Sie sind auf Seite 1von 5

 Actitudes del Demandado: El demandado frente a la demanda puede

asumir varias actitudes:

• El demandado permanece inactivo, no hace uso de su derecho,


(rebeldía. Art. 113.)

• El demandado acepta las pretensiones del actor. (allanamiento Art.


115.) Renuncia al derecho de entrar al proceso, se hace por escrito,
requisitos, la ratificación.
• El demandado comparece a juicio:

1. El demandado invoca hechos impeditivos en la demanda: Opone


excepciones previas al contestar la demanda. (Art. 116-120.)

2. El demandado niega los hechos constitutivos de la demanda y


contra demanda: Contestación de la demanda en sentido
negativo y propone la reconvención. Art. 119.

3. El demandado niega los hechos invocando hechos extintivos:


Contestación de la demanda en sentido negativo oponiendo
excepciones perentorias. (Art. 118.)
 La Rebeldía: Llamada también contumacia, es la primera actitud
que puede adoptar el demandado al no comparecer a juicio, es
entendida como inactividad inicial y total.

• El principio e contradicción, entendido como derecho fundamental


de audiencia o defensa, supone que nadie puede ser condenado sin ser
oído y vencido en juicio, pero no puede jugar de la misma manera
con todos los procesos.

• En el civil el principio se respeta cuando se ofrece al demandado la


posibilidad real de ser oído, sin que sea necesario que éste haga uso
de esa posibilidad.
• El emplazamiento no impone al demandado obligación de
comparecer, sino simplemente la carga de hacerlo, es decir, un
imperativo de su propio interés que puede o no utilizar según le
parezca más conveniente.

• De lo anterior se desprende lo siguiente:


a) La rebeldía es inactividad inicial y total, debiendo distinguir de la
inactividad parcial con relación a un acto determinado. Si el
demandado ha comparecido en el proceso, el no realizar después un
acto procesal concreto en el plazo concedido para ello, incluida la
propia contestación a la demanda, supone simplemente la perdida de
esa oportunidad, con la preclusión correspondiente, pero no es algo
comparable a la rebeldía, pues ésta implica ausencia del proceso de
modo total e inicial.
b) Para llegar a la situación de rebeldía es indiferente la voluntad del
demandado: Lo único que el juez tiene que constatar para proceder a
tener al demandado por rebelde es el hecho objetivo de que el
mismo debidamente emplazado, no ha comparecido en el plazo de
nueve días que se le confirió en el emplazamiento y que el
demandante acuse la rebeldía.

• Si el emplazamiento no se ha hecho o si se ha efectuado


incorrectamente, por no guardarse la forma prevista en la ley, el
demandado que no ha tenido conocimiento de la existencia del
proceso ha de tener alguna posibilidad de evidenciar que se le ha
colocado en indefensión. Estas posibilidades se concretan en que: