Sie sind auf Seite 1von 56

ATENCIÓN A LA

DIVERSIDAD
PSICOLOGÍA EN EDUCACIÓN
PROF. LIC. SUSANA MORGADO
 Atención a la diversidad. Discapacidad.
Conceptualización y Prácticas Educativas.

 Infancias en Riesgo. Maltrato en la


infancia.

TEMAS CENTRALES
 Maltrato en la infancia: remitirse a PPT –
titulado «La Violencia y los niños – según
Beatriz Janin»

 Janin, B. (2000) LA VIOLENCIA Y LOS


NIÑOS en Rev. Ensayos y Experiencias.
Nº 32. Ed. Novedades Educativas. Buenos
Aires.
 Atención a la diversidad:
 EL PARADIGMA DE LA DISCAPACIDAD EN
EL SIGLO XXI:
 Según el Censo Nacional de Poblaciones –
Hogares y Vivienda de 2010, en Argentina
habitan cerca de 40 millones de personas.
 De ese total, 5.200.000 presentan alguna
dificultad o limitación permanente
(prevalencia del 12,9%)
 A pesar de estos porcentajes tan
alarmantes, este grupo de personas,
continúan siendo invisibilizados y
excluidos de la sociedad, afirma Ana
Dorfman en «Novedades Educativas» – N°
260 – Agosto de 2012.
 Dorfman comienza su artículo refiriéndose a
la Convención Internacional sobre los
Derechos de las Personas con Discapacidad
de Naciones Unidas.

  promover, proteger y asegurar el goce


pleno y en condiciones de igualdad
  derechos humanos y libertades
fundamentales para todas las personas con
discapacidad
  promover el respeto de su dignidad.
 En la Convención se pone de manifiesto el
cambio de paradigma gestado en las
últimas 2 décadas, donde la persona con
discapacidad pasa de ser OBJETO de:

 trato asistencialista y paternalista, a


SUJETO de pleno derecho.
 En la Convención se reconoce el derecho a
la educación, sobre la base de igualdad de
oportunidades.

 Derecho que se consagra cuando se


participa de sistemas de educación
inclusivo en todos los niveles y a lo largo
de toda la vida.
 Para asegurar esta inclusión, deben
preservarse la gratuidad y la calidad,
realizando todos los ajustes que se
consideren necesarios, para facilitar la
formación, siempre en condiciones de
igualdad.
 También deberán tenerse previsiones
acerca de los recursos comunicacionales
(sistema Braille, por ejemplo) y todo otro
método o recurso alternativo o
aumentativo para facilitar aprendizajes
para el desarrollo de la vida y de
habilidades sociales en general.
 Entre los recursos, los más importantes:
docentes debidamente capacitados y
motivados para trabajar en estas
instancias de inclusión.

 «Educación Especial»: responde a la


educación de aquellas personas que por
su «problemática específica», no puede
ser abordada por la educación común.
 Ella disiente con la redacción de este
apartado, en cuanto a la expresión
«problemática específica»

 Entiende que deberían considerarse


“prácticas de educación específicas” que
requieren encuadres diferentes al aula
común.
 Según los fines de la política educativa, se
debe brindar a las personas con
discapacidad, una propuesta pedagógica
que les permita, el máximo desarrollo de
sus posibilidades, la integración y el pleno
ejercicio de sus derechos.
 Muy a pesar de estos postulados, el hecho
es que niños y jóvenes con discapacidad
no acceden a una educación con calidad,
como sería deseable alcanzar.

 La inclusión educativa NO se desarrolla de


modo tal que el resultado sea un
alumno/a incluido/a social y
culturalmente.
 En muchas ocasiones, el ingreso y
permanencia de los alumnos con
discapacidad en la escuela común, no
garantiza el mismo acceso a la educación
que sus compañeros, dado que los apoyos
que se les brindan no son suficientes.
 En la escuela secundaria, prácticamente
estos apoyos son inexistentes, por
cuanto:

 el fracaso escolar y/o dificultad para el


acceso al conocimiento es tal, que
sobreviene el desaliento en los primeros
años de este ciclo, y con él: la deserción
escolar.
 El resultado de estas prácticas es que el
niño con discapacidad NO dispone de los
conocimientos, herramientas y habilidades
necesarios para que, llegado a la vida
adulta, se encuentre en condiciones
suficientes para suscribir a un trabajo en
el mercado laboral competitivo.
 En la mayoría de las sociedades, la
educación es la instancia previa que
posibilita el acceso al trabajo.

