arrepentimiento. ¡Y cuán grande
es su agozo por el alma que se arrepiente! Así que, sois llamados a proclamar el LA ZONA MÁS DILIGENTE
arrepentimiento a este pueblo. ¨ (DyC 18:11-14)
Los amamos a todos y oramos por ustedes todos los días.
ÉLDER MAY
ÉLDER ÁVALOS
Pdte. Severson
Al leer la lección dada por el presidente Nelson, esta se dio en una sesión del
sacerdocio de la conferencia general, pero el mensaje se aplica a todos nosotros.

Misión México Ciudad de México Norte ¡SE LE EXTRAÑA MI QUERIDO ELDER!

“Tomen sus pastillas de vitaminas y tomen fuerzas porque esto va a ser emocionante” Pdte. Russell M. Nelson
BOLETÍN INFORMATIVO, VOLÚMEN 3, NÚMERO 114, JULIO 29, 2019 2/3

Misión México Ciudad de México Norte ESTADÍSTICAS DE LA MISIÓN

Reflexiones Doctrinales
Podemos actuar mejor y ser mejores
Pdte. Russel M. Nelson [Conferencia General Abril 2019]

Mis queridos hermanos, es inspirador contemplar esta vasta congregación de


poseedores del sacerdocio del batallón del Señor. ¡Qué poderosa fuerza para bien
son ustedes! Los queremos; oramos por ustedes; y estamos muy agradecidos por
ustedes.
Recientemente he sentido un particular interés en la instrucción del Señor dada
mediante el profeta José Smith: “No prediquéis sino el arrepentimiento a esta
generación”. Esa declaración a menudo se repite a lo largo de las Escrituras.
Plantea una pregunta obvia: “¿Todos tienen necesidad de arrepentirse?” La
respuesta es sí.
Demasiadas personas consideran el arrepentimiento como un castigo; algo a
evitarse excepto en las circunstancias más graves; pero es Satanás quien genera
ese sentimiento de castigo. Él trata de impedir que miremos hacia Jesucristo3,
que espera con los brazos abiertos4, con la esperanza y disposición de sanarnos,
perdonarnos, limpiarnos, fortalecernos, purificarnos y santificarnos.
La palabra arrepentimiento en el Nuevo Testamento en griego es metanoeo. El
prefijo meta- significa “cambio”; el sufijo -noeo se relaciona con palabras
griegas que significan “mente”, “conocimiento”, “espíritu” y “aliento”5.
Por tanto, cuando Jesús nos pide a ustedes y a mí que nos “arrepintamos”6, nos
invita a cambiar nuestra mente, conocimiento, espíritu, e incluso cómo
respiramos. Nos pide que cambiemos la forma en que amamos, pensamos,
servimos, invertimos el tiempo, tratamos a nuestra esposa, enseñamos a nuestros
hijos, y aun cómo cuidamos nuestro cuerpo. 58
Nada es más liberador, más ennoblecedor ni más crucial para nuestro progreso
individual que centrarse con regularidad y a diario en el arrepentimiento. El
arrepentimiento no es un suceso; es un proceso; es la clave de la felicidad y la
paz interior; cuando lo acompaña la fe, el arrepentimiento despeja el acceso al
poder de la expiación de Jesucristo.
Ya sea que avancen con diligencia por la senda de los convenios, que hayan
tropezado o se hayan apartado de tal senda, o que ni siquiera puedan ver dicha
senda desde donde estén ahora, les ruego que se arrepientan. Sientan el poder
fortalecedor del arrepentimiento diario; de actuar y de ser un poco mejor cada
día.
Al escoger arrepentirnos, ¡escogemos cambiar! Permitimos que el Salvador nos JUNTA DE DISTRITO
transforme en la mejor versión de nosotros. Escogemos crecer espiritualmente y
recibir gozo; el gozo de la redención en Él8. Al escoger arrepentirnos,
escogemos llegar a ser más semejantes a Jesucristo.
Hermanos, tenemos que actuar mejor y ser mejores, porque estamos en una
batalla. La batalla contra el pecado es real. El adversario está cuadruplicando sus
Sus líderes
esfuerzos por desestabilizar testimonios e impedir la obra del Señor; está
armando a sus secuaces con potentes armas para evitar que participemos del
pasarán la
gozo y del amor del Señor.
El arrepentimiento es la clave para evitar la desdicha que infligen las trampas del
preparación
adversario. El Señor no espera la perfección de nuestra parte en este punto de
nuestro progreso eterno; pero sí espera que seamos cada vez más puros. El
para la junta de
arrepentimiento diario es la senda a la pureza, y la pureza proporciona poder. La
pureza personal puede hacernos potentes herramientas en las manos de Dios.
semana 2
Nuestro arrepentimiento —nuestra pureza— nos facultará para ayudar en el
recogimiento de Israel… (ver articulo original)

“NINGÚN HOMBRE PUEDE SALVARSE EN LA IGNORANCIA DE DIOS Y SUS LEYES” Nombre:


BOLETÍN INFORMATIVO, VOLÚMEN 3, NÚMERO 114, JULIO 29 2019 3/3

Misión México Ciudad de México Norte


Calendario del Cambio