Sie sind auf Seite 1von 35

El Cristiano y el

materialismo
En mayor o menor grado todas las
sociedades de la historia han
manifestado una actitud
materialista. Los grandes imperios
de la antigüedad manifestaron su
deseo de poseer más a través de la
conquista de otros pueblos.
El Cristiano y el
materialismo
No podemos de ninguna manera exagerar
cuando aseguramos que la mayoría de las
guerras en la historia del hombre han tenido
su origen en el deseo de poseer mas, lo que
nos recuerda ya no como una exhortación
sino como casi una profecía las palabras de
Santiago: ¿De dónde vienen las guerras y los
pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras
pasiones, las cuales combaten en vuestros
miembros? Codiciáis… matáis, y ardéis de
envidia. Santiago 4:1-2
El Cristiano y el
materialismo
El deseo de poseer ha llegado a un
nivel como nunca antes afectando
ahora no solo a emperadores o
faraones, a dictadores y tiranos con
sueños de grandeza o a gobiernos
con hambre de expansión sino
prácticamente a cada persona
independientemente de su nivel
socioeconómico o educativo.
El Cristiano y el
materialismo
El capitalismo se define como un
orden, como un sistema social. El
consumismo como única manera de
sostener a un sistema social que
parece no tener fin.
El Cristiano y el
materialismo
El consumismo se define como la
compra y la acumulación de bienes o
servicios que no son considerados como
esenciales.
El Cristiano y el
materialismo
LA SEDUCCION DE LA IGLESIA

No podemos decir tampoco que el


materialismo es un problema nuevo en
la iglesia. En todas las épocas del
pueblo de Dios se ha manifestado en
mayor o menor grado, y ya desde la
promulgación de la Ley, el Señor
advertía de este riesgo cuando uno de
los Diez Mandamientos, era una clara
instrucción para no codiciar los bienes
de otro.
El Cristiano y el
materialismo
Lista de codiciosos y materialistas:
ACAN, Josúe 7:21

EL JOVEN RICO, Marcos 10:21-22

ANANIAS Y SAFIRA, Hechos 5:3

UN DISCÍPULO DE CRISTO
Juan 12:6
El Cristiano y el
materialismo
Todo un sistema teológico ha surgido en los
últimos 30 años, derivado de la necesidad
de poseer bienes en abundancia por los
creyentes olvidando la reflexión de Cristo
de que la vida del hombre no consiste en
la abundancia de los bienes que posee.
Lucas 12:15 y que ha sido adoptado por
miles de iglesias alrededor del mundo con
grandes promotores de lo que hoy se
conoce como El evangelio de la prosperidad
El Cristiano y el
materialismo
Por prosperidad, los predicadores de esta
doctrina se refieren a una condición
económica pujante, exitosa y floreciente en
que la persona tiene todo lo que necesita
además de la capacidad de disfrutar de ello.
El Cristiano y el
materialismo
El tema medular de su predicación no
es la salvación, el arrepentimiento o la
santidad, sino la prosperidad.
El Cristiano y el
materialismo
Que la gente declare con autoridad
prosperidad para sus vidas y para que dé
generosamente a los ministerios. La ley de
la siembra y la cosecha es llevada por esta
doctrina a un nivel superlativo y casi
mágico.
El Cristiano y el
materialismo
En la mayoría de estas congregaciones, un
Cristo declarando: el Hijo del Hombre no
tiene donde recostar la cabeza, un Pedro
admitiendo llanamente: no tengo plata ni
oro, un apóstol Pablo diciendo: Se vivir
humildemente, sencillamente no serían
bienvenidos.
El Cristiano y el
materialismo
Muchos de los problemas que los
cristianos enfrentan hoy en sus
realidades cotidianas son
principalmente de carácter
financiero, pues su conducta es
dirigida no por la Palabra de Dios,
sino por la filosofía consumista de
la sociedad en la que viven
El Cristiano y el
materialismo
En realidad, el evangelio de la
prosperidad no es más que un disfraz
para justificar la adopción de un
sistema materialista en el seno de la
iglesia.
El Cristiano y el
materialismo
El problema aquí, desde luego, es la
conformidad cultural. Hay
demasiados cristianos que están
siendo transformados por nuestra
cultura en lugar de serlo por Cristo.
Buscar primero el reino de Dios y su
justicia ha sido pervertido a buscar
nuestro propio reino y todo lo demás
sobre lo cual podamos poner nuestras
manos.
El Cristiano y el
materialismo
La Teología de la Prosperidad
ha llevado a la Iglesia a un
declive espiritual.
El Cristiano y el
materialismo
Desestimando completamente la
exhortación de Pablo cuando dice: Si pues
habéis resucitado con Cristo, buscad las
cosas de arriba, donde está Cristo sentado a
la diestra de Dios.
El Cristiano y el
materialismo
EL MATERIALISMO FRENTE A LA PALABRA DE DIOS

La Biblia y la Iglesia no están en


contra de la prosperidad. De hecho,
la prosperidad es un concepto bíblico.
El deseo de Juan a Gayo era que
prosperara en todo, pero con el
parámetro de la prosperidad de su
alma. Juan 1:2
El Cristiano y el
materialismo
El primer argumento que debe de
producir un rechazo categórico a las
propuestas del Evangelio de la
Prosperidad, es que todo su sistema se
basa en declaraciones de la fe de la
persona en donde Dios y Su soberanía
se ven sometidos a lo que el individuo
decrete o declare.
El Cristiano y el
materialismo

