Sie sind auf Seite 1von 33

Ecuació n de

Johansen
• El cálculo de las uniones de tipo clavija se basa en la
determinación de los valores característicos a partir de las
propiedades del material (tanto madera, como medios de
unión) y de la geometría de la unión. Fundamentado en las
teorías del rendimiento (Johansen, 1949) y asumido por las
normas (Eurocódigo 5. UNE EN 1995, 2010) y  (DB SE M, 2009)
y por distintos autores (Argüelles 2013), permite obtener la
carga última de la unión considerando el fallo por la tensión de
aplastamiento en la madera o por la formación de rótulas
plásticas en el medio de unión ante solicitaciones de flexión.
Mediante las ecuaciones de Johansen, se deduce la capacidad de carga de estos
elementos de fijación partiendo de las siguientes simplificaciones:

• El aplastamiento se produce en una laja de madera, recogiendo todo el


esfuerzo de un sistema plano de espesor igual al diámetro de clavija.
• Las zonas de aplastamiento se distribuyen según la Figura 2‐47 (en el caso
de un solo plano de cortadura), la veremos mas adelante.
• Se desprecian fuerzas de rozamiento, tanto entre la clavija con el agujero,
como en las intercaras de contacto de la unión.
• La curva de carga‐desplazamiento es la indicada en la Figura 2‐44. Consiste
en suponer que el medio de unión y la madera tienen un comportamiento
rígido‐plástico.
Se hace uso de la siguiente notación:

• t espesor de la placa de acero, en mm.


• t1 y t2 espesores de las piezas de madera o las penetraciones de la clavija.
En el caso de cortadura doble,
• t1 es para las piezas laterales, en mm.
• fh1,k resistencia característica al aplastamiento en la pieza de espesor t1, en
mm.
• fh2,k resistencia característica al aplastamiento en la pieza de espesor t2, en
mm.
• d diámetro de la clavija (se asume inicialmente igual que el del agujero), en
mm.
• My,Rk valor característico del momento plástico de la clavija, en N∙mm.
• Fv,Rk valor de cálculo de la capacidad de carga por plano de cortante, en N.
• β relación de aplastamiento de las dos piezas de unión, de valor:
• fh1(2),d resistencia de cálculo al aplastamiento en la pieza de espesor t1,
(t2), en N/mm2 de valor:

• kmod factor de modificación, teniendo en cuenta la clase de duración de la


combinación de la carga y la clase de servicio.
• γM coeficiente parcial de seguridad para una propiedad del material.
Uniones madera‐madera en cortadura simple

• Los modos de fallo, representados en la Figura 2‐47 [a), b) y c)],


corresponden a un mismo modo de rotura para el caso de un sólo plano de
cortadura. La clavija se comporta como un elemento rígido y el agotamiento
se alcanza por aplastamiento en la madera ante la rigidez de la clavija.
• Los últimos modos de fallo [d), e) y f)] representan el caso de una clavija
más esbelta, y el fallo se alcanza por una combinación de aplastamiento en
la madera y la formación de rótulas plásticas en la clavija de forma
combinada.
El proceso de cálculo de la capacidad de carga de la unión Fv,Rk resulta
sencillo, a partir de aplicación de las ecuaciones de equilibrio para cada modo
de fallo:

• Modo a) Aplastamiento de la pieza de espesor t1.


• Modo b) Aplastamiento de la pieza de espesor t2
Uniones madera‐madera en cortadura doble
Uniones madera‐acero

• Para el desarrollo de las ecuaciones de Johansen en uniones madera‐acero


se distinguen dos tipos de placas de acero: de espesor grueso si t > 0,5∙d, o
delgado si t ≤ 0,5∙d. Así mismo, se diferencian dos casos según que la clavija
esté o no empotrada en la placa, pues en el caso de placas de espesor
grueso éstas impiden la deformación de la clavija, tratándose de modo
similar al empotramiento.
• Los modos de fallo en cortadura doble en placas de acero laterales y
delgadas se muestran en la Figura 2‐51, y los modos de fallo en cortadura
doble con placas de acero laterales gruesas, en la Figura 2‐52. La diferencia
entre las dos tipologías viene dada por la capacidad de la placa de recoger o
no momento.