Sie sind auf Seite 1von 11

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación


U.E Colegio Don Bosco
T. R. E. P. H.

Integrantes:
Odra Zapata
Docente:
Augusto Sánchez
Lic. Yolimar Ramirez
Alexander Marrero
Humberto Echenique
Puerto Ordaz, abril 2017
La vía aérea en el paciente poli traumatizado representa
la prioridad máxima ya
que, como sabemos, la primera causa de muerte en el
trauma es la hipoxia.
Al paciente traumatizado hay que considerarlo como “vía
aérea difícil”. En estos pacientes es obligatorio administrar
oxígeno suplementario para mantener la oxigenación, para
prevenir de esta forma la hipoxemia y la hipercapnia, ambas
responsables de la muerte debido a la incapacidad para
proporcionar sangre oxigenada a las estructuras vitales. Para
que la administración de oxígeno sea efectiva, se requiere de
una vía aérea permeable y segura, además de un mecanismo
adecuado de ventilación.
Durante la evaluación de la vía aérea deben tenerse en cuenta los
siguientes aspectos:
• Contacto verbal, paciente responde con estímulos verbales.

• Inspección de las vías aéreas superiores (apertura bucal), en busca


de cuerpos extraños, vómito o sangre. Además en la inspección de la
región cervical anterior se buscan hematomas, enfi semas subcutáneos
y/o heridas. La cianosis distal en la piel y las mucosas es consecuencia
de la hipoxia.

• La auscultación debe realizarse en la región anterior del cuello, con el


objetivo de evidenciar signos de obstrucción de la vía aérea.

• Palpación de la posición de la tráquea y enfi sema subcutáneo.


Existen muchas técnicas y elementos para controlar la vía
aérea, pero la elección depende de:

• La disponibilidad de equipo.

• El nivel de entrenamiento.

• El trauma específico.
• En algunas instituciones se cuenta con elementos más
sofisticados para el control de la vía aérea, como:

• La máscara laríngea.
• El estilete luminoso.
• El combitubo.
• El fibrobroncoscopio.

Sin embargo, en el manejo integral del politraumatizado


queremos enfatizar que con técnicas sencillas de fácil
aplicación podemos rápidamente resolver la vía aérea,
una vez evaluado y diagnosticado el problema.
• Colocación de collarín rígido tipo Philadelphia
El objetivo es mantener alineada la columna cervical, de
manera de prevenir lesiones neurológicas secundarias.

Un paciente que ha sido víctima de traumas múltiples


puede frecuentemente presentar cambios importantes en
el control de la vía aérea. Es fundamental dentro de todas
las consideraciones iniciales tener en cuenta que la
columna cervical puede encontrarse traumatizada y los
esfuerzos por establecer una vía aérea pueden
comprometer la médula espinal.
La estabilización de la columna cervical debe llevarse a
cabo en las siguientes circunstancias:

• Todo paciente con trauma cerrado.


• Trauma cerrado y alteración del nivel de conciencia.
• Paciente con déficit neurológico postraumático.
• Paciente con trauma penetrante de cabeza y cuello.
• Paciente con estrangulación o lesión por distracción.
• Caída de altura ( > 6 m).
• Paciente electrocutado y sospecha de caída de altura
• CANULAS OROFARINGEAS
• TIPOS DE COLLARINES
• INMOVILIZADORES LATERALES