 Una trayectoria educativa de CALIDAD;


garantizará y posibilitará el ingreso al
mundo laboral.
 No obstante: ensanchamiento de las
brechas entre:
 formación – educación
 habilidades – conocimientos necesarios
para ingresar al escenario del trabajo.
 Otro aspecto: dificultad para la inclusión
social de las personas con discapacidad, a
partir del trabajo
  insuficiente desarrollo de aquellas
habilidades requeridas para incursionar en
la búsqueda laboral = fracaso.
 Prevalencia del fenómeno  abandono
precoz de la escolaridad, extensión de los
tiempos, hasta que se busca el primer
empleo.
 Desconocimiento de las reglas básicas
necesarias para tener éxito en estas
estrategias.

 Carencias: para elaborar un CV – no


disponibilidad de un certificado de
terminalidad educativa – insuficiente
lenguaje para comunicarse asertivamente
 fallas en las entrevistas laborales.
 Condiciones que redoblan la condición y
las personas tienen la fuerte experiencia
de la DIS-CAPACIDAD, limitando toda
posibilidad de auto-reconocer en sí
mismos habilidad alguna..

 Frustración acumulada  relegan toda


posible «nueva oportunidad»
 Existen fundaciones y organizaciones de
la sociedad civil, ocupadas en promover la
inclusión laboral de personas con
discapacidad.

 Son el puente de integración entre el


mundo del trabajo y las personas con
discapacidad…
 Doble vertiente:

 formación de las personas (competencias,


habilidades, capacitaciones)

 y concientización en las empresas y en los


niveles del mercado, para favorecer la
inclusión.
 Algunos de estos cambios, equivalen a
pensar:

 la discapacidad NO es una situación o


«problema» de una persona con
deficiencia, sino que es un tema de
RESPONSABILIDAD SOCIAL  Estado –
Sociedad,

CAMBIOS DE PARADIGMAS
 El Estado debe generar condiciones
apropiadas para que la persona con
discapacidad viva con dignidad, con el
reconocimiento de sus derechos, con
participación plena y efectiva en el mundo
social.
 Otro de los cambios:

 Familia  donde vive el niño, el joven con


discapacidad  acepando su autonomía,
permitir el desarrollo de su auto-
determinación, su individualidad
diferente.
 La Escuela  depositaria de una valiosa
herramienta a partir de su Proyecto
Educativo Institucional  puede
desarrollar iniciativas de integración.
 Proyectos de Integración desde el campo
educativo, ofrecen no sólo a los alumnos
integrados,

 sino también a la comunidad en su


conjunto: la posibilidad de mejorar sus
prácticas y enriquecer los espacios de
intercambio (enseñanzas – aprendizajes)
 Las estimaciones de la OIT (Organización
Internacional del Trabajo), sugieren que el
85% de las personas con discapacidad, en
condiciones de trabajar, se encuentra
desempleado.
 El potencial empleador pertenece a una
cultura cargada de prejuicios y
discriminaciones y es muy posible que
desestime emplear a una persona
discapacitada, dada sus «carencias en
capacidades productivas»
 El Art. 27 de la Convención, propone
promover el empleo de personas con
discapacidad en el sector público, e
impulsar programas de inclusión en el
sector privado (mediante incentivos).
 Argentina: Ministerio de Trabajo y
Seguridad Social, conduce programas que
se orientan en este sentido, avanzando
muy lentamente con acciones de RSE
(Responsabilidad Social Empresaria)
 Como sociedad, es preciso promover y
accionar en función de la protección de
estos derechos tanto a nivel económico,
como social y cultural  acceso a la
educación, al trabajo.
 El Estado, debe generar políticas públicas
en este sentido, mediante la disposición
de medidas, reglamentaciones y recursos.
 Material para consultar y que promueva una
ampliación de conceptos:

 Martínez, P. del C. (2012) UN JARDÍN DE


INFANTES DIVERSO en Novedades
Educativas N° 260. Buenos Aires.

 Sánchez, M. L. (2012) ORIENTACIÓN


VOCACIONAL – OCUPACIONAL.
FACILITADORA DE LA INCLUSIÓN SOCIAL en
Novedades Educativas N° 260. Buenos Aires.
 Skliar, C. (2003) LA EDUCACIÓN PARA LA
DIVERSIDAD BAJO SOSPECHA, en Rev.
Novedades Educativas Nº 155, Bs. Aires.

¿Cuáles son los paradigmas que


predominan hoy en el campo de la
educación especial?

