Sie sind auf Seite 1von 7

DEONTOLOGÍA

PEREZ CASTILLO, MIRELLA


Aunque los distintos sistemas morales se establecían sobre pautas arbitrarias de conducta,
evolucionaron a veces de forma irracional, a partir de que se violaran los tabúes religiosos o de
conductas que primero fueron hábito y luego costumbre, o asimismo de leyes impuestas por
líderes para prevenir desequilibrios en el seno de la tribu. Incluso las grandes civilizaciones
clásicas egipcia y sumeria desarrollaron éticas no sistematizadas, cuyas máximas y preceptos
eran impuestos por líderes seculares, y estaban mezclados con una religión estricta que
afectaba a la conducta de cada egipcio o cada sumerio. En la China clásica las máximas de
Confucio fueron aceptadas como código moral. Los filósofos griegos, desde el siglo VI a.C. en
adelante, teorizaron mucho sobre la conducta moral que llevó al posterior desarrollo de la ética
como una filosofía. Son destacables los sofistas, Sócrates, Platón, Aristóteles, etc.
El advenimiento del cristianismo marcó una revolución en la ética, al introducir una concepción
religiosa de lo bueno en el pensamiento occidental. Esta ética cristiana ha persistido durante
siglos, con diferentes evoluciones, siendo sus máximos pensadores muy influenciados por la
filosofía griega. La ética moderna está muy influida por el psicoanálisis de Freud y las teorías
conductistas basadas en los experimentos de Pavlov.
Emana del griego, pues es fruto de la suma de dos
componentes de dicha lengua:
• “Deontos”, que puede traducirse como “deber u obligación”.
• “Logía”, que es sinónimo de “estudio”.
Término introducido por Jeremy Bentham en
su Deontology or the Science of Morality/Deontologia o la
ciencia de la moralidad, en 1889) hace referencia a la
rama de la ética cuyo objeto de estudio son los
fundamentos del deber y las normas morales.
La moral hace referencia a las acciones o normas que caracterizan la percepción del bien y el
mal que posee un individuo en relación a sí mismo y a su respectiva comunidad.
Por otro lado, aunque suelan ser confundidos como sinónimos, la ética se refiere al conjunto de
reglamentos morales en los que un individuo basa sus acciones y pensamientos en la vida
diaria.

Una vez aclarado ambos conceptos podemos definir a la deontología como la disciplina
filosófica encargada de estudiar y analizar los deberes y obligaciones morales que se
encuentran vinculados con la acción de una profesión o disciplina, refiriéndose a ella
generalmente como ética profesional.

Es la rama de la ética que trata de los deberes, especialmente de los que rigen actividades
profesionales, así como el conjunto de deberes relacionados con el ejercicio de una profesión.
La deontología tiene como característica que se divide entre un sentido amplio y un sentido
estrecho
Sentido Amplio: Conjunto de todas las normas legales, estatutarias y convencionales,
además de los principios y costumbre tenidos como de general aceptación en la profesión. Es
decir, la deontología engloba todas las normas. Entre los legales estarían los estatutos
profesionales y los convenios colectivos de trabajo.

Sentido Estricto: Conjunto sistemático de normas, usos, principios y deberes que no van a
estar respaldados por ninguna sanción legal, sino por una aceptación voluntaria de unos
profesionales. Reglas del buen hacer profesional o normas que pueden someter a
determinados profesionales. Una característica fundamental de la deontología profesional es
que tiene un fuerte componente de autorregulación, entendida en un sentido colectivo.
Hace referencia al conjunto de principios y reglas éticas que regulan y guían una actividad profesional.
A día de hoy, prácticamente todas las profesiones han desarrollado sus propios códigos y, en este sentido,
puede hablarse de una deontología profesional periodística, de una deontología profesional
médica, deontología profesional de los abogados, etc.
Es importante no confundir deontología profesional con ética profesional. Cabe distinguir que la ética
profesional es la disciplina que estudia los contenidos normativos de un colectivo profesional, es decir, su
objeto de estudio es la deontología profesional, mientras que, tal como se apuntaba al comienzo del
artículo, la deontología profesional es el conjunto de normas vinculantes para un colectivo profesional.

El profesional debe regirse por su código de ética propio, pero también tiene que tener en cuenta un marco
de costumbre. Ética Profesional: Comprende los principios éticos y las normas morales que deben regir la
conducta del miembro activo de una profesión específica.
Es un documento que recoge un conjunto más o
menos amplio de criterios, apoyados en la deontología con normas y valores que formulan y
asumen quienes llevan a cabo correctamente una actividad profesional.
El código deontológico es la aplicación de la deontología a un campo concreto.

Los códigos deontológicos cumplen tres funciones:


1. Establecer unos criterios científico-funcionales para el desarrollo de una profesión intentando
potenciar la operatividad y eficacia. Función que han asumido actualmente otro tipo de
instituciones.
2. Explicitar la dimensión estrictamente moral de una profesión, aquellos comportamientos
exigibles a unos profesionales.
3. Imponer sanciones disciplinarias a los colegiados que incumplan los deberes y obligaciones
de los códigos deontológico.