Joel Osteen

Sus palabras tienen un tremendo poder creativo, en el


momento en que usted dice algo, le da nacimiento.
Anima a la gente a declarar el favor de Dios en su vida
por lo que combinando ambas ideas, la gente puede
lograr con sus palabras de fe que Dios haga todo lo que
ellas deseen, sin limitación alguna, y lo mas atractivo,
sin ninguna condicionante moral como los que
menciona el apóstol Juan en su epístola 1 Juan 5:14
El Cristiano y el
materialismo
La versión del Evangelio
posmoderno de hoy presenta en
todo su esplendor a un Dios
omnipotente pero no soberano,
mezclando verdades con
falsedades de una manera
extremadamente sutil.
El Cristiano y el
materialismo
Puedo danzar y gritar el
domingo en una
frenética y emocional
expresión de alabanza y
luego irme a vivir una
vida perdida de lunes a
sábado, para volver
otra vez el domingo a
controlar al Dios que
hace todo lo que
declaro.
El Cristiano y el
materialismo
Puedo poner las manos sobre
un vehículo de la agencia
demandando que será mío.
El Cristiano y el
materialismo
El Pastor Osteen asegura que Dios dejó mudo a
Zacarías porque sabía que con sus palabras y
declaraciones, el sacerdote podría detener el
plan de Dios para el nacimiento de Juan el
Bautista. Esto, en cualquier congregación con un
conocimiento sólido de la Palabra de Dios, sería
completamente inaceptable, pero como
veremos mas adelante, El evangelio de la
Prosperidad florece sin obstáculos en
congregaciones bíblicamente ignorantes y para
quienes el estudio bíblico se encuentra en los
últimos lugares de la congregación.
El Cristiano y el
materialismo
La doctrina encuentra además un
campo fértil de expansión debido a
que como concluimos anteriormente,
la mayoría de las iglesias que se dejan
llevar por los postulados materialistas
del Evangelio de la Prosperidad por lo
general tienen una hermenéutica
pobre derivada de un conocimiento
de la Biblia prácticamente
inexistente.
El Cristiano y el
materialismo
En el terreno de lo práctico, el Evangelio de
la Prosperidad debe de ser categóricamente
rechazado ya que hace que el individuo haga
del centro de su vida la prosperidad y
abundancia material.
El Cristiano y el
materialismo
El materialismo de la iglesia no es nuevo, y
encontró uno de sus puntos máximos en la
corrupción de la iglesia católica medieval.
Una de la razones primordiales que llevó a la
Reforma Protestante fue precisamente la
avaricia de los dirigentes de la Iglesia y la
rapiña disfrazada de piedad de la que eran
objeto los fieles de las congregaciones
principalmente a través de mentiras como
las indulgencias o los rescates por los seres
queridos que se encontraban sufriendo en el
purgatorio.
El Cristiano y el
materialismo

Tanto dirigentes como congregantes son


igualmente afectados por la avaricia y la
codicia de los bienes materiales propios de
nuestro siglo.
El Cristiano y el
materialismo
LA RESPUESTA DE LA IGLESIA

¿Cuál debe ser la respuesta


del creyente? Además de
denunciar las falsas
enseñanzas del Evangelio de
la Prosperidad, uno de los
factores que la Iglesia debe
promover a la par de su
denuncia, es la doctrina
bíblica del contentamiento.
El Cristiano y el
materialismo
Es el apóstol Pablo el que nos da las
bases para el contentamiento.
Filipenses 4:11-13
El Cristiano y el
materialismo
La Biblia afirma que el que no es fiel en lo
poco, tampoco lo será en lo mucho. Lucas
6:10 Por lo que definitivamente el
cristiano entiende que la manera en que
administra su dinero, afecta su relación
con Dios. Cristo dijo que si no somos fieles
en las riquezas terrenales, no se nos
confiará lo verdadero. La razón medular
del porqué muchos cristianos no
prosperan no es la falta de fe, sino la falta
de buena administración.
El Cristiano y el
materialismo
Sin duda la Iglesia
debe de insistir
también en los graves
riesgos que para la
vida espiritual del
cristiano representa
una filosofía
materialista de vida.
Cristo fue quién nos
ilustró este hecho en
la Parábola del
Sembrador.
El Cristiano y el
materialismo
Pero los fines de este siglo, y el engaño
de las riquezas, y las codicias de otras
cosas, entran y ahogan la palabra, y se
hace infructuosa. Marcos 4:19
El Cristiano y el
materialismo
El dinero es el principal
competidor con Cristo por el
señorío de nuestra vida. El
Señor Jesucristo enfatizó esta
verdad cuando dijo: ninguno
puede servir a dos señores;
porque o aborrecerá al uno y
amará al otro, o estimará al
uno y menospreciará al otro.
No podéis servir a Dios y a las
riquezas. Mateo 6:24
El Cristiano y el
materialismo

La exhortación debe ser siempre la de


buscar primero el Reino de Dios y su
justicia, entendiendo la bendición material
como un accesorio de la vida cristiana que
no debe de volverse su centro y razón de
ser.