 Implica antes, preguntarse por ¿Qué es la


Educación Especial?
 La «educación especial», es una invención
disciplinar creada por la idea de
NORMALIDAD, para ordenar lo
«desordenado» por causa de esta
perturbación que ha provocado otro
término, que es el de ANORMALIDAD.
 Clásica costumbre:
 identificar la educación especial, con las
instituciones especiales y hablar de una
oposición estricta entre paradigmas:

 terapéuticos / antropológicos.
 En la actualidad, más que de paradigmas
se trata de disputas, en el intento de
resolver una paradoja:
 La perpetuación o la implosión de lo que
llamamos «educación especial»
 La interpretación dominante de la
diferencia, continúa presentando la
condición plural y múltiple de lo humano
como una catástrofe que habría que
remediar.

 De ahí la tendencia a pensar la política, la


sociedad, la cultura o el lenguaje de modo
homogéneo y altamente problemático:
 Lamentablemente vivimos entre
diferencias y, se nos dice, que nuestra
tarea consiste ahora en:

 rehacer cierta unidad o, por lo menos,


administrar la diversidad siempre desde el
punto de vista del provecho del Capital y
del orden del Estado.
 Las palabras actuales, mágicas y ambiguas,
cada una de ellas con su parte de verdad y
su parte de manipulación:

 son democracia, comunidad, cohesión,


diálogo y otras palabras a ellas relacionadas
como:

 tolerancia, aceptación, inclusión,


reconocimiento de los derechos del otro, etc.
 La palabra “diversidad” (pero no
“diferencia”) ha sido impuesta por el
discurso político, cultural, educativo y
empresarial.

 “Diversidad” es, al mismo tiempo, todo y


nada; una marca, un consumo, la
obsesiva afirmación de las leyes y la
excesiva ignorancia de los sentidos.
 Es la mímica de la alteridad, de aquello
que debe tener un nombre para ser
excluido o incluido y luego, otra
vez, ignorado.
 Enunciar la “diversidad” para, de ese
modo, ocultar la radicalidad que suponen
las diferencias.

 Da la sensación de que lo importante es


continuar administrando las fronteras
entre el ser o no ser, el poseer o no
poseer, el saber o el no saber.
 De lo que se trata es de gobernar la
diferencia:

 identificándola y de tratar integrar a


todos en un mundo plural y a la vez
globalizado.
 Numerosos textos, documentos oficiales,
discursos especializados y dispositivos
técnicos han anunciado un viraje
educativo desde la hegemonía hacia la
diversidad.
 En este pasaje, se dice que hay un
cambio de enfoque que pone en juego no
ya el aprendizaje, la lengua, el cuerpo y el
comportamiento únicos,

 sino la multiplicidad y la diferenciación de


“formas de estar en el mundo escolar”.
 Sin embargo cabe la duda de pensar si lo
que está en juego sea más bien una
nueva retórica, matizada eso sí, por una
serie de eufemismos como:

 el respeto, la tolerancia, la aceptación del


otro, pero de cuyas raíces y sentidos
todavía debemos poner bajo sospecha
 En primer lugar porque la educación no
parece preocupada con las diferencias
sino con aquello que podríamos
denominar como:

 una cierta obsesión por los “diferentes”,


por los “extraños”, o tal vez en otro
sentido, por «los anormales»
 El hecho de traducir algunas de las
diferencias como “sujetos diferentes”
vuelve a posicionar esas marcas como
opuestas y negativas a la idea de la
“norma”, de lo “normal” y, entonces, de lo
“correcto”, lo “positivo”, lo “mejor”, etc.
 Se establece, así, un proceso de
“diferencialismo”:

 que consiste en separar, en distinguir de


la diferencia algunas marcas a las que
podríamos denominar como “diferentes” y
de hacerlo siempre a partir de una
connotación peyorativa y subalterna.
 Y es ese diferencialismo el que hace que, por
ejemplo:
 la mujer sea considerada el problema en la
diferencia de género
 el negro sea considerado el problema en la
diferencia racial
 el niño o el anciano sean considerados el
problema de la diferencia de edad
 el joven sea el problema en la diferencia de
generación
 el sordo sea el problema en la diferencia de
lengua, etc.
 La preocupación por las diferencias en la
escuela puede haberse transformado, así,
en una obsesión por los diferentes.

 Y cabe sospechar de esa modalidad de


traducción pedagógica que se obstina
desde siempre en señalar quienes son los
“diferentes”, banalizando al mismo tiempo
las diferencias.